22 – Ayudémonos a soportar nuestras cargas

18 Feb 2020
en , , ,
22 – Ayudémonos a soportar nuestras cargas

Guías Metodológicas


Libro de actividades 22


Gálatas 6:1-10


«Cristo nos dio libertad (…), no se sometan otra vez al yugo de la esclavitud», nos ha dicho el apóstol (5:1), por lo tanto «ayúdense entre sí a soportar las cargas, y de esa manera cumplirán la la ley de Cristo» (6:2), que es la ley nueva de libertad en el Espíritu del Evangelio.

 

Dos historias

Conocí un pequeño pueblito en Bolivia, en el valle de los Yungas, rodeados totalmente de una población indígena, en ese lugar en todos de raza negra. Habían sido esclavos escapados de las minas de Potosí, que habían caminado cientos de kilómetros en la selva, atravesando sierras altísimas, llevando en sus cuerpos todavía las cadenas de la esclavitud. En su recorrido llevando a sus mujeres y sus niños, habían tenido que aprender a «sobrellevar» mutuamente sus cargas: los niños, los más débiles, los enfermos …

Los esclavos israelitas, hace poco liberados de la esclavitud de Egipto, enfrentan una crisis de liderazgo. Dios mismo, según el relato de Números 12, castiga a María, la hermana de Moisés, por haber roto lo unidad de los que están aprendiendo a vivir en libertad. El castigo será vivir por siete días fuera del campamento del pueblo migrante. Y entonces «el pueblo no se movió de allí. En cuanto María se reunió con ellos, se pusieron en camino» … Cuando alguno de ustedes «ha caído en alguna falta, en algún pecado», ayúdenlo, ayúdenla a corregirse, con amor, «ayúdense entre sí a soportar las cargas».

Los que han sido liberados de las cargas de la ley de los fariseos, los que se han liberado de las ordenanzas humanas y de las instituciones opresivas, incluyendo las opresiones económicas y sociales, pueden respirar el aire fresco de la libertad. Y por cierto, ya no quieren más discriminaciones: somos todos hermanos, libres para vivir en el espíritu de Jesús.

«Ayúdense entre sí a soportar las cargas». Jesús nos ha prometido: «Vengan a mí todos ustedes que están cansados de sus trabajos y cargas, y yo los haré descansar» (Mat 11 :28). Ayudarse a corregirse los unos a los otros, en espíritu fraternal, ayudarse sin hacer sentir sobre los demás la propia superioridad espiritual, ayudarse en la educación en la fe, ayudar haciendo el bien a todos los que nos rodean, «especialmente a nuestros hermanos en la fe» …

La versión Reina Valera dice «Restauradle con Espíritu de mansedumbre». La palabra restauradle se empleaba para referirse al arreglo de huesos rotos o la compostura de redes rotas, de manera que restaurar significaría volver a poner al que cometió la falta en el lugar donde debiera estar, viviendo de nuevo la salud del cuerpo herido. 

El versículo 5 pareciera que tira para atrás todo lo dicho: «Cada uno tiene que llevar su propia carga». Pero esto no significa que no tiene la ayuda de Dios y la de sus hermanos.

El texto griego usa en este caso dos distintas palabras: en el vs. 2 parece referirse a «la pesada lucha de la vida y a la debilidad humana que nos expone a la tentación» (versión DHH, comentario); y en el vs. 5 es otra palabra que se refiere al «fardo» que nos toca llevar personalmente, algo así como el equipaje o la mochila de cada uno.

Cargas comunitarias y cargas personales, todo el amor de Cristo, cumpliendo así el mandamiento nuevo en el espíritu de Jesús: «que se amen los unos a los otros» (Jn 13:34). ¡»No nos cansemos de hacer el bien»! El cansancio, el hastío cuando prestamos un servicio a nuestros hermanos es uno de nuestros mayores peligros. La verdadera paciencia es perseverar en la siembra del bien, permaneciendo alertas frente a quienes siembran la corrupción, la injusticia, el odio y la venganza. ¡Siempre se cosecha es lo que se siembra!

La Iglesia es el laboratorio donde ejercitamos cada día el fruto del Espíritu, por supuesto que no es perfecta, pero este es su ideal, llegar a ser como Cristo. 

La vida de los cristianos precisa ser construida con relaciones basadas en el amor que practica el bien y con acciones de solidaridad.


¿Qué queremos lograr?


  • Fortalecer el sentimiento de solidaridad y de bondad en la iglesia.
  • Valorar los actos concretos de ayuda al prójimo, compartiendo sus cargas. 
  • Valorar la responsabilidad cuando asumimos nuestras cargas propias.

Versículo para memorizar


Ayúdense entre sí a soportar las cargas, y de esa manera cumplirán la ley de Cristo. Gálatas 6:2



Índice



./ niñas/os no lectores

Contar la siguiente historia:

Había una vez una niña llamada Rocío a la que le hicieron un regalo muy bonito. Su tía le regaló una muñeca. Rocío tenía varias muñecas pero esa era su preferida. Le gustaba jugar mucho con ella. 

Un día su tía la invitó para ir a pasear y jugar en la plaza. Rocío estaba muy feliz con la invitación y corría por todos lados, buscó su muñeca, tomó la mano de su tía y juntas se fueron.

En la plaza, Rocío jugó con muchas niñas y niños. En aquella tarde conoció a Fabiana, una niña muy divertida y alegre. Las dos jugaron mucho con la muñeca. Rocío descubrió que Fabiana no tenía una muñeca.

A la hora de volver a su casa, Rocío se detuvo a pensar, caminó hacia su tía, se soltó de su mano y corrió hacia donde estaba su nueva amiga, Fabiana- Rocío le dio un beso a su muñeca y se la entregó a Fabiana diciendo: – Llevátela con vos y cuidá nuestra muñeca.

Fabiana se abrazó a la muñeca y abrazó a su amiga.

 

La Biblia dice que no hay que cansarse de hacer lo bueno. Fabiana se sintió muy contenta. Rocío también sintió una gran alegría de poder compartir lo que tenía con su nueva amiga.

Libro de Actividades
  Imprimir 1: Muñeca (Libro de Actividades)

Tener la figura de una muñeca para que la coloreen o le pongan brillantinas de colores a la ropa.

 

./ niñas/os lectores menores

Leemos el texto Gálatas 6: 1 -10 (o se lo comentamos, Biblia en mano).

  • Tener en medio del salón, una bolsa (o saco) con una carga lo suficientemente pesada como para que uno sólo de los niños no pueda levantarla. Puede ser llena de tierra o lo que tengan a mano que sea realmente pesado.
  • Hacer la propuesta de ver quién es capaz de levantarla.

Si van solos no podrán hacerlo, así que cuando vean que no pueden, pedirles que piensen de qué manera la pueden levantar. Sí, sólo compartiendo el peso con otro amiguito podemos hacerlo. Y si todavía es dificultoso, pedimos otra ayuda más.

 

Comentar el texto. Esto es lo que nos propone la fe cristiana: que nos ayudemos a llevar nuestras cargas. Una carga puede ser la bolsa cuando vamos a hacer las compras, pero otras cargas pueden ser:

  • Cuando nuestro amigo está enfermo.
  • Cuando somos muchos en casa y la mamá necesita que le ayudemos con sus tareas.
  • Cuando un amigo no tiene recursos para comprar algo o para ir a algún lado.
  • Cuando un amigo llora y está triste porque perdió su mascota.

¿Cómo podemos ayudar en todo esto que dijimos? Permitir el diálogo.

 

Manualidad

Invitarlos a dibujar lo que haríamos.

Dibujo como ayudaría a:

  • Un amigo enfermo
  • A mamá en casa
  • A la seño
  • A un compañero que no tiene dinero para ir de paseo con la escuela.

ORAMOS.- para que siempre tengamos ganas de hacer el bien, (permitir que los niños oren).

 

./ niñas/os lectores mayores

Leer el texto bíblico. Gálatas 6: 1-10

Comentar el texto.

Decir que esto es lo que nos propone la fe cristiana: que nos ayudemos a llevar nuestras cargas.

  • Llevar una bolsa de las que tenemos para hacer las compras. Tarjetas de papel o cartulina y marcadores. 
  • Una carga para compartir puede ser la bolsa llena, cuando vamos a hacer las compras.

Poner dentro de la bolsa carteles con aquellas cosas que haríamos:

  • Cuando nuestro amigo está enfermo.
  • Cuando somos muchos en casa y la mamá necesita que le ayudemos con sus tareas.
  • Cuando un amigo no tiene recursos para comprar algo o para ir a algún lado.
  • Cuando un amigo llora y está triste porque perdió su mascota.

Dibujar o escribir lo que harían en diversas situaciones para compartir la carga.

 

Una vez que todas las tarjetas están dentro de la bolsa, explicar que siempre que compartimos las cargas es así como si fuera la bolsa: no pesan.

Por eso Dios, desde esta carta compartida con los primeros cristianos, nos dice algo muy importante que vamos a leer otra vez desde La Biblia (Gálatas 6:2 y 6:9). Permitir comentarios.

 

Libro de Actividades
  Imprimir 2: Ficha para completar (Libro de Actividades)

También podemos llenar esta hoja para llevarla a casa y tenerla siempre a la vista para recordarlo.

 

Terminar orando para que Dios nos de siempre las ganas de ayudar a los demás a llevar sus cargas.

 

./ adolescentes

Leer el texto: Gálatas 6:1-10

Comentar el texto y animar a los adolescentes que digan lo que piensan. ¿Qué opinan, qué sienten especialmente sobre los versículos 2 y 10?

 

Contar la siguiente fábula: La paloma y la hormiga.

A la orilla de un claro arroyo bebía una paloma, cuando al inclinarse sobre el agua, una infeliz hormiga cayó a la corriente.

En vano la hormiga se esforzaba en aquel «océano» por ganar la orilla. La paloma acudió caritativa y le alcanzó una ramita, a la cual la hormiga logra subir y así salvarse, llegando a un montón de tierra.

Al mismo tiempo pasaba por allí, con los pies desnudos, un campesino con una escopeta en la mano.

Al ver a la paloma, piensa en cocinarla y comerla. Mientras se preparaba para matar a la paloma la hormiga muy oportuna le pica en el talón. El hombre volvió la cabeza y la paloma emprendió el vuelo.

 

El versículo 10 dice «No te canses de hacer el bien», y el verso 2 dice “Ayúdense a soportar las cargas”.

La Biblia nos pide jugamos para ayudar a llevar las cargas y hacer el bien por alguien, como la paloma que ayudó la hormiga a salir de una situación embarazosa. Y cómo la hormiga pudo hacer algo aún cuando el enemigo parecía grandísimo.

  • Proponer acciones a llevar a cabo desde hoy mismo y en la semana para ayudar a otros a llevar las cargas: Decirle algo agradable a algún amigo que no la está pasando bien. Hacerle las compras a alguna persona. Ayudar a un compañero de la escuela o trabajo. Limpiar el patio de tu casa o de la iglesia, sin que te lo pidan …
  • Permitir que digan otras cosas qué hacer.

 

Leer textos complementarios: Filipenses 4: 10 -14 y Santiago 2: 14-20

ORAR.- por el compromiso asumido a hacer algo por alguien.

Descargar

Compartir

X