16 – Moisés: el cruce del Mar Rojo

16 Feb 2020
en , , ,
16 – Moisés: el cruce del Mar Rojo

Guías Metodológicas


Libro de actividades 16


Éxodo 14:1-15


Éxodo 14.1 – 15.13, incluyendo el paso del Mar Rojo, la salvación de Dios y el cántico de alabanza de María.

Esta escena del cruce del mar Rojo es una de las que tienen mayor espectacularidad, que podemos trabajar con la imaginación de niños y adolescentes mostrándoselas de mil formas.
Pero en este caso no queremos hablar de lo espectacular, sino de la fidelidad de Dios, que le había dicho a Moisés “Yo estaré contigo” (Éx 3.12), y en este paso tan importante pudieron ver y sentir que así era.

Ellos se habían atrevido a desafiar el poder del Imperio Egipcio, habían corrido con sus hijos, sus cosas y sus pocos víveres, pero habían sentido miedo cuando se acercaban los carros del Faraón. Entonces Dios interviene “trastornando” el campamento de los soldados egipcios, y después derribándolos en medio del mar.
En la memoria de este pueblo creyente había quedado solamente la acción maravillosa de Dios. Así es la gratitud, la alabanza a este Dios salvador.

Esto es lo que esperamos lograr, que sea lo que sea que tengamos que enfrentar, el Señor allí estará.
Por supuesto, que es una buena ocasión para recuperar la canción “Cantaré al Señor por siempre, su diestra es todo poder” y hacer de la canción nuestra alabanza a este Dios que fue, es y será el mismo siempre, para cada uno de sus hijos.

Cantaré al Señor por siempre
// Cantaré al Señor por siempre,
su diestra es todo poder. //
// Salvó de la mar de quien nos perseguía,
Jinete y caballo cayeron al mar. //
Tiró a la mar los carros del Faraón.
¡Hey! ¡Hey! Lará, lará, lalá…
// Mi Padre es Dios y yo lo alabo,
mi Padre es Dios y lo alabaré.

Texto adaptado por GBH.

Conflicto y salvación.
En el comienzo de la historia bíblica, Dios opta por los perseguidos y oprimidos. No tiene nada contra la esplendorosa cultura egipcia, no tiene nada contra el pueblo egipcio. Las parteras egipcias habían desobedecido el decreto de muerte del Faraón que las obligaba a matar a todos los niños varones de los hebreos. Una hija del mismo rey egipcio se apiada de Moisés, este “niño hebreo” (Ex 1.13 – 2.10). Dios escucha el clamor de su pueblo, y por eso “ha bajado” para salvarlos del poder del imperio egipcio (3.7-10).
Por eso en el AT se va a repetir, una y otra vez, el encargo de cuidar al pobre y al extranjero (Ex 22.25-27; Lev 19.9-10). En las guerras, antiguas y modernas, se exalta el odio de un pueblo contra otro, y hasta de una etnia contra otra raza. Dios no hace acepción de personas. Y cuando hay conflicto, opresión, esclavitud, violencia, Dios en su amor opta por los más débiles.

El texto recuerda el miedo de la gente que había salido en busca de la libertad. Quiere volver atrás, están queriendo volver a la esclavitud. Pero Moisés anima al pueblo a confiar en Dios (vers. 13-14): “Ustedes no se preocupen, que el Señor va a pelear por ustedes”.

Podemos trabajar el tema de seguir adelante aún en lo desconocido, y el de hacer cosas sin miedo porque nuestro Dios nos dejó la promesa: “Yo estaré contigo”.
Dios mostró que amaba a los israelitas sacándolos de Egipto y acompañándolos en su viaje. Nuestro Dios no hace las cosas a medias. Termina lo que comienza. Así que los israelitas experimentaron la protección y la salvación de Dios en Egipto y también después cuando los egipcios los persiguieron hasta el Mar Rojo. Dios hace lo mismo en nuestra vida: nos protege de nuestros enemigos, especialmente cuando nos han tratado mal. Dios nos da libertad cuando confiamos en su amor.


¿Qué queremos lograr?


  • Que experimenten que Dios siempre nos cuidará y nos guiará por caminos rectitud, de justicia y de confianza.
  • Que reconozcan que ante los atropellos de los poderosos y altaneros Dios siempre estará de parte de los pobres y oprimidos.


Índice



./ niñas/os no lectores

Preguntar si ellos han estado en el mar, en un río o cerca de un río grande. ¿Qué han sentido al ver sus aguas turbulentas? Es bueno conocer lo que sienten ante estas circunstancias, quizás algunos tienen temor al agua.

Recalcar que si uno tiene en cuenta lo que dicen los carteles que hablan por dónde uno se puede meter y donde no se puede, no hay problema, seguro que Dios está con nosotros.
El problema es cuando desobedecemos las advertencias que están para cuidarnos, entonces sí, podemos estar en peligro.

Contar la historia de cómo el pueblo de los hebreos cruzó el Mar Rojo.

Cantar la canción “Cantaré al Señor por siempre” 

Cantaré al Señor por siempre
// Cantaré al Señor por siempre,
su diestra es todo poder. //
// Salvó de la mar de quien nos perseguía,
Jinete y caballo cayeron al mar. //
Tiró a la mar los carros del Faraón.
¡Hey! ¡Hey! Lará, lará, lalá…
// Mi Padre es Dios y yo lo alabo,
mi Padre es Dios y lo alabaré.

Texto adaptado por GBH.

 

Libro de Actividades
  Imprimir 1: Actividad (Libro de Actividades)

ORAR.- pidiendo que Dios Padre los ayude a confiar en su amor y no tener miedo.

 

./ niñas/os lectores menores

Contar la historia bíblica.

  • Usar un recipiente grande con agua, sería mejor si éste no es muy hondo.

Pedir a los niños hacer un círculo. Hacer preguntas sobre cómo se sintió el pueblo de Israel al encontrarse frente a un brazo de mar, más grande que el gran río Nilo que ellos habían conocido.
Luego, trate de que ellos separen el agua con las manos, cada uno puede intentar hacerlo. Como esto no es posible, explique que sólo nuestro Padre Dios puede hacer este maravilloso milagro. Rescate la idea de que nuestro Padre Dios, es un Dios poderoso y grande.

Contar como vivían los chicos en esa época: Los niños de la época de Moisés tenían juguetes como carrozas con ruedas y títeres con brazos y piernas que se movían. A los niños les gustaba cazar con una vara que tiraban (similar a un boomerang). En vez de tener perros que recogieran los animales cazados, usaron gatos.
Cuando se enfermaban no tomaban aspirinas u otros medicamentos que nosotros usamos hoy. Quizás usaron una mezcla de escarabajo cocinado con la gordura de un animal.

Jugar:

  1. Elija al jugador que será Moisés. Él o ella llamará a los jugadores, estará parado como a 20 pasos de distancia de todos los jugadores, y los tiene que sacar de la tierra de “Egipto”. Moisés está en la “Tierra Prometida”.
    Moisés llama a un jugador y le dice cuántos pasos de fe deben dar para llegar a la “Tierra Prometida”.
    Antes de dar sus pasos el jugador debe preguntar “Moisés, ¿Puedo?” Si olvida preguntar deberá regresar a “Egipto”. Gana el jugador que llega primero a la “Tierra Prometida”, que es donde está Moisés.
  2. Pasos de fe:

Paso de Abraham: Cierra tus ojos y, confiando, da un paso para atrás y dos para adelante.
Paso de Noé: Como los conejos en el arca de Noé da un paso saltando.
Paso del bebé Isaac: Da un pasito de bebé riéndose.
Paso de Goliat: Da un paso gigantesco.

Destacar que:
Nuestro Padre Dios es poderoso y fuerte, hace cosas increíbles y maravillosas. Los niños deben aprender a confiar en Dios Padre que hace las cosas perfectas y nos ayuda en circunstancias que parecen increíbles.

 

./ niñas/os lectores mayores

Leer el texto bíblico en Éxodo 14:1-15.

Recuerdan que los egipcios estaban persiguiendo a los israelitas.

¿Qué sintieron los israelitas cuando vieron el ejército del Faraón? ¿Qué harías vos en tal situación?

Comentar que los israelitas no sabían por qué los egipcios los perseguían si el Faraón los había dejado libres. Venían en grandes carros de combate con muchos caballos.

¿Se puede caminar sobre el agua de un mar profundo? Ayude a entender el miedo que sintieron los israelitas ante tal situación. Si están dispuestos, pida compartir lo que ellos hubiesen sentido al estar viviendo esa situación. Si ustedes hubieran sido unos niños de Israel, ¿qué harían al ver a los carros de combate y los caballos y todos los soldados allí en el mar?
Así, finalmente, los israelitas pudieron cantar, danzar y dar gracias a Dios por su protección.

¿Quién puede contar una experiencia en la que Dios le ha mostrado que está junto a ustedes?

Contar alguna experiencia personal para dar testimonio de lo que Dios hace en su vida: por ejemplo en un accidente, en un incendio, en un terremoto…

Cantar la siguiente canción:

Cantaré al Señor por siempre
// Cantaré al Señor por siempre,
su diestra es todo poder. //
// Salvó de la mar de quien nos perseguía,
Jinete y caballo cayeron al mar. //
Tiró a la mar los carros del Faraón.
¡Hey! ¡Hey! Lará, lará, lalá…
// Mi Padre es Dios y yo lo alabo,
mi Padre es Dios y lo alabaré.

Texto adaptado por GBH.

 

ORAR.- dando gracias al Señor por su cuidado y amor para con nosotros hoy en día.

 

./ adolescentes

Leemos todo el Capítulo 14 y parte del 15 del libro de Éxodo. En lo posible que todos tengan una Biblia para seguir el relato.

Hacemos un breve comentario de las cuestiones principales del relato –las indicaciones de Dios a Moisés, la actitud del faraón, la queja del pueblo, lo que hace Moisés, como para recordarlo.

 

Jugamos con el texto a: El periodista.

Reglas: Un buen periodista trata de ver todo, oír todo, saberlo todo. El que se crea capaz de pretender el puesto es sometido a una prueba de la siguiente manera:
Se coloca quien va a hacer de periodista y a la izquierda, a su derecha y enfrente, se colocan tres interlocutores que, al mismo tiempo, le expondrán su punto de vista personal sobre el tema del pueblo de Israel cruzando el Mar Rojo (se producirán, por tanto, tres monólogos simultáneos y distintos), durante minuto y medio o dos minutos. El periodista deberá ser capaz de reproducir las tres conversaciones sin graves confusiones.

En plenario, después de comentar un poco el juego, podemos retomar los versículos de Ex 14.12 y 15.

¿Nos da miedo enfrentar situaciones nuevas? Otro curso, otros amigos, un nuevo trabajo . ¿pensamos que es mejor quedarnos como estamos, aunque nos vaya mal, aunque no nos paguen, aunque nos exploten? ¿Le pedimos a Dios que haga por nosotros lo que nosotros no nos atrevemos a hacer?
¿Nos pareció que alguna vez Dios nos dijo “por qué no lo hacés vos? Para eso te di esa habilidad”?

ORAMOS.- al terminar la charla para no tener miedo, para no “quedarnos parados en el medio del camino” para poder “ver” siempre lo que Dios nos pone por delante. ( un amigo, solucionar una situación, algún liderazgo).

Descargar

Compartir

X