La mayordomía en la liturgia

31 Oct 2018
en ,
La mayordomía en la liturgia

La mayordomía en la liturgia

Lo que hoy llamamos con grandes titulares, “mayordomía cristiana”, fue para Jesús una preocupación básica para el camino del discípulo, al grado de que formuló la máxima de Fe, que toca todos los ámbito: lo personal, político, social y económico: “Den a César lo que es del César, (lo suyo) y a Dios lo que es de Dios, (lo suyo)”. (Mr 12.17; Mt 22.21). Y de Dios es todo, ya que es su creador.

Jesús nos da herramientas conceptuales y éticas para el crecimiento espiritual del creyente, a los fines de poder mantenerse fiel a los principios de su mensaje central sobre el Reinado de Dios y su Justicia, en todas las áreas de la vida humana. Qué es lo que tenemos presente como universo, cuando participamos de la liturgia en el culto.

Parte de los momentos que vivimos en la celebración del culto es reflexionar, sobre la voluntad de Dios y sobre nuestras prioridades y decisiones a la luz de la palabra de Dios. Entonces, podemos preguntarnos:

¿Estoy bien seguro/a de que mis prioridades y decisiones cotidianas están de acuerdo con la voluntad de Dios para mi vida, la vida de mis semejantes y la creación toda?

Jesús nos trajo la salvación en forma gratuita para hacernos justicia, y la justicia es la reconciliación con Dios y con nuestros prójimos en una relación de amor. Ya lo dice San Pablo, “… la Justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, para todos los que creen en Él. Por cuanto todos pecaron y están alejados de la gloria de Dios. Pero en Cristo somos redimidos y por la sola fe reconciliados con Dios”. Dios nos hizo justicia mediante la vida, muerte y resurrección de Jesucristo. Solo nos pide creer, Fe en Jesucristo y vivir el amor como Él lo vivió.

La Biblia habla de la vida, del mundo, de la humanidad, decíamos que pone de manifiesto cuatro valores que la mayordomía siempre debe tener presente: Gracia, justicia, generosidad y amor. (Ver San Mateo 20: 1-16)

El Reino de Dios que ya está en medio nuestro a través del mensaje central de Jesucristo resucitado, implica un desafío permanente a todos las decisiones que tomamos en todos los órdenes: en nuestra fe, en la relación con nuestros semejantes, y en el cuidado de la creación, para superar las asimetrías y contradicciones que viven los pueblos.

Jesús nos ofrece una justicia diferente a la humana, ya que siempre tiene presente la defensa de la vida, y en ésta, a los débiles, sin voz, a los excluidos, pobres, huérfanos, viudas, extranjeros, a todos los crucificados que son parte del pueblo. (Salmo 82, citado por Jesús).

En tal sentido si entendemos la liturgia como el servicio a Dios y al prójimo, cuando realizamos el ministerio de la mayordomía, no solo nos referimos al tema del dinero, sino más bien a todo lo que tiene que ver con decisiones que hacen a la defensa y preservación de la vida.

 

El privilegio de dar

Dale de beber a los que tienen sed
Dale pan a los que lloran por comer comparte tu tiempo
Lo que tienes y tu fe es un buen ser humano
Y lo que hagas hazlo bien

Dale a los enfermos esperanza y paz dale apoyo
A los que están sin libertad lleva
Compañía al que vive en soledad
Llévale consuelo al que ha perdido un familiar

Es el privilegio de dar es sentirse realizado
Caminar con dios al lado
Es el privilegio de dar es la esencia de la vida
La mayor alegría dar de lo que tienes sin buscar
Compensación lo que hagas que te lo pague Dios

Dale a tu enemigo reconciliación dale
A todo el que te ofenda tu perdón dale
A tu pareja sin medida el corazón
Da y también recibe el milagro del amor

Es el privilegio de dar es sentirse realizado
Caminar con dios al lado
Es el privilegio de dar es la esencia de la vida
La mayor alegría dar de lo que tienes sin buscar
Compensación lo que hagas que te lo pague Dios

Y siempre dale a todos tu risa
Dale a todo el que te pida y da gracias
Si has dado a los necesitados

Es el privilegio de dar es sentirse realizado
Caminar con dios al lado
Es el privilegio de dar es la esencia de la vida
La mayor alegría dar de lo que tienes sin buscar
Compensación lo que hagas que te lo pague Dios
Que hagas que te lo pague Dios

Axel Fernando: EL privilegio de dar – YouTube

Como Dios quiere

Modela con arcilla el tiempo en tu vida,
sostenla con cariño, aliento y emoción.
En eco cante tu alma, guitarras en el viento,
Y con fuertes redobles, lata tu corazón.

Tus pies abran caminos sembrados de esperanzas,
senderos de trabajo forjado con amor.
Tus manos, grandes obras realicen en el otro,
fermento de una masa que sepa a vocación.

Que seas testimonio de andar por el mundo,
sembrando las semillas que surjan al final.
Aquellos que te vean, quieran seguir tus pasos,
futuro de cosechas hechas comunidad.

Y que la Tierra aplauda. ¡Se regocije toda!
Renueve su grandeza, alabe con pasión.
Porque Dios en tí, cumplido vio el mandato:
Amante jardinero eres de toda su Creación.

(Poema) Virginia Mínico

Descargar

Estudio bíblico para cuatro encuentros que comparte con nosotros la Iglesia Metodista de Chile que será de utilidad para reflexionar sobre el tema

Compartir

X