02 – Somos especiales

16 Feb 2020
en , , ,
02 – Somos especiales

Guías Metodológicas


Esta jornada no cuenta con Libro de Actividades


Génesis 1:26-30


// Sugerencia: Salmo 85 y 139:13-14, 23-24

Dios es nuestro creador y nosotros somos su obra preferida, nos conoce íntimamente y nos conoce a cada uno por nuestro nombre. Será muy importante tener presente esta temática durante todo el año. Para muchos chicos y adolescentes el único espacio en donde son reconocidos, queridos y tenidos en cuenta es la iglesia. El valor y la dignidad del ser humano es una de los primeros temas presentes en la Biblia. En la medida en que aprendan a apreciar su valor como seres humanos a los cuales el Señor ama profundamente es que podrán amar a otros.
Destacar que si Dios puso tanto cuidado, esmero y creatividad en hacer el mundo, cuánto más en el ser humano.
Dios creó gente diferente pero todos son especiales ante sus ojos.


¿Qué queremos lograr?


  • Descubrir y apreciar que todos y cada uno de nosotros somos una obra especial de Dios.


Índice



./ niñas/os no lectores

Dar a cada uno una naranja. Cada uno le dibujará una cara a la naranja.

Comentar que al igual que estas naranjas, todos nosotros somos diferentes de una manera u otra. Pero todos somos creados por Dios y el nos conoce desde arriba hasta abajo y de adentro hasta afuera. Dios sabe todo de nosotros y nunca nos confunde. Todos somos especiales para El.

Dios quiere que nosotros amemos a otros, sin importar cómo se vean o cómo actúan. La naranja es dulce sin importar quién la coma. Así nosotros debemos ser amables con otros. Ahora podemos comer nuestras naranjas.

Otra posibilidad es que puedan dibujarse en grande.

 

./ niñas/os lectores menores

¿Alguna vez les dijeron que se parecían a alguien? ¿Les gustaría parecerse a alguien?

Decir en qué se parecen a la persona más querida que conocen.

Comentar que para Dios las personas son lo más importante y lo más especial: nosotros tenemos la capacidad de pensar, sentir y actuar como Dios nos enseña.

Repartir arcilla o barro para que cada uno pueda hacerse a sí mismo

Explicar que el Señor nos hizo de barro, que se moldea, que puede cambiar, porque durante toda la vida crecemos, cambiamos, mejoramos.
Pedir a cada uno que diga qué cosas buenas tienen y luego qué cosas no son buenas y deben cambiar.

ORAR.- dando gracias por todo lo bueno que tenemos y orar para que el Señor nos ayude a cambiar lo malo.

Destacar que Dios siempre nos ama.

 

Repartir un círculo de cartulina a cada uno de 10 cm de diámetro.t

De un lado escribir YO SOY y del otro ESPECIAL.
Alrededor de estas palabras en el borde el del círculo escribir palabras que expresen lo que cada uno de ellos tiene de bueno: por ej: cariñoso, amable, generoso, etc.
Luego hacer un orificio en la parte superior y colocarle un hilo para colgarlo y hacerlo girar.

 

./ niñas/os lectores mayores

Comenzar con un juego muy sencillo:
Marcar un gran círculo en el piso o con una soga, y luego todos deben colocarse fuera de él.
Decir que este círculo es para personas muy especiales y entrarán al círculo quienes así lo sean y para eso tendrán que responder algunas preguntas. Quienes lo hagan afirmativamente pueden permanecer dentro del círculo.

¿Dios te ama? ¿Hay algo especial y único en vos? ¿Qué cosas? ¿Te gusta reírte y divertirte? ¿A veces cometes errores? ¿Qué cosas sabes hacer?

Destacar que todos están dentro del círculo y que por lo tanto todos son especiales.

Leer en el texto de Génesis sobre los propósitos buenos de Dios al crear al hombre y la mujer y destacar que somos parecidos al mismo Dios.

 

Podemos hacer la lista de las bendiciones que reciben de Dios.

Por ejemplo:

  • Son hechos según el parecido de Dios
  • Van a tener poder sobre los peces, las aves, etc,
  • Les da la bendición de tener hijos e hijas
  • Van a llenar el mundo
  • Van a gobernar el mundo

 

De modo que somos hechos a imagen y semejanza de Dios. Somos pequeños dioses, aunque siempre bajo el dominio de Dios. Tenemos libertad, mientras no pretendamos hacernos tiranos o dictadores sobre nuestros hermanos: eso no es propio de la “imagen y semejanza de Dios”. Tenemos libertad para hacer cosas nuevas, para inventar cosas maravillosas y buenas, tenemos libertad para cuidarnos mutuamente…

 

Repartir arcilla o barro para que cada uno pueda representarse a sí mismo.

Pueden hacerlo en grupos, armando escenarios de la vida buena que Dios quiso hacer, según el “Himno de la Creación”: pongan a las criaturas bajo el dominio de Dios, pero cuidadas y protegidas por el ser humano, sin romper la maravilla de la naturaleza, pongamos en este escenario a seres humanos “muy especiales”, como seguidores de la “imagen y semejanza” de Dios.

Comentar que es lindo pensar que el Señor nos hizo de barro. El barro es flexible, se moldea y se puede cambiar. Durante toda la vida crecemos, cambiamos, mejoramos.

Llevar láminas o libros sobre el cuerpo humano y destacar aquello que el Señor hizo por nosotros.

Comentar que Dios hizo nuestro cuerpo. Él quiere que conozcas el cuerpo y sepas para que Dios te dio cada parte de tu cuerpo.
Nuestro cuerpo es una gran máquina pero no todo lo que hacemos con él esta bien. Por ejemplo: hay gente que fuma pero eso les hace mal. Hay gente que se droga, pero eso les hace mal, hay gente que se emborracha, pero les hace mal.

Muchas veces hacemos cosas con nuestro cuerpo que nos hacen daño y el Señor nos hizo con todo su amor y de una manera muy especial. Él nos ama y tenemos que cuidar nuestro cuerpo para que siga funcionando sin problemas. De la misma manera que nosotros cuidamos nuestro cuerpo también cuidamos que otros no hagan con nuestro cuerpo aquello que no queremos que hagan.*

*Si alguien te molesta, te toca en alguna parte de tu cuerpo que es íntimo y que vos no querés que te toquen, tenés que ser muy firme y decir NO, además de pedirle ayuda a una persona mayor con la cual tengas confianza. Nadie tiene que hacer con tu cuerpo lo que vos no querés que te hagan

 

./ adolescentes

Leer Génesis 1.26-30 y el Salmo 8.

Damos gracias a Dios que nos consideró de tal manera que nos hizo “a su imagen y semejanza, que nos rodeó de honor y dignidad”. Es decir, Dios nos pensó como parecidos a él, como que llevamos la marca del mismo Dios, que podemos vivir con la dignidad de un pequeño señor, llevando por todas partes el honor que corresponden al mismo Dios.

Nos ayuda el diccionario:
Honor: Gloria o buena reputación que sigue a la virtud, al mérito o a las acciones heroicas… Cualidad moral que nos lleva al cumplimiento de nuestros deberes respecto del prójimo y de nosotros mismos… Aplauso o agasajo que se tributa a una persona…
Gloria: Reputación, fama y honor que resulta de las buenas acciones y grandes cualidades… Lo que ennoblece o ilustra en gran manera una cosa.
Diccionario de la Real Academia Española

Por eso nos preguntamos: ¿Podemos pensar que así como Dios nos creó “a su imagen y semejanza”, vivimos realmente con esa dignidad, llevando y cuidando el honor de ser todos criaturas de Dios?

No nos consideran imagen y semejanza de Dios, no reconocen nuestra dignidad:

  • Cuando nos atropellan en nuestros derechos, cuando nos discriminan por no llevar una zapatilla de tal marca, o cuando nos rechazan por vivir en tal barrio…
  • Cuando algunas personas no aceptan nuestras opiniones, aunque las digamos respetuosamente…
  • Cuando algunos quieren aprovecharse de nuestra debilidad y nos golpean o nos agreden violentamente…
  • Agregar otras situaciones que presenten los chicos.

¿Qué cosas nos pueden hacer perder la dignidad?

  • Cuando alguno de nosotros pierde el control, emborrachándose o drogándose… ¿puede tomar buenas decisiones?
  • Los que venden alcohol o droga, los que comercian con el paco…
  • Los que necesitan trabajar y no consiguen trabajo para vivir dignamente…
  • Las personas que usan su cuerpo para prostituirse, y especialmente las personas que esclavizan a chicos y chicas para el comercio de la prostitución…
  • Agregar otras situaciones que presenten los chicos.

Podemos nombrar las acciones o actitudes que nos llevan a una vida diferente donde sentimos que somos especiales para Dios y para todos los que nos rodean.

¿Nos sentimos personas especiales? En una puntuación del 1 al 10 qué puntaje nos ponemos? Guardemos para nosotros mismos ese “puntaje”…

Y hacemos lo mismo con algunos de nuestros compañeros del grupo, les ponemos puntaje de “especiales”.

Busquemos destacar lo bueno, lo especial que tienen nuestros compañeros y compañeras, y después se lo regalamos en una tarjetita: “Vos sos especial por…”

Finalmente leemos el Salmo 139. 13-14, 23-24.

Dios nos creó a su imagen y semejanza, nos rodeó de honor y dignidad.

Descargar

Compartir

X