19 – Jesús cura a un paralítico

11 Mar 2019
en , ,
19 – Jesús cura a un paralítico

Guías Metodológicas


Libro de actividades 19


Lucas 5:17-26 / Mateo 9:1-8


Muchas personas de Judea y de Jerusalén habían ido a Galilea para escuchar las enseñanzas de Jesús. Este hecho se desarrolla en una casa. En esa época las casas eran pequeñas, y se construían con ladrillos de barro secados al sol. Y los techos se construían con vigas de madera que iban de pared a pared, y el espacio entre ellas estaba lleno de ramitas apisonadas y unidas con una capa delgada de arcilla para que resistieran la lluvia.

La curación de la enfermedad y el perdón de los pecados forman parte de la salvación, son signos del poder salvador de Jesús. Tiene relación con la mentalidad judía de la época que veía en cada enfermedad y en la muerte una consecuencia del pecado. En la acción pedagógica de Jesús, se muestra la salud como un testimonio de la misericordia amorosa de Dios.
Y Jesús, que vino a llamar a publicanos y pecadores, confirma con su poder de sanar, que tiene el poder de perdonar los pecados, para restaurar la vida en todas sus dimensiones física y espiritual.

En el judaísmo, el perdón se concedía en el culto del templo, con un ritual preciso y en circunstancias determinadas. Jesús en cambio se lo concede a un individuo y en cualquier momento y lugar.
(Tomado de Comentario Bíblico latinoamericano).

Lucas nos cuenta que Jesús pone de manifiesto su poder sanador como una prueba de su autoridad para perdonar pecados. Esa autoridad que sólo es de Dios y perdona los pecados.
Decirle a un hombre enfermo que se levantara y caminara es más difícil que decir que los pecados son perdonados y para los que estaban allí presentes era más difícil distinguir el poder de Dios a través de las palabras de perdón que con un hecho tan impactante como hacer caminar a un paralítico.
Es allí que Jesús luego de perdonarlo, un hecho de dimensión espiritual, lo sana de su dolencia física, algo que es del área corporal.

Recordemos que en esta escena estaban presentes fariseos y maestros de la Ley y de dónde habían venido. (Galilea, Judea y Jerusalén) y los describe sentados como lo hacían los maestros judíos cuando enseñaban. Ellos sentados en taburetes y los discípulos sentados en el suelo.- En este relato no hay diálogo, sólo las palabras de Jesús al paralítico y a los fariseos, de quienes descubrió lo que pensaban.


¿Qué queremos lograr?


  • Comprender que Jesús tiene el poder para perdonar y para sanar.
  • Reconocer que podemos ayudar a nuestros amigos a llegar a Jesús.
  • Descubrir las oportunidades que Dios nos da con nuestros amigos.


Índice



./ niñas/os no lectores

Contar la historia:
Un día Jesús estaba enseñando dentro de una casa. La gente vino de todas partes para escuchar a Jesús y ver los milagros que hacía. ¡De hecho, vinieron tantos hombre y mujeres, niñas y niños, que la casa estaba llena y ya no había donde sentarse! La gente estaba rodeando la puerta intentado oír lo que Jesús estaba enseñado.
Algunos amigos fueron a la casa pero no estaban solos. Llevaban a un amigo. El amigo de ellos no podía caminar. (Ponga un juguete de un hombre acostado indicando que no puede caminar.) ¿Por qué piensan que llevaron a su amigo a la casa donde estaba Jesús? Tienen razón, ellos querían ver a Jesús. Pero cuando llegaron había tanta gente que no había lugar para sentarse y no podían entrar. ¿Piensan que se deberían haber regresado a su casa? No, ellos se preocupaban por el cuidado de su amigo. Y entonces buscaron otra manera de llegar a Jesús.
Subieron las escaleras. ¡Hicieron un agujero en el techo! (Ponga los juguetes arriba de la caja y hágale un agujero.) ¿Qué hicieron en seguida? Bajaron a su amigo cuidadosamente hacia donde estaba Jesús, dentro de la casa. (Levante la tapa de la caja para que los niños puedan ver lo que sucedió.)
Jesús vio el cuidado que tenían esos hombres por el hombre que no podía caminar. Jesús podía ver que realmente querían conocerlo. Así que Jesús hizo algo especial: antes que nada le dijo al hombre que sus pecados eran perdonados. Algunas personas no creían que Jesús tenía el poder de Dios para perdonar los pecados de la gente. Ellos no sabían que Jesús era el Hijo de Dios. Y Jesús sabía lo que estaban pensando. Entonces Jesús hizo otra cosa maravillosa. Entonces Jesús le dijo al paralítico, “Levántate, toma tu camilla y vete a tu casa.” (Ponga el juguete del hombre que había puesto que no caminaba y haga como que camina y sale de la casa.) ¡Al instante el hombre se levantó y empezó a caminar! Todos vieron lo que hizo Jesús y quedaron maravillados. Vieron que Jesús hizo dos cosas increíbles. Jesús perdonó los pecados del hombre y lo sanó para que pudiera caminar.


Contar que: Nosotros también podemos ser buenos amigos. Podemos invitar a nuestros amigos al estudio bíblico.

Podemos compartir lo que hemos aprendido acerca de Dios. ¿De qué otra manera podemos ser amigos? Jesús es el mejor amigo de todos.

Contar que podemos ayudar a nuestros amigos saber acerca de Jesús. Vamos invitar a nuestros amigos a la iglesia.

  Imprimir 1: Actividad (Libro de Actividades)

 

./ niñas/os lectores menores

Entregar a cada uno cartulina recortada en forma de rectángulo, dos grandes y dos más chicos para pegarlos con cinta y formar las paredes de una casa. Cortar en una de ella dos aberturas que harán de ventana y una abertura en lo que será el frente para que quede como una puerta. Dejar el techo sin cubrir.

Pedir que dibujen la silueta de 4 hombres y uno más que estará sobre la camilla.
Hacer una camilla de cartulina y acostar a una de las siluetas.

Luego que cada uno tiene su casa, buscar en la Biblia la historia y la irán representando con su casa de cartulina.

Algunos hombres llevaron a su amigo a Jesús. ¿Cómo lo acercaron a su amigo? ¿Qué le dijo Jesús al hombre? ¿Qué hizo Jesús después de eso?

Decir: Los cuatro hombres en la historia de hoy no se dieron por vencidos, aún cuando no podían acercar a su amigo a Jesús. Buscaron la manera de llegar.
Quizás parezca difícil o hasta imposible que nuestros amigos escuchen cuando hablamos acerca de Jesús. Quizás no quieran oír acerca de cómo Jesús vino a mostrarnos el amor de Dios: murió en una cruz y luego resucitó, y todo eso confirmando que los ama.
Pero no podemos desanimarnos. Necesitamos compartir con otros ayudándoles a saber acerca del amor de Dios.

¿Cómo podemos ser buenos amigos?

ORAR.- Pedir a Dios que nos ayude a ser amigos buenos. Den gracias a Dios por amarnos y por perdonarnos.

Animar a que cuando vayan a sus casas compartan con sus amiguitos o familiares sobre las cosas maravillosas que hizo Jesús.

 

./ niñas/os lectores mayores

Leer la historia de la Biblia.

Comentar: Dios quiere que vengamos a él. Dios no quiere que nos alejemos. Dios quiere que ayudemos a otros a venir a Jesús, como lo hicieron los hombres en la historia de hoy.

¿Qué hicieron los amigos por el hombre paralítico? ¿Qué hizo Jesús antes de sanar al hombre? ¿Qué hizo Jesús por el hombre paralítico? ¿Qué hizo el hombre paralítico? ¿Qué sintió el hombre paralítico cuando pudo caminar? ¿Qué habrán sentido sus amigos? ¿Por qué se molestaron los maestros cuando Jesús le dijo al hombre que sus pecados eran perdonados.

Preparar una lista de cosas que podemos hacer para ayudar a nuestros amigos.

  Imprimir 2: Sopa de letras (Libro de Actividades)

ORAR.-

 

./ adolescentes

¿Qué harías si… tenés notas bajas en la escuela, si te duele la cabeza frecuentemente, si te peleás mucho con tus hermanos, peleás con otros chicos… ?
Agregar otros motivos que puedan ser frecuentes en tu grupo y que como líder vos conoces.

Comentar que: casi todos los días nos enfrentamos con algún problema o contratiempo pero eso es parte de la vida. Lo importante es no quedarnos paralizados frente a esos problemas, sino saber qué hacer para resolverlos.

Leer el texto bíblico.

¿Alguna vez necesitaste ayuda ante un problema? ¿Cómo te sentiste? ¿Te diste cuenta alguna vez que había un amigo que necesitaba ayuda ante un problema? ¿Qué hiciste?

Decir: cuando la gente se enteró que Jesús estaba en Cafarnaúm, fueron adonde Él estaba y era tanta la multitud que no entraban en la casa.

¿Qué hicieron los amigos del hombre que estaba paralítico? ¿Cómo lo lograron? ¿serían amigos o solamente conocidos? ¿Qué pensaría la gente que estaba allí? ¿Qué resulta más fácil ayudar a un amigo o ayudarnos a nosotros mismos? ¿Por qué?

Decir: Jesús les demostró que no solamente perdonaba los pecados sino que también podía sanar, que a Él le preocupa e interesan todos los aspectos de nuestra vida.

Descargar

Compartir

X