21 – Samuel escucha a Dios

16 Feb 2020
en , , ,
21 – Samuel escucha a Dios

Guías Metodológicas


Libro de actividades 21


1ª Samuel 8


En este encuentro ya vemos a Samuel como hombre mayor, había nombrado a sus hijos como jueces de Israel los que no se comportaron como su padre, sino que se volvieron ambiciosos y no obraron con justicia.
Los jueces habían sido designados por Moisés; éste fue quien los introdujo en la nueva organización judicial. Moisés, antes de morir, ordenó a los israelitas, que cuando se establecieran en Canaan, nombraran jueces en todas sus ciudades y cuando hubiera litigios demasiado difíciles, se los remitieran a los sacerdotes.

Samuel fue caudillo de Israel, durante toda su vida. Cuando envejeció, los ancianos del pueblo fueron e entrevistarse con Samuel para comunicarle que él ya no podía gobernarlos y tampoco sus hijos, ya que no se habían comportado bien y le pidieron que nombrara un rey que los gobernara, como tenían los otros pueblos
Samuel, disgustado porque le pedían que nombrara un rey, oró al Señor para tomar una decisión. Dios le responde que hable con el pueblo y les advierta lo que significará para ellos tener un rey: se adueñará de sus tierras, deberán servirlo, los llevará a la guerra y tomará a sus mujeres para que trabajen para él.
De todas maneras y sin tomar en cuenta las advertencias de Samuel quisieron un Rey. Después de escuchar las palabras del pueblo, Samuel se las repitió al Señor y él le ordenó que atendiera a la petición del pueblo y les nombrara un rey.


¿Qué queremos lograr?


  • Que sepan que pueden confiarle todo al Señor.


Índice



./ niñas/os no lectores

Buscar imágenes de un rey con su atuendo.

Contar que Samuel creció y cuando fue anciano, la gente de su pueblo le pidió que nombrara un rey para que los gobernara. Samuel se puso triste porque su pueblo quería un rey y le preguntó a Dios, qué debía hacer. Dios le dijo que hablara con su pueblo para que supieran qué cosas podría hacer el rey, que atendiera a su pedido y les nombrara un rey.

¿Qué hicieron en el jardín esta semana? ¿Pasó algo lindo? ¿Pasó algo feo?
¿Alguien lloró o se lastimó? ¿Alguien cumplió años? ¿Le quieren contar a Dios lo que pasó y darle gracias por las cosas lindas y pedirle por las cosas que no son tan lindas?

  • Sería importante que podamos crear un espacio donde los chicos le “cuenten” a Jesús algo que vivieron en la semana. Enfatizar que Jesús siempre nos escucha y espera que le contemos lo que nos pone contentos y también lo que nos pone tristes. Quizás se podría recurrir al recurso de una velita encendida diciéndoles que la llamita representa a Dios escuchándolos.

 

Manualidades
  • Dibujar lo que los chicos quieran contarle a Jesús. Colgamos los dibujos para recordar lo que le contamos a Jesús.
  • Hacer coronas con papel.

 

./ niñas/os lectores menores

Contar el texto bíblico de 1ra Samuel 8.

¿Qué les pasa cuando hay algunos amigos jugando y les dicen que ustedes no pueden jugar? (les pedimos que hagan el gesto con la carita).¿Qué les parece que le pasó a Samuel cuando el pueblo le dijo “vos ya estás viejo para gobernar, nosotros queremos un rey” (gesto con la cara). Si ponen caritas tristes, les decimos que no se puso triste, sino que no le gustó, se enojó. ¿Qué cara ponen ustedes cuando les hacen algo que no les gusta?

Cuando a Samuel no le gustó lo que le pidió su pueblo se dirigió a Dios en oración y le contó que el pueblo ya no lo quería y que en su lugar querían un Rey. Samuel le preguntó a Dios, qué debía hacer. Dios le dijo que hablara con su pueblo para que supieran qué cosas podría hacer el rey, que no serían buenas para ellos.

Leer los versículos 11 al 19 de 1ra Samuel 8.

A pesar de las advertencias de Samuel, el pueblo siguió insistiendo en que quería un rey. Dios le respondió a Samuel que no se preocupara que no era por él, que pedían un rey, sino que no querían a Dios y que atendiera el pedido de su pueblo y les nombrara un rey.

¿Cómo estaba Samuel cuando oró a Dios?

Dios sabía que Samuel estaba enojado, pero igual lo escuchó.
Podemos contarle todo lo que nos pasa a Dios, si estamos enojados, tenemos miedo o estamos contentos, podemos hablar con Dios en oración y él nos escucha siempre.

 

Actividad

Libro de Actividades
  Imprimir 1: Figuras (Libro de Actividades)
Tomamos el versículo 6 y contestamos dentro de las figuras, las recortamos, armamos el versículo y pegamos sobre cartulina o en una hoja. Tal vez lo chicos pueden darle un poco de color a los bordes.

1- ¿Quién oró? Samuel
2- ¿Qué hizo Samuel? Oró
3- ¿Cómo oró? Disgustado
4- ¿A quién oró Samuel? Al Señor
5- ¿ Con quién se enojó Samuel? Con el pueblo
6- ¿Por qué? Querían un Rey

 

./ niñas/os lectores mayores

¿Qué nos pasa cuando somos parte de un grupo (de tareas de la escuela, de un equipo de fútbol, básquet, etc) y alguien nos dice que no quiere que sigamos participando de ese grupo? ¿Nos ponemos tristes? ¿Nos enojamos? ¿Lloramos? ¿Qué hacemos?

Leer 1 Samuel 8.

Leemos qué hizo Samuel, cuando ya anciano, su pueblo le pidió que les nombrara un rey.
La Biblia dice que se enojó (se disgustó) pero también dice que hizo algo más: se dirigió a Dios en oración y le contó que el pueblo ya no lo quería, que en su lugar querían un Rey.

A pesar de las advertencias de Samuel, que habló con su pueblo para que supieran lo que deberían hacer si les nombraba un rey, el pueblo siguió insistiendo en que quería un rey. Dios le respondió a Samuel que no se preocupara que no era por él, que pedían un rey, sino que no querían a Dios y que atendiera el pedido de su pueblo y les nombrara un rey.

Leer los versículos 11 – 19.

Dios sabía que Samuel estaba disgustado por el pedido de su pueblo, pero igual lo escuchó.
Podemos contarle todo lo que nos pasa a Dios y confiar en que él nos escucha.
Si estamos enojados, tenemos miedo o estamos contentos, podemos hablar con Dios en oración y él nos escucha siempre.

Dinámica

El globo secreto.
Los participantes se colocan en ronda a una distancia de medio metro uno de otro.
Se entrega un globo al primero quien apoyando la boca sobre él, dirá una palabra, otro apoyará su oído y dirá la palabra al siguiente, a través del globo, según lo oído.
Globo y palabra se irán pasando en forma simultánea, hasta llegar al último, que al escuchar la palabra, levantará la mano para que, junto al primero que la dijo, compartan la palabra en voz alta con el grupo. El resto del grupo deberá descubrir la palabra secreta.

Guiar la reflexión en torno a la necesidad de escucha atenta para poder recibir lo que los demás tienen para decir y relacionar esta actitud durante el juego, con la disponibilidad personal a escuchar lo que Dios tiene para decirnos a través de su palabra, de maestros, de amigos, de situaciones en nuestra vida, recordando que él nos ama y nos invita a confiar en su guía y compañía siempre.

 

./ adolescentes

Leer 1 Samuel 8

¿Qué se hace cuando en un país hay elecciones? ¿Cuándo la gente va a emitir su voto? En los países que tienen gobiernos democráticos, (muchos países los tienen. Ej. Argentina y demás países de América Latina), eligen por el voto a quien la gente quiere que los gobierne.

 

Actividad

Vamos a votar:
Se reparten papelitos con los nombres de los que están en el grupo y se pide que votemos a quien nos gustaría que sea el coordinador del grupo y por qué lo /la elegimos. ( una o dos razones, por simpática, por ordenado, porque viene siempre…).-
Elegir dos personas que junten los votos y los cuenten y den a conocer los resultados.
(Advertencias: El guía de grupo evaluará previamente si están en condiciones de elegir un compañero/a para tareas que el mismo grupo debe sugerir y acordar, o si se tratará de un juego. De todos modos, la compañera o el compañero que haya sido electa/o podrá decir si quiere ser coordinador/a o no)

 

En la época de Samuel, gobernaban los jueces desde que Moisés había muerto. Samuel era uno de ellos.
Pero el pueblo vio que Samuel ya era viejo y que los hijos de éste no eran buenas personas y no iban a ser buenos gobernantes, de manera que le pidieron que les nombrara un Rey.
Ante el pedido del pueblo, Samuel se dirigió a Dios en oración. Samuel estaba enojado por el pedido, pero oró al Señor, Dios lo escuchó y le pidió que advirtiera a su pueblo de las consecuencias de nombrar un rey. A pesar de las advertencias de Samuel, el pueblo siguió insistiendo en que quería un rey. Dios le respondió a Samuel que no se preocupara, que no era por él que pedían un rey, sino que no querían a Dios y que atendiera el pedido de su pueblo y les nombrara un rey.

La actitud de Samuel de poner su enojo y sus dudas en manos de Dios, para poder tomar la mejor decisión, es una buena enseñanza para nuestra vida, recordando que cuando tenemos que tomar decisiones, es lo mejor.

Descargar

Compartir

X