06 – Pedro en la cárcel

18 Feb 2020
en , , ,
06 – Pedro en la cárcel

Guías Metodológicas


Libro de actividades 06


Hechos 12: 1-18


Los líderes judíos, junto con los gobernantes del imperio romano, no sólo persiguieron y mataron a Jesús sino también a sus seguidores y a los líderes de la iglesia. El libro de Los Hechos entre otras cosas, nos cuenta la experiencia de la persecución que vivieron los seguidores de Jesús. En el capítulo 4 leemos como Pedro y Juan fueron llevados a la cárcel e interrogados por los jefes del pueblo, y cómo les fue prohibido hablar y enseñar de Jesús.

Este es el contexto de persecución y conflicto con los líderes religiosos y políticos de la nación de Israel. Pedro se encontraba preso con las máximas medidas de seguridad y estaba a punto de ser ejecutado; los mismos guardias tenían la obligación de cuidarlo con tanto esmero, que si algo sucedía, ellos lo pagarían con su propia vida, y así sucedió.

 

Relato y reflexión

(Hechos 12: 6-11) Pedro duerme entre los soldados, sujeto con dos cadenas, bien custodiado. Y viene un ángel del Señor que le da una patadita en las costillas, lo hace levantarse prontamente, lo hace vestirse y ponerse las sandalias, lo hace ponerse su manto. Pero Pedro sigue sin darse cuenta de si todavía estaba dormido o no, pasa dos pesadas puertas hasta que el ángel del Señor lo deja de nuevo en la calle. Y recién Pedro vuelve en sí y entiende que el Señor lo ha liberado de Herodes y de la dirigencia del templo y las sinagogas.

El ángel del Señor, el espíritu de Jesús, de pronto nos sacude con alguna patadita, nos hace levantarnos, nos hace vestirnos de nuevo y nos saca a la libertad: nos deja de nuevo en la calle de nuestra gente, en medio del mundo donde él nos quiere. Ni encerrados ni dormidos aunque todavía en medio del los poderes de muerte, sean poderes económicos, opresivos, poderes culturales y mediáticos, poderes militares, judiciales, políticos … y Jesús resucitado nos despierta, nos libera, nos acompaña y nos vuelve a dejar en la calle.

(Hechos 12: 18-25) El apresador y asesino ahora está confundido, hace matar a todos los que puede y se encierra en Cesarea, como si eso lo resguardará de su confusión y de su bronca. Y cuando rodeado de aduladores se llega a creer un dios, expira comido de gusanos. «Pero la palabra del Señor crecía y se multiplicaba», y Bernabé y Saulo cumplen su servicio de ayuda y de acompañamiento fraternal con los hermanos judeocristianos de Jerusalén y Judea, y regresan a la creciente comunidad helenista de Antioquía, y se llevan de nuevo a Juan Marcos, dándole una nueva oportunidad al que antes les había fallado … La comunidad toda se fortalece, porque Dios ha castigado una vez más la soberbia, porque ellos mismos han vencido los prejuicios, porque se han sostenido en solidaridad con los hermanos de distintas comunidades, porque se han sostenido en la oración, porque refuerzan su unidad en vez de dividirse, porque el Señor resucitado sigue adelante con ellos y la palabra del Señor crece y se multiplica.

En nuestra historia reciente el Señor nos ha demostrado que no siempre prevalecen los poderes de la muerte, muchas veces hemos visto caer a los poderes de las «bestias» apocalípticas, muchas veces hemos sido realmente solidarios con los hermanos que están sufriendo, muchas veces hemos sido realmente ecuménicos y abiertos a los nuevos caminos del Señor, nos hemos sostenido mutuamente en oración, hemos reincorporado a los que alguna vez cayeron en el testimonio … Y aunque pasemos por noches donde los poderes de la muerte siguen manifestándose, y aunque de pronto nos vemos adormilados o confundidos, incluso aunque oramos muchas veces sin creer del todo, el ángel del Señor se vuelve a mostrar entre nosotros, incluso dándonos algunas pataditas, poniéndonos de nuevo de pie y dispuestos a salir a la libertad, nos pone de nuevo en movimiento, refuerza nuestra comunión, reagrupa nuestras fuerzas y … a su debido momento la «la palabra del Señor crecerá y se multiplicará».

(HGBH, Encuentro de pastores, marzo 2014).


¿Qué queremos lograr?


  • Aprender la importancia de reunirse como iglesia para orar unos por otros.
  • Dar ejemplos del poder de Dios y su cuidado en medio de nuestras. pruebas.
  • Valorar la resistencia de los primeros cristianos frente a los atropellos de los religiosos y poi íticos.
  • Agradecer a Dios porque su palabra crece aún en medio de las necesidades.

Versículo para memorizar


Y todo lo que ustedes, al orar, pidan con fe, lo recibirán. Hechos 21:22



Índice



./ niñas/os no lectores

Contar la historia bíblica y destacar que: Pedro era un amigo de Jesús. Pedro era muy conocido y había algunas personas enojadas por las cosas buenas que él hacía. El rey Herodes era una de esas personas y por eso lo mandó a poner preso. Todos en la iglesia se pusieron a orar para que Pedro pudiera salir de la cárcel. Le pedían a Dios por su amigo Pedro. Un ángel fue a ver a Pedro en la cárcel y lo liberó. Cuando Pedro llegó a donde estaban sus amigos, no lo podían creer y estaban muy contentos porque Dios había escuchado su oración.

Preguntar qué parte de la historia les gustó más.

Comentar que siempre el Señor escucha nuestras oraciones y que juntos podemos orar.

 

Proponer que digan sus motivos de oración. Recordar que cuando le hablamos al Señor en la oración podemos hacerlo con palabras o con pensamientos, con dibujos, con canciones o con gestos. Oramos para agradecer, para pedir por otros o por cada uno, para saludar al Señor con alegría (alabar) o para pedir perdón.

 

Actividad

Dividir un papel afiche en tantas partes como niños tenemos en el grupo.

Pedir que cada uno dibuje su motivo de oración y comentar que luego ese papel será llevado al templo para que toda la iglesia ore por ellos.

 

ORAR.- juntos por los motivos presentados.

  • Enseñar el versículo de memoria con gestos:

Y todo lo que ustedes, al orar, pidan con fe, lo recibirán. Hechos 21:22

Libro de Actividades
  Imprimir 1: Dibujo(Libro de Actividades)

 

./ niñas/os lectores menores

Contar la historia bíblica:

El rey Herodes acusó a Pedro por hablar de Jesús a la gente, y lo puso en la cárcel con la intención de matarlo después. Pero mientras Pedro estaba en la cárcel, todos los miembros de la iglesia oraban a Dios por él en todo momento.

Una noche, Pedro estaba durmiendo en medio de los soldados y atado con dos cadenas. Afuera, los demás soldados seguían vigilando la entrada en la cárcel. De repente, un ángel de Dios se presentó, y una luz brilló en la cárcel. El ángel tocó a Pedro para despertarlo y le dijo: «Levantate, apurate».

En ese momento las cadenas se cayeron de las manos de Pedro, y el ángel le ordenó:»ponete el cinturón y atate las sandalias». 

Pedro obedeció, Luego el ángel le dijo: itapate con tu manto y seguime».

Pedro siguió al ángel, sin saber si todo eso realmente estaba sucediendo, o si era sólo un sueño. Pasaron frente a los soldados y, cuando llegaron a la salida principal, la gran puerta de hierro se abrió sola.

Caminaron juntos por la calle y, de pronto, el ángel desapareció. Pedro entendió entonces lo que le había sucedido y dijo: «Sí, es verdad. Dios envió a un ángel para librarme de todo lo malo que el rey Herodes y los dirigentes judíos querían hacerme».

¿Cuál era el problema que Pedro enfrentaba? ¿Qué hizo la iglesia mientras Pedro estuvo en la cárcel? ¿Cuál era la situación de Pedro en la cárcel? ¿Cómo se resolvió la situación de Pedro? ¿Cómo terminó la historia?

Comentar que todos alguna vez tenemos problemas, algunos más complicados que otros, preguntar qué problemas tienen ellos. Si no se animan a contar podés compartir algún problema que tengas o de alguna persona de la comunidad.

Contarles que: algunos de los problemas son fáciles de solucionar y otros son más complicados. Pensar en posibles soluciones.

ORAR.- por los problemas que se presentaron y compartirlos en el culto como una oración o si no participan del culto hacerles llegar estos motivos para que toda la iglesia oren por ellos.

 

  • Enseñar el versículo jugando: Tener cada una de las palabras del versículo escritas en una tarjeta y puestas boca abajo sobre una mesa.
  • Uno de los niños lee el versículo dos veces, cuando termina de leer dos o tres voluntarios lo arman, dando vuelta las tarjetas, el juego se repite hasta que todos intervengan.

Y todo lo que ustedes, al orar, pidan con fe, lo recibirán. Hechos 21:22

 

Libro de Actividades
  Imprimir 2: Escape de Pedro de la cárcel (Libro de Actividades)

 

./ niñas/os lectores mayores

Comentar que todos alguna vez tenemos problemas, algunos más complicados que otros, preguntarles qué problemas tienen ellos. Si no se animan a contar podés compartir algún problema que tengas o de alguna otra persona de la comunidad.

Contar que vamos a leer un pasaje que nos habla de un problema que tuvieron los seguidores de Jesús.

Leer Hechos 12: 5-11.

 

Comentar que algunos de los problemas son fáciles de solucionar y otros son más complicados. Pensar en posibles soluciones.

¿Cuál era el problema que Pedro enfrentaba? ¿Qué hizo la iglesia mientras Pedro estuvo en la cárcel? ¿Cuál era la situación de Pedro en la cárcel? ¿Cómo se resolvió la situación de Pedro? ¿Cómo terminó la historia?

 

  • Comentar que todos los días 7 de cada mes es el Día Nacional de la Oración por la Educación Cristiana. Dirán motivos de oración que quieran compartir con los chicos de otras iglesias para ellos también oren.

 

  • Enseñar el versículo jugando: Tener cada una de las palabras del versículo escritas en una tarjeta y puestas boca abajo sobre una mesa.
  • Uno de los niños lee el versículo dos veces, cuando termina de leer dos o tres voluntarios lo arman, dando vuelta las tarjetas, el juego se repite hasta que todos intervengan.

Y todo lo que ustedes, al orar, pidan con fe, lo recibirán. Hechos 21:22

 

Libro de Actividades
  Imprimir 3: Cara transformadas (Libro de Actividades)

 

./ adolescentes

Leer el texto bíblico: Dividir al grupo en dos. Un grupo lee el texto de Hechos 12:1-11; el otro grupo lee Hechos 12:12 -19. Luego de la lectura un grupo le cuenta al otro lo leído.

¿Cuál era el problema que Pedro enfrentaba? ¿Qué hizo la iglesia mientras Pedro estuvo en la cárcel? ¿Cuál era la situación de Pedro en la cárcel? ¿Cómo se resolvió la situación de Pedro? ¿Cómo terminó la historia?

Conversar sobre las causas que motivaron la persecución de los primeros cristianos. Comentar que a pesar del tiempo transcurrido, también en nuestros días, hay persecuciones.

Los evangélicos hasta los años 1950 por lo menos fueron perseguidos por la iglesia católica en la mayoría de los países latinoamericanos y también en España. Eran tiempos de mucha intolerancia, felizmente superados. En los tiempos de las dictaduras latinoamericanas fueron perseguidos, encarcelados y hasta asesinados muchos cristianos – católicos o evangélicos- por su lucha por la libertad y defendiendo los derechos humanos.

  • Destacar la figura de Herodes y su actitud.
  • Reflexionar acerca de los amigos de Pedro, sus hermanos en la fe, que se reúnen para orar.
  • Comparar esta actitud con la de Pedro en la cárcel. Analizar la liberación de Pedro, como la respuesta de Dios a las oraciones de intercesión de sus amigos.
  • Acordar motivos de oración que serán compartidos en el culto.

ORAR JUNTOS.- como grupo por los motivos mencionado.

Descargar

Compartir

X