26 – Salomón: Sabiduría al servicio de las mujeres

16 Feb 2020
en , , ,
26 – Salomón: Sabiduría al servicio de las mujeres

Guías Metodológicas


Libro de actividades 26


1ª Reyes 3


Dios se le apareció en sueños a Salomón y le dijo que le pidiera todo lo que quisiera; Salomón se veía frente a un pueblo tan grande y él sin experiencia y siendo tan joven, que le pidió a Dios sabiduría para gobernar a su pueblo. Dios vio con agrado el pedido de Salomón y no sólo le concedió sabiduría sino que le dio riqueza y esplendor para que reine. (1 Reyes 3: 3- 15)
Salomón tenía toda la sabiduría que Dios le había dado y esto lo convirtió en uno de los Reyes más valiosos por su forma de juzgar. Muchos le temían y muchos otros lo consultaban.
En el pasaje del capítulo 3 nos encontramos con la historia de dos mujeres y un bebé, en la cual el Rey Salomón tuvo que discernir quién era realmente la madre del pequeño, para lo cual obró con sabiduría involucrando a ambas mujeres, siendo ellas quienes finalmente resolvieron el conflicto.


¿Qué queremos lograr?


  • Que descubran que ser sabio no es acumular conocimientos, sino saber discernir, para tomar las mejores decisiones ante cada situación e intentar resolverla, buscando lo mejor para todos los involucrados.

 



Índice



./ niñas/os no lectores

¿Quién sabe andar en patineta? ¿Quién sabe andar en bicicleta? ¿Quién sabe jugar al fútbol? ¿Dónde andamos en patineta? ¿En la plaza o por la calle? ¿Y con la bici por dónde andan? ¿Si juegan al fútbol aprovechan a empujar o pegar?

Decir: Ustedes pueden ser capaces de andar en patineta, en bici o de jugar al fútbol, pero son sabios cuando deciden cuál es el mejor lugar para andar en bici o en patineta, para no correr riesgos o juegan al fútbol sin agredir a los compañeros y respetan las reglas de juego. Dios en su palabra nos enseña a actuar con sabiduría, es decir, a hacer lo que sabemos hacer (andar en patineta, en bici, jugar al fútbol, bailar, etc) de la mejor manera que podamos, para nuestro bien y el bien de todos aquellos con quienes compartimos.

Contar:
Dios le dijo a Salomón que le pidiera lo que quisiera. Él le pidió Sabiduría. Salomón utilizó la sabiduría que Dios le concedió para ayudar a una mamá a recuperar su bebé. La Biblia contiene las enseñanzas de Dios para que seamos sabios, actuando de la mejor manera que podamos, buscando siempre nuestro bien y el de aquellos con los que compartimos en la familia, la escuela, la iglesia, etc.

 

Actividad

Proponer un juego con globos de colores.
Raúl, un vendedor de globos me encargó que le cuide su mercadería (un racimo de globos) mientras busca en su casa cambio para poder venderlos. Me explicó que son muy importantes para él y que podemos jugar pero se los tenemos que devolver enteritos porque los necesita. Si somos sabios ¿cómo jugamos con estos globos para que no se pinchen o rompan? ¿y si no lo somos?
Jugar de ambas maneras y luego analizar quiénes fueron sabios para cumplir con el encargo de Raúl.

ORAR.-

 

./ niñas/os lectores menores

Contar la historia de la Biblia:
David fue un rey maravilloso. Cuando murió David uno de sus hijos lo siguió como rey. Salomón era un hombre joven y no se sentía seguro de poder ser un buen rey.
Un día fue a hacer sacrificio a Dios. Con el sacrificio de animales, Salomón podía mostrarle a Dios cuanto le amaba. Esa noche algo sucedió.
Mientras Salomón dormía tuvo un sueño. En ese sueño Dios le hizo una pregunta. Dios le dijo a Salomón, “Pide lo que quieras, y te lo daré.” ¿Se imaginan? ¡Salomón podía pedir lo que quisiera!
Salomón respondió: -No soy más que un muchacho. Yo te ruego que le des a tu siervo sabiduría para gobernar a tu pueblo y para distinguir entre el bien y el mal.
A Dios le agradó que Salomón hubiera pedido sabiduría para ser un rey justo y no larga vida, ni riquezas, ni poder sobre sus enemigos y le concedió lo que había pedido. Dios le dijo:” Te daré un corazón sabio y prudente, como nadie antes de ti lo ha tenido ni lo tendrá después”

¿Qué significa ser sabio? (La sabiduría es un concepto difícil para los niños. dar ejemplos concretos: decidir cómo actuar cuando alguien nos trata mal y no responder también con violencia , optar por aquellas cosas que son para nuestro bien y el de aquellos con los que compartimos y que nos ayudan a vivir mejor).

Decir: La sabiduría es tener la habilidad de saber qué decir y cómo actuar en diferentes situaciones. La persona que tiene sabiduría sabe lo que se necesita hacer y lo hace.

Libro de Actividades
  Imprimir 1: Actividades (Libro de Actividades)

 

./ niñas/os lectores mayores

  • Pegar un cartel con la palabra SABIDURÍA.

Preguntar qué significa ser sabio.

Entrar en tema leyendo el texto de 1 Reyes 3.: 16-28.

Conversar sobre el texto y si les pareció sabia o no la decisión.

 

Momento

Preguntas para contestar con el corazón (les entregamos las preguntas y que las contesten solos):

¿Por dónde cruzás la calle? ¿Por dónde andás con la bicicleta? ¿Si tenés que presentar un trabajo para la semana que viene en el cole, cuándo lo empezás a hacer? ¿qué haces con las monedas que te dan como vuelto cuando hacés una compra que alguien te encarga? ¿Pedís permiso para salir de tu casa? ¿Los mayores de la casa siempre saben dónde estás?

 

Salomón escribió mucho sobre la sabiduría, leemos en Proverbios 4: 1 – 9.

Dinámica

Los Regalos.
Tener tres regalos debidamente envueltos. Elegir tres voluntarios y darle a cada uno un regalo para que lo abra. Observar cómo eligen abrirlos y describir grupalmente cómo lo hacen.
Pedir a los voluntarios que vuelvan a poner los regalos del mismo modo que estaban antes de abrirlos. Seguramente les será muy difícil.

 

Promover el intercambio de ideas en relación a hacer las cosas con sabiduría, no sólo buscando resultados inmediatos, sino duraderos para nuestro bien y el de los demás con quienes compartimos el mejor regalo que recibimos de Dios: nuestra vida.

ORAR.-

 

./ adolescentes

Contar la siguiente historia: El viejo samurai.
Cerca de Tokio vivía un gran samurai, ya anciano, que se dedicaba a enseñar a los jóvenes. A pesar de su edad corría la leyenda de que todavía era capaz de derrotar a cualquier adversario.
Cierta tarde, un guerrero -conocido por su total falta de escrúpulos apareció por allí. Era famoso por utilizar la técnica de la provocación: esperaba a que su adversario hiciera el primer movimiento y, dotado de una inteligencia privilegiada para reparar en los errores cometidos, contraatacaba con velocidad fulminante.
El joven e impaciente guerrero jamás había perdido una lucha. Conocía la reputación del samurai y fue hasta allí para derrotarlo y aumentar su fama.
Todos los estudiantes se manifestaron en contra de la idea, pero el viejo aceptó el desafío.
Juntos, todos se dirigieron a la plaza de la ciudad y el joven comenzó a insultar al anciano maestro. Arrojó algunas piedras en su dirección, le escupió en la cara, le gritó todos los insultos conocidos-ofendiendo inclusos a sus ancestros-. Durante horas hizo todo por provocarlo, pero el viejo permaneció impasible. Al final de la tarde, sintiéndose ya exhausto y humillado, el impetuoso guerrero se retiró.
Desilusionados por el hecho de que el maestro aceptara tantos insultos y provocaciones, los alumnos le preguntaron:
Cómo pudiste maestro, soportar tanta indignidad? Por qué no usaste tu espadaaún sabiendo que podías perder la lucha, en vez de mostrarte cobarde delante de todos nosotros?
El anciano maestro samurai respondió: Si alguien llega hasta ustedes con un regalo y Uds. no lo aceptan, a quién pertenece el obsequio?
A quién intentó entregarlo, respondió uno de los alumnos.
Lo mismo vale para la envidia, la rabia y los insultos-dijo el maestro-. Cuando no se aceptan, continúan perteneciendo a quién los llevaba consigo.

Después de leer, conversamos sobre el tema de la sabiduría. Qué significa para los adolescentes ser sabios.

¿Les parece que se podría aplicar el dicho popular que dice: “Dos no pelean si uno no quiere”? ¿cuál es la actitud en nuestra vida? ¿Somos capaces de hacer lo que hizo el viejo maestro?

Decir: Dios le dio a Salomón sabiduría para que fuera un buen rey y pudiera gobernar a su pueblo con justicia.

Leemos en 1ra Reyes 3: 16 – 28 y Proverbios 16:16.

  • Intercambiar ideas y reformular el proverbio con sus palabras intentando que sea aplicable a sus vidas.

ORAR.-

Descargar

Compartir

X