11 – José: los sueños

16 Feb 2020
en , , ,
11 – José: los sueños

Guías Metodológicas


Libro de actividades 11


Génesis 40 y 41


Los sueños.
La antigüedad y la ciencia moderna dan gran importancia a los sueños. Por razones diferentes: la primera ve en ellos un medio de entrar el hombre en comunicación con el mundo sobrenatural; la segunda, una manifestación de su personalidad profunda. Estas dos perspectivas no son incompatibles: si Dios actúa sobre el hombre, lo hace en lo más profundo de su ser.
Los pueblos que preceden y rodean a Israel ven en el sueño un anuncio divino; y la frecuencia es tal que los reyes de Egipto y Mesopotamia tienen a su servicio intérpretes de los sueños (Gén 41.8s; Jer 27.9).
El Antiguo Testamento menciona también en Israel manifestaciones por sueños. Estas se dirigen a veces a través a personas privadas (Job 4.12-21) y hasta a paganos (Gén 40-41). Pero la mayoría se refieren al designio de Dios sobre su pueblo: ilustran a los patriarcas, a Gedeón, a Samuel, a Salomón. Después del exilio Zacarías (1-6) y Daniel (2 y 7) reciben así el anuncio de la salvación. Joel promete sueños para los tiempos de la efusión del Espíritu (3.1).
Pero no carece de sentido el hecho de que la Biblia no mencione sueños durante los siglos que transcurren de Salomón a Zacarías, a todo lo largo de la gran época del profetismo: sugiere que en este tiempo el sueño es considerado como una forma secundaria de revelación, destinada ya al individuo (los patriarcas anteriormente tuvieron sueños, pero en ese tiempo no había pueblo ni profetismo), ya a los paganos; la palabra profética, en cambio, es la forma por excelencia de la revelación dirigida al pueblo.
Xavier León Dufour, Vocabulario de teología bíblica, Barcelona, Herder, 1978, resumen y adaptación.

 

Versículo para memorizar: “Llámame cuando estés angustiado.”

Salmo 50.15a

Leer: Génesis 40-41

José está en la cárcel por una infamia, acusado por la mujer de su jefe Potifar, acusado mentirosamente, como se cuenta en el capítulo 39 del Génesis. Hay muchos presos como José en nuestras cárceles, injustamente acusados. Algunos pasan años allí, esperando su proceso, mientras ni la policía ni los jueces investigan bien lo que ha ocurrido. Algunos de estos presos, sin proceso judicial ni condena, finalmente son liberados pero quedan con “antecedentes” carcelarios, lo cual les dificulta encontrar trabajo, y así la vida se les sigue complicando.
En la cárcel, José conoce a dos personas que también trabajan en el palacio del Faraón, y ambos tienen sueños que los dejan muy inquietos. José se preocupa por estos compañeros de cárcel y les dice que Dios puede ayudarles a descifrar el significado de esos sueños. Uno de ellos –el jefe de la panadería del palacio–, es condenado a muerte, aunque no sabemos si con razón o por puro capricho del gobernante egipcio. El otro –el encargado de probar las copas del Faraón– es liberado, pero ni agradece a José por haber interpretado su sueño y hasta se olvida de él. Y José sigue preso, injustamente preso.
Después el mismo Faraón tiene dos sueños muy inquietantes, que lo dejan muy preocupado. Entonces el panadero ingrato se acuerda de José, y le cuenta al emperador lo que había hecho José, interpretando sus sueños, es decir, desentrañando el significado oculto en esos sueños. Entonces José puede avisar al Faraón lo que se viene en Egipto: siete años de abundancia, seguidos de siete años de hambruna. Y además José aconseja muy bien al emperador, por lo cual el Faraón decide ponerlo como encargado de su palacio y segundo gobernante después del Faraón.
Podemos contar los sueños del Faraón, que son muy interesantes y muy aptos para ser contados gráficamente.
José mostró su fidelidad a Dios al interpretar el sueño según los designios de Dios y no por adquirir fama u honor personal. Al parecerle bien el asunto, el Faraón se refiere a José de la siguiente manera, “¿Acaso hallaremos a otro hombre como éste, en quien esté el espíritu de Dios?” El Faraón se dio cuenta de que José era una persona entendida y sabia y que Dios lo usaba en gran manera. José asciende al segundo lugar, sólo el Faraón es mayor que él por poseer el trono.

Qué responsabilidad tan tremenda para una persona joven: no sólo el recibir el ascenso, un anillo, ropas de lo mejor, sino también el homenaje de toda la gente. En realidad José es el que gobernará al pueblo entero – “Y dijo Faraón a José: Yo soy Faraón; y sin ti ninguno alzará su mano ni su pie en toda la tierra de Egipto.” (41.44) La expresión, “ninguno alzará su mano ni su pie” es una expresión proverbial de autoridad absoluta universal.
El sueño de Faraón fue solamente el vehículo por el cual Dios quería demostrar su poder y sabiduría. José fue un hombre fiel a Dios y paciente, no se dejó tentar sino que se mantuvo firme. Dios lo miró con agrado y a su tiempo se le presentaron a José buenas oportunidades para vivir una vida diferente, pudiendo servir a Dios y ayudar a su pueblo.


¿Qué queremos lograr?


  • Reconocer la fidelidad de José a Dios, que aún dentro de la cárcel se portaba correcta y solidariamente.
  • Comprender la situación de muchas personas injustamente encarceladas.
  • Darnos cuenta de que Dios valora el servicio prestado tanto a personas sencillas como a personas muy importantes.


Índice



./ niñas/os no lectores

Con este grupo de niños trabajamos el tema de lo que podemos soñar “despiertos”, y jugamos en el salón a hacer cosas que nos gustaría hacer:
– soñamos que estamos volando (hacemos que volamos), soñamos que nadamos (y hacemos como que estamos nadando), soñamos que nos comemos un helado… etc.

 

Contar que una vez el Faraón soñó y no sabía qué significaba lo que había soñado (que no era ni volar, ni nadar, ni . . .)
Pero Dios le dio sabiduría a José, para entender de qué se trataba lo que el Faraón había soñado, y José se lo explicó.
Era un sueño muy importante, así que el Faraón se puso muy contento de tener a José cerca suyo. No se quería perder la sabiduría de José, así que lo nombró gobernador de todo el país.

Comentar que José estaba cerca de Dios. También nosotros estamos cerca de Dios. Por eso cuando ayudamos a los otros y nos dan las gracias, Dios sonríe…

¿Cómo sería la cara de Dios sonriendo porque nos portamos bien y ayudamos a los que nos necesitan?

Manualidades
  • Pueden dibujar la cara de Dios como la imaginan, como la sueñan.

 

Libro de Actividades
  Imprimir 1: Actividad (Libro de Actividades)

Pueden armar un móvil con estas figuras y dibujarle las espigas.

 

./ niñas/os lectores menores

Contar el pasaje bíblico:
En Egipto José fue comprado por el rey. Tenía que trabajar sin recibir pago. Pero a su amo le gustó lo que hacía y Dios estaba con José.
José que estaba preso era quien estaba a cargo de la prisión real.
El Faraón estaba enojado con dos de sus siervos, el panadero y el copero, y los envió a prisión.
Una mañana José notó que los dos hombres estaban preocupados.
Ellos habían tenido un sueño y no habían podido interpretarlo. José les dijo: “Díganme sus sueños y con la ayuda de Dios podemos interpretarlos”. Y así lo hizo.
Dos años más tarde, Faraón tuvo dos sueños que él no podía entender.
Una noche el rey de Egipto llamó a todos sus hombres sabios y les contó sus sueños (leerlos desde La Biblia).
Los hombres sabios no pudieron interpretar su sueño.
El copero entonces se acordó de José. El Faraón mandó llamar a José, que lo trajeran desde la cárcel.
José explicó el sueño. (leerlo desde la Biblia)
José le dijo al Faraón: “Consigue a alguien para que te ayude a estar listo cuando vengan los tiempos malos”.
El Faraón escogió a José. “Eres un hombre muy sabio,” le dijo el rey a José. “Quiero que te encargues de todo lo mío”. El rey le dio ropa nueva, un anillo real y un hermoso carro con caballos. Él llegó a ser el segundo en autoridad, después del Faraón.

¿Quién escogió a José para ser el Primer Ministro? ¿Quién tuvo un sueño con vacas y espigas? ¿Dónde estaba José cuando el Faraón tuvo sus sueños? ¿Qué le dijo José al Faraón en relación con sus sueños?

Comentar que José era fiel a Dios y Él lo ayudaba en sus problemas. José honraba a Dios con su fuerte fe aunque estaba en la cárcel injustamente.
Cuando tenemos problemas acordate de estas palabras que están en la Biblia: “Invócame en el día de la angustia” (Salmo 50.15).

¿Qué significa ser fiel a Dios? ¿Qué hacia José que era fiel a Dios?

Libro de Actividades
  Imprimir 2: Completa las oraciones (Libro de Actividades)

 

Juego

Realizar el siguiente juego de cartas explicando que vamos a tratar de pensar entre todos como honramos y somos fieles a Dios. Este juego se puede hacer de diferentes maneras: se pueden poner todas las cartas juntas boca abajo en el centro de la mesa y por turnos ir sacando para leer y responder.
Formar dos equipos y correr hacia la meta, buscar una carta y responder:
  Imprimir 3: Juego con tarjetas (Libro de Actividades)

 

./ niñas/os lectores mayores

Leer el texto bíblico: Génesis 40 y 41.

Comentar el capítulo 40
Leer desde La Biblia los sueños del Faraón.

¿A quién mando a llamar el rey para que lo ayudara en la interpretación de los sueños? ¿Qué explicación le da José? ¿Qué plan le sugirió José al rey? ¿A quién puso a cargo el rey? ¿Cuál fue el resultado del plan de José? ¿Qué le sucedió a José en la prisión? ¿Cómo supo el Faraón que José podía interpretar sueños? ¿Qué le dio el Faraón a José después que le interpretó el sueño?

 

Destacar que una vez más Dios usó a una persona que tenía virtudes y defectos para llevar a cabo su propósito.

Decir: José dependió de Dios para llevar adelante su tarea. José tenía un don, una sabiduría especial que le permitió interpretar el significado de esos sueños. Cada uno de nosotros tiene un don, una capacidad especial para hacer algo.
Tenemos que decidir si esa capacidad la vamos a usar para servir a Dios o no. Nuestra vida depende de esto.

 

Cuando tenemos problemas acordate de estas palabras que están en la Biblia:
Invócame en el día de la angustia, Salmo 50:15
(se puede tomar de “Dios habla hoy”).

Para comentar: Dios siempre está conmigo y yo… ¿qué hago para él? ¿qué hago por mis compañeros y amigos?

 

Completa una agenda de la semana pensando cómo podés servir a Dios: ¿Qué podés hacer vos? ¿Qué pueden hacer como grupo?

Libro de Actividades
  Imprimir 4: Agenda (Libro de Actividades)

 

 

./ adolescentes

Comentar los capítulos 40 y 41 del libro de Génesis y hablar de los sueños.

Mostrar cómo José a pesar de estar en otro país, donde no adoraban al Dios verdadero, él no se apartó, ni se “hizo dioses ajenos” (Ver el comienzo de los 10 mandamientos, Éxodo 20).

 

¿Sabemos de chicos o chicas que están presos? Tal vez hicieron algo malo, o tal vez fueron acusados y apresados injustamente. En cualquier caso, deben estar muy mal. Jesús se comparó a sí mismo con alguien que está preso, y dijo que cuando visitamos a un preso, lo visitamos a él mismo (Mateo 25.31-40).
Fíjense cómo José, aún estando preso injustamente, fue solidario con sus compañeros de cárcel. Su compañero de cárcel que fue liberado tal como José se lo había anunciado, lo olvidó y no le agradeció su ayuda. ¡Pero José no quedó amargado ni enojado!

El faraón tiene un sueño y llama a José para que lo ayude a entender el significado de esos sueños. José predice siete años de abundancia seguidos de siete años de escasez. Recomienda guardar de la abundancia de los primeros años para que no le falte el alimento durante los años de escasez. Se le da la autoridad para llevar a cabo ese plan.

Para conversar:
Dios utilizó a José aún dentro de la cárcel (y no lo sacó enseguida, tuvo que esperar un tiempo).
¿Somos capaces de ser buenas personas y buenos cristianos cuando estamos enojados o encerrados injustamente?

Pensemos por un momento qué haríamos si estuviéramos encerrados en la cárcel.
Dios puede utilizar nuestra vida en cualquier situación por la que estamos pasando.

 

Compartimos la letra de la canción Sueña (Tema de la película “El Jorobado de Notre Dâme”)

Sueña
Sueña con un mañana, un mundo nuevo debe llegar.
¡Ten fe!, es muy posible si tú estás decidido
Sueña que no existen fronteras, ni amor sin barreras, no mires atrás.
Vive con la emoción de volver a sentir, a vivir la paz.

Siembra en tu camino un nuevo destino: el sol brillará Donde las almas se unan en luz la bondad y el amor renacerán.

El día que encontremos ese sueño cambiará.
No habrá nadie que destruya de tu alma la verdad.

Sueña que no existen fronteras, ni amor sin barreras, no mires atrás.
¡Ten fe! es muy posible si tú estás decidido.

Sueña con un mundo distinto donde todos los días el sol brillará,
Donde las almas se unan en luz, la bondad y el amor renacerán Sueña, sueña, sueña tú.

 

ORAR.- poniendo delante del Señor los sueños que tenemos pidiéndole que él nos muestre si son agradables a su perfecta voluntad.

Descargar

Compartir

X