Los medios de gracia: Estudio de las Escrituras

29 Oct 2020
en CMEW
Los medios de gracia: Estudio de las Escrituras

“Ciertamente, es muy probable que en algunos de aquellos que recibieron la palabra con toda solicitud, la fe haya venido por el oír, como dice el Apóstol, y sólo haya sido confirmada por la lectura de la Sagrada Escritura. Pero ya se ha indicado que el término general «escudriñar la Escritura» significa: escucharla, leerla, y meditar en ella. De las palabras de Pablo a Timoteo, aprendemos que éste es un medio por el cual Dios no sólo da, sino que también confirma y desarrolla la verdadera sabiduría”. JW


La aproximación que Wesley hace de la Biblia no es novedosa, toma distintas fuentes y no agrega mucho sobre lo dicho anteriormente por otros. Sí, podemos ver el tratamiento que él, desde su tiempo hizo sobre los textos bíblicos y su apropiación hermenéutica.

Wesley vivió en un tiempo de transición. No es representante de la era medieval, pero tampoco era un iluminista, al menos explícitamente, aunque muchas de sus ideas pertenecen a esa naciente visión del mundo.

  1. Su dependencia de la antigüedad está dado en que su concepto central es la escritura como revelación de Dios. Su interpretación es textual, pero acepta que existen contradicciones, las cuales acomoda para su argumentación.
  2. De la reforma hereda la idea de revelación auricular de Dios. Ejemplo de Hechos 15, sobre la discusión en Jerusalén se pregunta, ¿por qué discutían si el Espíritu Santo inspiraba a los cristianos? Pero se responde rápidamente: “la revelación está presente en la discusión entre hermanos”, con lo cual se reafirma también el uso de la razón para captar la voluntad divina.
  3. Wesley vivió la era del deísmo y la religión natural. Wesley se opone al deísmo, sin embargo, su idea de que la Biblia forma al mundo, que el mundo es conocido por nosotros a través de la Biblia, revela ciertos aspectos presentes de una filosofía idealista. La era de los descubrimientos científicos. Descartes, Newton abren el mundo a grandes interrogantes. Si bien Wesley no especula doctrinalmente sobre esto, su práctica revela no solo su interés sino su abierta disposición a conocer y utilizar la tecnología de su tiempo. Por eso la investigación sobre las escrituras, basado en Juan 5, 39 ha sido uno de los grandes lemas de Wesley, hasta ubicar su práctica como un medio de gracia.

Es interesante que, si bien su concepto de palabra de Dios es textual, la práctica de ambos hermanos Wesley, su interés en la aplicación práctica y poética de lo leído, permite un acercamiento hermenéutico de los textos.

Tal es el caso de la interpretación de la parábola del Buen Samaritano que realiza Carlos Wesley en una poesía, en la que la parábola está relatada desde la persona del sufriente herido en el camino, que termina siendo Cristo mismo.

Otro ejemplo, lo podemos encontrar en su interés en no hacer chocar la Biblia contra los nuevos descubrimientos científicos y astronómicos. En sus comentarios bíblicos explica que cuando en la Biblia dice “el sol se levanta” (para no incurrir en una visión heliocéntrica ya vencida por Copérnico) aclara: en realidad quiere decir “cuando el sol aparece en el horizonte”. Para Wesley , si bien el conocimiento no es necesario para la salvación, sí lo es para una correcta interpretación de las escrituras.

Wesley a través de sus obras va delineando una especia de reglas de interpretación. La siguiente lista no fue presentada por Wesley como tal, sino son principios que Wesley va formulando en distintas ocasiones y en medio de variadas discusiones. Por eso vale aclarar dos temas, a) no todas estas “reglas hermenéuticas” son presentadas en estas palabras como reglas b) la formulación de estas reglas es un tanto arbitraria, el autor las agrupó de esta manera por motivos de comprensión y claridad.

Estas reglas son:

  1. Hablar oráculos de Dios. Para Wesley cuanto menos se “interprete” la palabra de Dios y más ajustada a las palabras originales mejor. Sin embargo, no puede decirse que Wesley es hiper literalista o que toda interpretación es innecesaria. De hecho, si la interpretación no fuese necesaria tampoco serían necesarias las reglas, ni las “notas aclaratorias del NT” que nos ayuden a entender. Wesley admite que en ocasiones es “absolutamente necesario” agregar palabras aclaratorias para comprender el sentido de las Escrituras, con tal de que no cambie ese sentido. “La lengua de Dios no cambia, pero el lenguaje de los hombres sí”.
  2. Uso del sentido literal, al menos que contradiga otros pasajes o implique un absurdo.
  3. Interpretar el texto en relación a su contexto literario
  4. La Escritura Interpreta a la Escritura Acá Wesley sigue una de los principios básicos de la hermenéutica protestante. La búsqueda de pasajes paralelos ayuda a interpretar algunos pasajes no muy claros.
  5. Los mandamientos son promesas encubiertas Esta regla es una manera de poner juntos dos conceptos centrales en el pensamiento de Wesley: Ley y Evangelio.
    Un pasaje del V sermón “Sobre el sermón del Monte” dice:
    “Las mismas palabras consideradas en distintos momentos, pueden ser parte de la ley o del evangelio. Si ellas son consideradas como mandamientos, son parte de la ley: si son presentadas como promesas: es evangelio. Por eso “Amarás al Señor con todo tu corazón” cuando es considerado como mandamiento, es una rama de la ley: si se lo considera una promesa, es una parte esencial del evangelio. El evangelio no es otra cosa que mandamientos de la ley propuestos como promesas. De la misma manera debemos entender “pobreza de espíritu”, “pureza de corazón”, y cualquier otro término que se encuentren en la santa ley de Dios, no son otra cosa -cuando son vistas a la luz del evangelio- que grandes y preciosas promesas”
  6. Interpretar correctamente los mecanismos literarios
  7. Buscar el texto más original (antiguo) y la mejor traducción Wesley comprende las dificultades que existen en la transmisión de los textos y intenta buscar los originales griegos y hebreos. Luego se debe optar por la mejor traducción al idioma moderno.

CMEW
Tiempo de pandemia, pero de resurrección


Compartir

X