Recursos litúrgicos y pastorales – abril a junio 2018 (Pascua y Pentecostés)

10 Abr 2018
en , , ,
Recursos litúrgicos y pastorales – abril a junio 2018 (Pascua y Pentecostés)

Tiempo de Pascua y Pentecostés

ABRIL A JUNIO 2018 (Ciclo B)


¿Qué es el culto?

Hay muchas maneras de describir lo que es el culto y lo que es la liturgia. Para nuestro uso les propongo la siguiente definición de estos términos:

CULTO es el encuentro de la comunidad con Dios.

LITURGIA es el conjunto de elementos y formas a través de los cuales se realiza ese encuentro.

El culto es el encuentro de la comunidad con Dios. Podemos decir que allí tenemos dos compañeros que se encuentran a cierta hora y en cierto lugar. Veamos un poco más de cerca a estos dos compañeros. Son muy especiales: De un lado Dios y del otro la comunidad.

¿Quién es este Dios que viene para encontrarse con la comunidad en el culto? Este Dios es el padre y madre de la comunidad, o para usar palabras un poco más complicadas: Él es la propia razón de ser de la comunidad, la fuente de su existencia. Es Dios quien generó e hizo nacer la comunidad. Él llamó a las personas y las adoptó como hijo a hijas suyas a través de la fe. Fue allí donde surgió la comunidad. Si no fuera por Dios y su llamado, no habría comunidad. Entonces Él es uno de los compañeros.

Y ¿quién es la comunidad que ahí se reúne para encontrarse con Dios, la fuente de su existencia? Es una comunión de personas. No es un grupo de personas que se reúne por casualidad, así como un conglomerado de gente que se cruza en la calle en las horas de mayor movimiento. La comunidad es como un cuerpo vivo, como dice Pablo en Rom 12.5: “Somos un cuerpo en Cristo, y todos miembros los unos de los otros”. También podemos comparar a la comunidad reunida en el culto con una familia.

Como la mayoría de las familias, la comunidad tiene muchas cosas en común: un pasado conjunto, una historia, tradiciones, costumbres comunes, una manera más o menos parecida de hacer las cosas, de celebrar los momentos importantes de la vida, una cierta forma de ser, de pensar, de comunicarse.

Bien, estos son los dos compañeros de los que hablamos antes; pero esos dos compañeros no son iguales. Hay una diferencia infinita entre ellos. El encuentro en el culto no ocurre por voluntad o por iniciativa de la comunidad. El encuentro en el culto ocurre sólo por voluntad e iniciativa de Dios. Ese encuentro no es una cosa que la comunidad puede exigir o convocar por su propia autoridad.

El encuentro en el culto sólo es posible porque Dios lo permite y porque Dios lo ordenó.

No es la comunidad la que convoca a Dios para un encuentro en el culto. Al contrario, es Dios que se pone a disposición de la comunidad para ese encuentro. Así podemos afirmar que el fundamento de todo culto cristiano es aquella magnífica palabra que encontramos en Mateo 18.20: “Porque donde están dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos”.

Ninguno de nosotros sería capaz de una actitud como esa. Dios no indica el monte más alto o el lugar más difícil de alcanzar. Para encontrarlo y reunirnos con Él, Dios no determina épocas y horarios difíciles o imposibles. Él nos da una fantástica libertad y se coloca en nuestras manos al decir: ustedes pueden reunirse donde quieran y cuando quieran; basta que estén dos o tres reunidos en mi nombre, y con solo invocarme yo voy a estar presente.

Es por eso, y solo por eso que una comunidad cristiana puede señalar un lugar y horario de culto y confiar en que Dios va a estar allí para el encuentro.

Entonces está claro: el encuentro con Dios en el culto es posible no porque la comunidad quiera, sino porque Dios lo permite…

Nelson Kirst, en Culto Cristiano. Historia, teología y formas, CLAI, Ecuador, 2000.

Esperamos continuar con este texto en próximas entregas de los “Aportes”. Adaptación.

Aportes regulares de la hna. Laura D´Angiola y el pastor Guido Bello.


En el archivo encontrará

  • Orientaciones para la predicación
  • Orientaciones para la acción pastoral
  • Orientaciones para la liturgia del culto comunitario

Domingos

  • 15 de abril de 2018 – Tercer domingo de Pascua (Blanco)
  • 22 de abril de 2018 – Tercer domingo de Pascua (Blanco)
  • 22 de abril de 2018 – Quinto domingo de Pascua (Blanco)
  • 6 de mayo de 2018 – Sexto domingo de Pascua (Blanco)
  • 13 de mayo de 2018 – Séptimo domingo de Pascua (Blanco) – Domingo de la ascensión
  • 20 de mayo de 2018 – Día de Pentecostés (Rojo)
  • 27 de mayo de 2018 – Primer domingo de Pentecostés (Blanco) – Domingo de Trinidad
  • 3 de junio de 2018 – Segundo domingo de Pentecostés (Verde)
  • 10 de junio de 2018 – Tercer domingo de Pentecostés (Verde)
  • 17 de junio de 2018 – Cuarto domingo de Pentecostés (Verde)
  • 24 de junio de 2018 – Quinto domingo de Pentecostés (Verde)


Esta ha sido una nueva entrega de recursos litúrgicos y pastorales del tiempo de Pascua y Pentecostés, desde abril a junio del 2018 (Ciclo B)

  • para hermanos y hermanas encargados del ministerio de la Palabra,
  • realizando trabajos pastorales en amplio sentido y con distintos grupos
  • y a encargados y encargadas de la liturgia del culto comunitario.

Seguimos el ecuménico “Leccionario Común Revisado”, haciendo algunos cambios debidamente fundamentados en leccionarios de años anteriores.

Agradecemos todos los aportes que hemos usado y agradecemos sus comentarios.
Fraternalmente, Laura D’Angiola y Guido Bello, desde la congregación metodista de Temperley, Buenos Aires Sur.

Descargar

Compartir

X