Fiesta en Miraflores – Chaco

29 Abr 2015
en En contexto, Servicio social
chaco - miraflores

Buenas Noticias

Todo comenzó en septiembre 2013 cuando las Comunidades Indígenas Qom y Wichis en Miraflores, localidad al norte del Chaco, se reunieron para dialogar sobre qué hacer para llegar a tener los títulos comunitarios de su territorio habitado por ellos desde siglos atrás. Estaban acompañados por Carlos Benedetto y Jorge Collet quienes han puesto sus vidas para defender los derechos indígenas en el Gran Chaco.

En aquella ocasión, entre otras cosas decidieron invitarme a que les acompañe en la celebración de una Asamblea para decidir el camino a seguir. Pocas semanas después estábamos reunidos unas cincuenta personas, entre ellas los caciques, debajo de altos árboles que nos regalaban su sombra en un día de mucho calor. Para reforzar mi presencia había asumido la representación de la Iglesia Metodista, la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos y la Comisión por la Memoria de la Provincia de Buenos Aires.

Escuchamos las pausadas palabras de los caciques explicando las implicancias de no tener la titularidad de sus tierras, el peligro de desalojos y otros problemas. En el devenir de la conversación se informó que la Junta Unida de Misiones (JUM) había hecho la mensura de los grandes lotes en un trabajo que llevo muchos años y que las Comunidades no tenían la personería jurídica lo cual significaba que legalmente no existían.

Finalmente prometimos llevar todo el problema al Gobernador Jorge N. Capitanich con quien nos reuníamos al día siguiente. La reunión fue muy buena y salimos de su despacho con la fecha de entrega de los títulos para diciembre 2013.

Los diarios de la zona reflejaron la noticia pero… llegó diciembre y la fecha se postergo para mayo o junio 2014 cuando nuevamente todo fue postergado, mientras tanto el Gobernador había pedido licencia para ser Jefe de Gabinete del Gobierno Nacional de la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner y residir en Buenos Aires.

Estas prosternaciones habían hecho caer nuestras esperanzas.

Casi un año después recibo la buena y excelente noticia en un correo lleno de alegría de Jorge Collet que había recibido un llamado del Gobernador, nuevamente en sus funciones en Chaco, diciéndole que había determinado que el sábado 25 de abril en horas de la tarde se entregarán los títulos comunitarios, no solo para la localidad de Miraflores sino también en Compi, La China, La Carpa y Chasat.

Puedo imaginar la felicidad de todas las Comunidades Indígenas, hablamos de unas 250 familias, 1500 personas y un total de 8500 hectáreas.

Para ellos el territorio es más que una porción de tierra, sino su existencia, la vida.

 

La fiesta en Miraflores – Chaco

Rostros curtidos por el fuerte sol, el viento y el polvo chaqueño. Rostros que denuncian su pertenencia indígena Qom o Wichi con sus idiomas propios. Comunidad reunida en el gran patio de tierra de la Iglesia Evangélica el sábado 25 de abril, patio bien barrido y regado con luces adicionales, el equipo de sonido con canciones religiosas y con sillas suficientes, especialmente para las personas más ancianas. Los arboles del monte miran con atención como queriendo participar en la gran fiesta. El hermoso día de otoño es un regalo de Dios.

Se esperan visitas de otras localidades además de funcionarios de gobierno presididos por el Gobernador Jorge Nilton Capitanich que hará entrega de las prolijas carpetas verdes con el sello de la Provincia que contienen los títulos que benefician a las 250 familias indígenas. Documentos anhelados desde hace más de cuatro décadas y que son títulos comunitarios no de propiedad privada, lo que significa que son todos propietarios y no algunos.

Para esas Comunidades el territorio es más que un pedazo de tierra, es donde han vivido y ahora descansan sus antepasados, donde se nutren de alimentos, donde la lluvia riega los surcos y alimenta los ríos que les darán pesca suficiente, territorio que también tiene significado futuro porque allí vivirán las generaciones venideras, el territorio para ellos es la vida con la flora y la fauna que aman y respetan.

Llega el Gobernador y su comitiva, todo el protocolo pensado queda en nada porque Capitanich se mezcla entre la gente para saludar, él mismo indicará luego quién dirigirá la palabra, primero el pastor indígena local Albino Yorki, el representante de la JUM pastor Luis Macchi, lo hago luego en nombre de la Iglesia Metodista y otros organismos de Derechos Humanos, Lic. Andrea Charole indígena Qom, que preside el Instituto del Aborigen Chaqueño, luego Jorge Collet, Carlos Benedetto y otros referentes que participaron en la tramitación de los títulos.

Toda persona no indígena, sea terrateniente, empresario, funcionario del estado o comerciante, desde ahora serán responsables de respetar los derechos territoriales indígenas, nadie puede invadir ese territorio, construir o sembrar, como ya se ha hecho en tantos otros lugares del país donde la frontera sojera o minera avanza vulnerando todo derecho.
Llega el momento culminante cuando son nombrados quienes recibirán los documentos, algunos indígenas ancianos que caminan con mucha dificultad reciben la carpeta y la atesoran como algo por lo cual han soñado por décadas, vi lágrimas en muchos rostros como señal del latir de esos corazones.

Un anciano de rostro marrón y ojos azules me decía “Ahora puedo dormir en paz, muchas noches he pasado pensando en el peligro de que un terrateniente o alguna empresa me desalojara, ¿qué haría yo y mi familia entonces? Ahora puedo dormir en paz”.

Un aplauso general cierra el acto que me gusta nombrar como La Fiesta de la Justicia. Son las 22 hs. de un día histórico.
Nuestra gratitud especial a la Junta Unida de Misiones (JUM), presidida actualmente por Nélida Wyatt Favaro, que me permitió acompañar desde el año 2013 en los tramos finales de esta larga historia a favor de la Ley y el Derecho.

Nos esperan otros desafíos…

Aldo M. Etchegoyen
Obispo (E ) Iglesia Evangélica Metodista.
Presidente Honorario de APDH.
Co-Presidente de la Comisión Provincial por la Memoria.

Compartir

X