14 – La paz

19 Feb 2020
en , , ,
14 – La paz

Guías Metodológicas


Libro de actividades 14



Orar hoy por la paz es:

Decir sí a la igualdad de todas las naciones, las comunidades y las personas, lo cual es mucho más que hablar de libertad donde finalmente los que tienen más imponen su voluntad.

Es decir sí a la verdad sobre la mentira y la rectitud sobre la corrupción.

Es trabajar para que los pobres sean reconocidos como personas que valen y merecen igualdad de oportunidades para educarse, tener salud y vivir dignamente.

Es respetar los derechos humanos de toda persona y comunidad, es valorar la riqueza de las comunidades indígenas y negras, la dignidad de las mujeres, el respeto a los ancianos y crear felicidad para niños y niñas.

Es respetar a quienes tienen otra religión diferente la nuestra, para juntos caminar en la misma dirección conforme a la voluntad de Aquel en quien creemos.

Orar hoy por la paz es más que orar, también es poner nuestras manos en unidad con otras manos para construir bajo la dirección de Dios un mundo nuevo.

Orar con profundidad y sinceridad de corazón no es un hecho espiritual que nos aleja de la realidad que vivimos, es un hecho espiritual que se encarna en ella de la misma forma como se encarnó Jesús de Galilea para la redención del mundo.

No nos conformemos con menos.

Obispo (e) Aldo M Etchegoyen Iglesia Evangélica Metodista Argentina.

 

21 de Setiembre, Día internacional por la paz

Liturgia por la PAZ

Con anterioridad, invitamos a todos los grupos de la iglesia (mujeres, jóvenes, la Escuela Bíblica,)

  • Tener globos y marcadores para los niños.
  • Tener las palomas recortadas y lápices o lapiceras para entregar.
  • Música antes de comenzar.
  • El ambiente muy iluminado y en lo posible con flores, también se pueden hacer flores con colores brillantes para pegar en todo el salón (o templo).
  • Que todo el lugar tenga brillo de paz y en los que organizan, reciben a la gente, están al frente que también haya gestos y palabras de paz.

 

Invocación:

  • Cantamos:

«Ven, Espíritu Santo, ven, atiende nuestro llamado

Ven, enséñanos cual pueblo en esperanza liberado»

 

Señor, ayúdanos a ser verdaderamente pobres, no buscando nuestra gloria sino sencillez de estilo de vida.

Señor, ayúdanos a ser corteses, mansos y no-violentos en nuestro modo de vida, y promoviendo las actividades de paz.

Señor, haz que deploremos ver el mal sobre la tierra, y también que trabajemos para aliviar este mal, con interés sincero por los que sufren y viven oprimidos en nuestro país.

Señor, ayúdanos a ser compasivos, siendo activamente solidarios con quienes son víctimas de la violencia y de la guerra, con las personas refugiadas y desplazadas.

Señor, ayúdanos a ser pacificadores, siendo constructores de puentes de unión y siendo instrumentos de paz, entre personas, razas, religiones y culturas.

 

Compromiso

Señor que pueda ser instrumento de tu paz,

donde haya odio, que yo ponga el amor.

Donde ofensas hay, que yo brinde el perdón,

donde hay discordias que procure la unión

 

Si hay algún error, que yo ponga la verdad,

donde existe duda que inculque la fe.

Si hay desilusión que yo hable de esperanza,

donde hay tinieblas, que yo encienda una luz.

 

Yo quiero consolar antes de ser consolado,

Compartir el gozo donde tristezas hay.

Pues sé que cuando doy, es entonces que recibo

y cuando perdono yo recibo perdón.

 

  • Salmo 85: 8 -13: Oramos por el país
  • Buscamos a una niña o niño para que lea

 

La Paz

La paz: no es vivir con cadenas en los pies.

La paz: no es vivir en un mundo de corrupción.

La paz: no es vivir entre rejas.

La paz: no son guerras.

La paz: no es una tierra donde a nadie le importe nada.

La paz: no es dejar en libertad a los que deben estar presos.

La paz: no es que se esté matando a cada hora a una mujer.

La paz: no es que no podamos salir afuera a jugar.

La paz: no es que nos manden a los niños a hacer tareas de los grandes.

La paz: no es dejar los bebés abandonados.

La paz es ser libres y poder vivir en un mundo que se pueda decir “Este mundo está lleno de la palabra Paz”

Laura Michelin Salomon

 

  • Teniendo en cuenta la oración anterior repartimos globos grandes inflados a los niños y marcadores de colores y los invitamos que dibujen cómo se imaginan la paz. (Se puede repetir la oración para que la recuerden más).
  • Invitamos a los presentes a cantar, canciones relacionadas con la paz, las que están a continuación o las que cante la congregación.

 

Danos esperanza y paz

Danos esperanza y paz, danos fe y tu bendición

Danos la luz de tu mirada, danos tu amor

Gerardo Oberman, Argentina

Donde el Espíritu

Donde el Espíritu del Señor está

abunda la paz,

donde el Espíritu del Señor está

florece el amor:

Hay consuelo en la hora oscura,

hay luz y vida, hay poder y ayuda,

en el Espíritu, en el Espíritu del Señor.

Tu Paz, oh Señor

//Tu paz oh Señor es así como el sol,

Nos anima y nos colma de luz,

Nos renueva la vida y nos hace sentir

Tu amorosa presencia Jesús// Amén.

 

Isaías 57: 19 1 Tes. 5: 13 / Oramos por el mundo

Plegaria por la paz

Al Creador de la naturaleza y del hombre,

de la verdad y de la belleza, suplico:

Escucha mi voz, pues es la voz de las víctimas

de todas las guerras y de la violencia

entre individuos y las naciones.

Escucha mi voz, pues es la voz

de todos los niños que sufren y sufrirán

cuando las gentes pongan su fe

en las armas y en la guerra.

Escucha mi voz, cuando te ruego que infundas

en el corazón de todos los hombres

la sabiduría de la paz, la fuerza de la justicia

y la alegría de la confraternidad.

Escucha mi voz, pues hablo

por las multitudes de todos los países

y de todos los períodos de la historia

que no quieren la guerra y

están preparados

a caminar por sendas de paz.

Escucha mi voz y concédenos

discernimiento y fortaleza

para que podamos responder

siempre al odio con amor,

a la injusticia con I dedicación total a la justicia,

a la necesidad compartiendo de lo propio,

a la guerra con la paz.

¡Oh Dios! Escucha mi voz y concede

a todo el mundo tu eterna paz

Que así sea …

 

  • Recoger los globos dibujados y se pueden pegar en algún lugar dispuesto con anticipación o sobre la pared con cinta de papel.

 

Cantamos: Sí vale la pena vivir.

Yo puedo, cantar canciones con mucha alegría

Yo sueño, que el hambre nunca nos haga sufrir

Yo espero, un mundo lleno de ríos y flores

Y todo porque VALE LA PENA VIVIR

Sí, VALE LA PENA VIVIR En este mundo que DIOS hizo por mí

Vivir rodeado de amor, de gente buena yen paz,

Sí, VALE LA PENA VIVIR.

Sí VALE LA PENA VIVIR

Con esperanza haciendo al mundo feliz

Es por Jesús mi canción y por su amor es mi amor

Sí vale la pena, vale la pena, sí VALE LA PENA VIVIR.

Yo puedo cuidar el mundo que DIOS nos ha dado

Y sueño que no haya guerras ni luchas sin fin.

Yo quiero todo mi pueblo unido de manos

Y todo porque VALE LA PENA VIVIR.

 

  • Entregar a los mayores, palomas dobles, escriban un mensaje de paz dentro y luego intercambiarlas entre todos.

Libro de Actividades
  Imprimir 1: Modelos palomas (Libro de Actividades)

 

Salmo 62: 1-2 / lsaías 54:10: Oramos por nosotros

Oración: (leída por todos)

Dichosos los pobres …

No solo porque no tienen dinero, sino porque tienen el corazón libre.

Dichosos los que lloran …

No los que lloriquean, sino los que elevan sus voces.

Dichosos los mansos …

No los blandos, sino los que son pacientes y tolerantes.

Dichosos los que tienen hambre y sed de justicia …

No los que se quejan, sino los que luchan.

Dichosos los misericordiosos …

No los que olvidan, sino los que perdonan.

Dichosos los puros de corazón …

No los que actúan como ángeles, sino los que cuya vida es transparente.

Dichosos los pacificadores …

No los que rehúyen el conflicto, sino los que los encaran con firmeza.

Dichosos los que sufren persecución por la justicia …

No porque sufren, sino porque aman.

 

Cantamos: La paz del Señor.

La paz del Señor, la paz del Señor, la paz del Resucitado

/La paz del Señor a ti y a mí, a todos alcanzará!

La paz del Señor, la paz del Señor, la paz del Resucitado

/Se hace presente ahora y aquí, apréstate a recibirla!

La paz del Señor, la paz del Señor, la paz del Resucitado

/No puede vivir encerrada en sí apréstate a compartirla!

 

Para leer:

El futuro es la paz

Un día los jóvenes aprenderán palabras

que no comprenderán

Los niños de la India preguntarán: ¿qué es el hambre?

Los niños de Alabama preguntarán: ¿qué es la segregación racial?

Los niños de Hiroshima se asombrarán: ¿qué es la bomba atómica?

y los niños en la escuela preguntarán: ¿qué es la guerra?

Tú les responderás, tú les dirás:

son palabras que no se usan

como las diligencias, las galeras o la esclavitud

Palabras que ya nada quieren decir

Es por eso que se las ha retirado del diccionario.

Martin Luther King

 

El saludo de la paz

Envío y Bendición

Que tus manos sean siempre generosas y solidarias, y que tus pasos transiten, firmes, el rumbo de la paz.

Que tus oídos permanezcan abiertos a la voz de Dios y al clamor de tus prójimos, y que tu boca sepa pronunciar palabras que animen, que sanen, que perdonen, que denuncien la injusticia y anuncien la vida.

Que tu mirada brille, pura, con la luz de la esperanza y que tu vida entera refleje en cada acto, en cada gesto, en cada sonido y en cada silencio, el amor de Dios.

Descargar

Compartir

X