25 – David perdona la vida a Saúl

16 Feb 2020
en , , ,
25 – David perdona la vida a Saúl

Guías Metodológicas


Esta jornada no cuenta con Libro de Actividades


1ª Samuel 24 / Mateo 5: 43-48


¡Mirá que te la devuelvo!
En este encuentro queremos desafiar primero a los maestros y líderes a revisar sus propias vidas.
¿Somos violentos? ¿Levantamos la voz ante lo primero que nos dicen, que no nos gusta? ¿Decimos cosas que después pensamos que no haber dicho? Si “nos sacan de las casillas” ¿Levantamos la mano para pegar? (aún al gato o al perro).Si nos ponen sobrenombres que no nos gustan o nos llaman con palabras que nos molestan ¿Llamamos también a los demás con palabras hirientes o sobrenombres que los desmerecen?
Los invitamos a leer Mateo 5: 43 – 48, reflexionar individualmente acerca del modo de relacionarse con otros y orar pidiendo perdón a Dios por nuestras palabras o acciones que han dañado a otras personas, como así también por todos aquellos que con sus palabras y acciones nos han herido.
Queremos ayudar a nuestros niños y adolescentes a comprender el valor de “devolver bien por mal” con el esfuerzo que significa sostener esa manera de actuar en nuestra propia vida como líderes, de tal manera que ellos puedan descubrir la importancia de convivir en armonía y promover la no violencia en las relaciones.
Esto es lo que trabajaremos en este encuentro, devolver el bien por mal, detenernos en el versículo 19 y preguntarnos y preguntar a los chicos (buscaremos las palabras para cada edad) si en nuestras relaciones actuamos como plantea el versículo o cuáles son nuestras actitudes venganza, desvalorización, celos, etc.).
Saúl buscaba a David para matarlo, él sabía que David confiaba en Dios y era exitoso, por lo que le tenía envidia.
Cuando David tuvo a Saúl en sus manos y podría haberlo matado, no lo hizo. Dice La Biblia que “le remordió la conciencia”.
No podía hacerlo, porque aún cuando Saúl quería matarlo, era su Rey, era el rey que el Señor había designado para el pueblo. David se enfrenta con Saúl y el rey reconoce que David le devolvió bien por mal.
En un mundo donde la violencia se manifiesta de tantas maneras desde el círculo más íntimo y cercano de la familia, la comunidad circundante y la iglesia, hasta los lugares más remotos del planeta , es un gran desafío para nosotros promover en nuestros niños y adolescentes actitudes no violentas para que comprendan que esa es la manera en que Dios quiere que nos relacionemos unos con los otros, devolviendo bien por mal.

Vamos a contar la historia de David y Saúl del capítulo 24, con todos los detalles y especialmente tomando los versículos 17, 18 y 19 para trabajar el tema de no devolver mal por mal. Nos podremos ayudar con Mateo 5: 43 -48, que son palabras de Jesús, (parte del Sermón del monte).
Desafiemos a nuestros niños y adolescentes a pensar seriamente en la no violencia, ayudándolos a proponer cambios, a promover un mejor trato entre todas las personas, a dejar de lado los empujones, los golpes, las palabras hirientes. Abordar también el tema del uso de armas blancas y de fuego como una forma específica de generar violencia.
También es importante aclararles que perdonar a quien nos daña, no significa seguir aceptando situaciones de violencia, de maltrato.
Queridos maestros y líderes: oren fuertemente por sus niños y adolescentes. Éste es un tema muy actual y necesitamos la guía de nuestro Buen Dios en oración para promover el buen trato y la no violencia como forma de vida para todas las personas.


¿Qué queremos lograr?


  • Promover el buen trato y la no violencia como forma de relación.
  • Reconocer el valor del perdón como forma de relación no violenta.

 



Índice



./ niñas/os no lectores

Contar la historia utilizando una figura de una hormiga.
Yo soy una hormiga. Me llamo Titina. Un día, en la cueva donde vivo sucedió algo muy raro. Unos hombres corrieron rápidamente a mi cueva. Fueron lejos hacia adentro de la cueva y se escondieron detrás de unas piedras. Noté que uno de los hombres era especial y muy importante. El hombre se llamaba David. Después entró otro hombre. Yo sabía que ese hombre no se daba cuenta que había otros hombres adentro de la cueva. Era un rey. Su nombre era Saúl. Lucía una ropa hermosa. Buscaba a David para matarlo. Mientras Saúl estaba en la cueva, David se le acercó, le cortó el borde de la capa real y volvió a esconderse. Saúl ni se dio cuenta. Cuando el rey salió, David se fue a la entrada de la cueva. David le gritó al rey y a su ejército. David les mostró un trozo del borde de la capa real. David les dijo que pudo haber matado a Saúl pero no lo hizo, porque él era el rey.
Saúl lloró y reconoció que David había tenido misericordia de él, aunque él había tratado de matarlo.
David prometió tratar bien a la familia de Saúl. Saúl regresó a su palacio.
David le dio una segunda oportunidad.

Dios nos da siempre oportunidades para cambiar cuando hacemos cosas que nos hacen daño o dañan a otros como lo hizo con Saúl, cuando David lo perdonó. Dios nos ama, nos perdona y quiere lo mejor para nosotros y para todas las personas. Vamos a pedirle a Dios que nos ayude a confiar en él y a disfrutar de las oportunidades que él nos da siempre de pedir perdón y perdonar a otros.

 

Títeres

Jugar con los títeres y representar la historia.

Títeres.
Estos títeres son fáciles de hacer y divertidos para utilizar.
Podrán hacer las figuras de David, Saúl, Abisaí y Abiatar.

Materiales:

  • vasos grandes de plástico
  • retazos de telas o fieltro
  • marcadores
  • tijeras
  • pegamento (goma)
  • papel aluminio

Instrucciones:
Pedir que ellos cuenten otras situaciones y formas de resolverlo.
Orientarlos buscando soluciones alejadas de la venganza.
Ayudarlos a comprender que perdonar no implica aceptar vivir situaciones de violencia.

ORAR.-

 

./ niñas/os lectores menores

Relatar la historia de 1 Samuel 24.

¿Dónde se escondía David? ¿Cuántos soldados llevó Saúl para atrapar a David? ¿Qué estaba haciendo Saúl cuando David lo encontró? ¿Qué hizo David? ¿Qué hizo Saúl?

Conversar sobre la diferencia entre la venganza y el perdón.

  • Presentar diferentes situaciones y promover que expresen que harían en esas situaciones. Por ejemplo: te roban en la escuela, te pegan otros niños, te gritan cosas feas, te rompen tus cosas.
  • Pedir que ellos cuenten otras situaciones y formas de resolverlo.
    Orientarlos buscando soluciones alejadas de la venganza.
    Ayudarlos a comprender que perdonar no implica aceptar vivir situaciones de violencia.

ORAR.-

 

./ niñas/os lectores mayores

  • Llevar artículos periodísticos que registren situaciones de violencia contra personas.

Preguntar cómo reaccionarían ellos o que escuchan que dicen los adultos al respecto. ¿Alguna vez alguien te hizo algo malo y lo consideraste tu enemigo? ¿Alguien sintió eso por vos? Cuándo te han hecho algo malo, ¿Pensaste en vengarte?

Decir: vamos a leer en la Biblia una historia que habla sobre este tema.

Leer el pasaje bíblico de de 1 Samuel 24.

¿En dónde estaba David? ¿Cuántos soldados llevó Saúl para atrapar a David? ¿Qué hizo David? ¿Por qué? ¿Cómo reaccionarías si fueras David? ¿Qué sentís al ver la reacción de David? ¿A quiénes nos resulta difícil amar?

Pedir que piensen en alguien a quien sienten como enemigo o les hizo algo doloroso. ¿Cómo reaccionaron? ¿Qué pueden hacer para que no vuelva a suceder? ¿Qué esperan de la otra persona?

ORAR.- pidiendo al Señor ayuda para perdonar.

 

./ adolescentes

Leer: 1 Samuel 24
Pensar en lo que dice el versículo 19.

Preguntar si ellos serían capaces de dejar ir a alguien que los ofendió (con palabras o con acciones), o reaccionarían con violencia. Justificar por qué sí y por qué no.
¿Cómo es eso de perdonar y dejar ir al otro a pesar de tener mil razones para no hacerlo?

Al pasar por alto la ofensa, cuando te han humillado u ofendido, es cuando se manifiesta la grandeza del corazón humano.

Te pregunto, ¿serás hoy capaz de perdonar a ese amigo tuyo que te traicionó, aquella ofensa de alguien que creías no te podía fallar y le podés demostrar que lo amas? ¿Serás capaz de salir a su encuentro ofreciendo tu perdón y continuar tu camino en paz, con la ayuda de Dios?

  • Sería muy bueno que los chicos pudieran hablar sobre el tema de perdonar las ofensas o vengarse de quienes los ofenden, para conocerlos más y acompañar su crecimiento promoviendo el buen trato y actitudes no violentas en las relaciones interpersonales.

El decálogo por la no-violencia de Martin Luther King.
Martin Luther King formó un movimiento por la no- violencia en el que miles de personas lucharon contra la discriminación racial y por los derechos civiles de cada persona.
Proponemos analizar el decálogo o tarjeta de compromiso que cada voluntario no-violento firmaba y se comprometía a vivir:

  1. 1. Meditar cada día sobre el mensaje y la vida de Jesús.
    2. Recordar que el movimiento no violento tiene por fin, buscar la reconciliación y la justicia y no la victoria.
    3. Conservar en mi conducta y en mis palabras la actitud de amor, porque Dios es amor.
    4. Orar todos los días y pedir a Dios ser un instrumento para que los hombres puedan ser libres.
    5. Sacrificar mis intereses personales para que todos los hombres sean libres.
    6. Observar, tanto hacia mi amigo como hacia mi enemigo, las reglas habituales de cortesía.
    7. Tratar de servir con regularidad a los demás y al mundo.
    8. Abstenerse de la violencia de palabra, física y también de corazón.
    9. Hacer cuanto pueda para conservarme espiritual y físicamente sano.
    10. Respetar las indicaciones del movimiento y las de los responsables cuando haya una manifestación.
    Firmo este compromiso, después de haber reflexionado maduramente sobre lo que hago, y con la determinación y la voluntad de perseverar en él.

Reflexionar a partir de las siguientes preguntas:
¿Cuál o cuáles de los diez compromisos les impacta más? ¿Por qué?
¿Cuál de estos compromisos resulta más difícil de vivir? ¿Por qué?

  • Idear un decálogo por la no-violencia que refleje la afirmación “devolver bien por mal” para sus vidas hoy.

 

Manualidad

Diseñar tarjetas para compartir en la congregación, en el barrio, etc.

OREMOS.- con ellos y durante la semana oremos por ellos.

Descargar

Compartir

X