Recursos litúrgicos y pastorales – agosto y septiembre 2019 (Pentecostés)

01 Ago 2019
en , ,
Recursos litúrgicos y pastorales – agosto y septiembre 2019 (Pentecostés)

Tiempo de Pentecostés

Agosto y septiembre 2019 – Pentecostés (Ciclo C)


Seguimos con el Tiempo de Pentecostés

iglesia se concibe como el pueblo de Dios, y por implicación, como una iglesia peregrina. El arquetipo bíblico aquí es el del pueblo peregrino de Dios, que figura tan preeminentemente en la carta a los Hebreos. La Iglesia es peregrina no simplemente por la razón práctica que en la era moderna ya no disfruta de una posición de poder civil, sino porque en todas partes se encuentra en una situación de diáspora. Una posición “excéntrica” así determina su situación de peregrina. Ella es ek-klesia, “llamada fuera” del mundo y enviada de nuevo al mundo. Ser extranjera es un elemente de su constitución.

El pueblo peregrino de Dios necesita únicamente dos cosas: apoyo para el viaje y un destino final. No tiene dirección permanente aquí; es una paroikía, una residencia temporal. Está siempre en camino, hacia el fin del mundo y el fin de los tiempos. Está llamada a encarnar ya, en el aquí y el ahora, algo de las condiciones que han de regir en el reino de Dios. Al proclamar su propia transitoriedad la Iglesia hace su peregrinaje hacia el futuro de Dios.

David J. Bosch. Misión en transformación, Libros Desafío, Grand Rapids, USA, 1991, p. 457-458.


El culto, resumen y confirmación de la historia de la salvación

Hemos dicho que el culto de la Iglesia es posible únicamente porque Jesucristo ha realizado por medio de su ministerio terrestre el culto suficiente y perfecto. Y hemos dicho también que el culto de la Iglesia es verdadero porque Jesucristo está presente con absoluta libertad, como Señor, en medio de los que se reúnen en su nombre. Ahora hay que ver lo que sucede en ese culto: El culto resume y confirma, siempre de nuevo, la historia de la salvación que encontró su punto culminante en la intervención de Jesús encarnado. Cristo continúa su obra salvífica por medio del Espíritu Santo. El culto recapitula la historia de la salvación, primero, en un sentido cronológico.

“El centro de la economía salvífica de Dios es la encarnación del Hijo eterno de Dios en Jesús de Nazaret, en su cruz y su resurrección” (P. Brunner). Y la justificación es la referencia obligada. Es la meta de toda la historia del mundo. Orienta toda la vertiente del Antiguo Testamento y toda la historia que precede al nacimiento de Jesús hasta el misterio de la creación del mundo. Pero orienta también la vertiente del Nuevo Testamento hasta el misterio del fin del mundo, esa historia de la victoria de Cristo, en constante batalla contra el maligno que no quiere reconocer su derrota, hasta el día del triunfo definitivo, en la parusía del Señor.

El culto es en primer lugar una anámnesis o memorial de la obra ya realizada por Cristo (1 Cor 11.24s). Es algo completamente distinto a un ejercicio de memoria. Es una reactualización y un compromiso. “Recordar”, en el ambiente de la cultura bíblica, “es hacer presente y actual”. En Ex 12.14 se dice que el rito pascual está instituido “para recuerdo”. En cada celebración eucarística deben saber los fieles que ellos mismos son los objetos del acto redentor de la cruz. Y el culto, al ser una anamnesis, no es sólo una “reactualización del pasado”, sino un compromiso ahora en su servicio, una confesión de fe, aquí y ahora.

Pero el culto cristiano no recapitula solamente el pasado, sino que también pertenece al futuro, no es solo representación de la muerte y de la victoria de Cristo, también es una anticipación de su venida y de su reino. No recuerda solamente la última cena del Señor con los suyos, prefigura también el festín mesiánico donde Cristo beberá con sus discípulos el vino nuevo en el reino de su Padre (Mt 26.29). En el culto, pasado y futuro se encuentran y se prefiguran, e igualmente el cielo toca la tierra y ésta se eleva hasta aquel.

Por esto, a pesar de la ambigüedad de su celebración, el culto es un fenómeno de gloria, pues Cristo, que se entregó por el mundo, no permaneció en la muerte, sino que resucitó y está presente entre los suyos, como en las apariciones del día de pascua. El culto es un acto de alegría. Sin duda que proclama también la muerte del Señor, pero por la victoria que la ha coronado es mucho menos que un duelo que una fuente inagotable de acción de gracias.

Y finalmente, el culto es también la anámnesis del culto antes de la caída: allí el ser humano vuelve a encontrar su honda vocación de liturgo real, y también el derecho de convocar toda la creación para ofrecerla al Señor en la acción de gracias, la adoración y la alabanza. El culto no restaura el paraíso de manera evidente, tampoco impone el reino: justifica su esperanza y da una muestra de él. Ofrece el día y el lugar donde el pasado de antes de la caída sobrevive aún y el futuro posterior al juicio florece ya.

Jean Jacques von Allmen, pastor y teólogo reformado, en El culto cristiano, su esencia y su celebración. Ediciones Sígueme, Salamanca, 1968, pp. 31-36.. Resumen de GB.


En el archivo encontrará

  • Orientaciones para la predicación
  • Orientaciones para la acción pastoral
  • Orientaciones para la liturgia del culto comunitario

Domingos

  • 4 de Agosto 2019 – Octavo domingo de Pentecostés (Verde)
  • 11 de Agosto 2019 – Noveno domingo de Pentecostés (Verde)
  • 18 de Agosto 2019 – Décimo domingo de Pentecostés (Verde)
  • 25 de Agosto 2019 – Undécimo domingo de Pentecostés (Verde)
  • 1 de Septiembre 2019 – Duodécimo domingo de Pentecostés (Verde)
  • 8 de Septiembre 2019 – Decimotercer domingo de Pentecostés (Verde)
  • 15 de Septiembre 2019 – Decimocuarto domingo de Pentecostés (Verde)
  • 22 de Septiembre 2019 – Decimoquinto domingo de Pentecostés (Verde)
  • 29 de Septiembre 2019 – Decimosexto domingo de Pentecostés (Verde)


Esta ha sido una nueva entrega de recursos litúrgicos y pastorales para continuar el tiempo de Pentecostés – Agosto y Septiembre 2019 (Ciclo C)

  • para hermanos y hermanas encargados del ministerio de la Palabra,
  • realizando trabajos pastorales en amplio sentido y con distintos grupos
  • y a encargados y encargadas de la liturgia del culto comunitario.

Seguimos el ecuménico “Leccionario Común Revisado”, haciendo algunos cambios debidamente fundamentados en leccionarios de años anteriores.

Las canciones están tomadas de

  • Cancionero Canto y Fe de América Latina (CyF), Iglesia Evangélica del Río de la Plata, Bs As, 2ª edición, 2007;
  • Cancionero Abierto, ISEDET, 4ª edición, 1993;
  • Himnario Cántico Nuevo, Methopress, Bs As, 3ª ed, 1968.

Este material circula gratuitamente y sólo en ámbitos pastorales, dando crédito a todos los autores hasta donde los conocemos y agradeciendo su disponibilidad.

Agradecemos asimismo sus comentarios. Incluimos algunas sugerencias de himnos y canciones.

Fraternalmente, Laura D’Angiola y Guido Bello, desde la congregación metodista de Temperley, Buenos Aires Sur.

Descargar

AGOSTO Y SEPTIEMBRE 2019 (CICLO C)

AGOSTO Y SEPTIEMBRE 2019 (CICLO C)

Compartir

X