Wesley sobre la Cuaresma

09 Abr 2019
en CMEW
Wesley sobre la Cuaresma

Esta es la época en la que cristianos en todo el mundo han comenzado una temporada marcada por un tiempo más intenso de ayuno, oración, búsqueda de las Escrituras, participación en el culto público y reflexión personal y grupal, confesión de pecado y penitencia. Los metodistas están entre estos millones.

Pero no siempre fue así para los metodistas, al menos no en América.

John Wesley, quien le dio a los metodistas en América su primer libro de oración y ritual, decidió dejar la Cuaresma fuera del libro.

No alteró las lecturas de la temporada del Libro de Oración Común. Ni siquiera alteró las oraciones (colectas) destinadas a cada domingo. Pero sí cambió lo que se llamaban los domingos. El Primer domingo de Cuaresma se llamó “El undécimo domingo después de Navidad”. “Los domingos después de Navidad” continuó hasta que sus compañeros anglicanos en ese momento y la mayoría de nosotros ahora llamáramos al quinto domingo de Cuaresma, seguido del “domingo siguiente a Pascua”. ”Viernes Santo, y luego día de Pascua. El Miércoles de Ceniza y el Jueves Santo también fueron eliminados.

Una pregunta obvia es: “¿Por qué?”

John Wesley nunca dio una explicación completa de todos sus cambios editoriales del Libro de Oración Común. Pero en su introducción al Servicio Dominical de los Metodistas en América del Norte, dio una explicación general que puede aplicarse. “La mayoría de los días santos (los así llamados) se omiten, ya que en la actualidad no tienen un fin valioso”.

Wesley no explica por qué no tienen un fin valioso…. Así que déjame intentarlo

Hay que tener en cuenta las prácticas básicas de los primeros metodistas.

La tercera Regla general llamó a todos los metodistas a practicar y recomendar a otros a practicar la “abstinencia o el ayuno” de manera regular y continua.

Los metodistas que formaban parte de las “bandas” se reunían para confesar sus pecados a cada uno y orar uno por el otro cada semana, semana tras semana.

Las fiestas de amor, llenas de testimonios del amor de Dios derramados en el corazón de las personas y cambiando sus vidas, fueron un elemento básico de las reuniones de la Sociedad durante todo el año.

La formación para vivir el voto de bautismo ocurría cada semana en las “bandas de prueba” y en las reuniones de clase en las que se esperaba que participaran todos los metodistas (o metodistas aspirantes). Y las noches especiales de observación y las ceremonias de renovación del pacto durante todo el año reunieron a cientos de metodistas en un momento de intensa oración, autoexamen y re dedicación a vivir el pacto bautismal.

En resumen, casi todo lo que se pensaba que hacía o promovía la Cuaresma, el Miércoles de Ceniza y el Jueves Santo era, de hecho una práctica mucho más regular y frecuente por parte de los Metodistas, no como un “tiempo especial” entre corchetes.

Segunda entrega

Entonces, ¿por qué sería hoy necesaria la Cuaresma, el Miércoles de Ceniza o el Jueves Santo, cuando lo que se suponía que promovían estos tiempos especiales se estaba logrando mejor y con más frecuencia por otros medios ya en uso por parte de los Metodistas en ese momento?

Y si Wesley pensó que “en este momento” no responden a “un fin valioso”, ¿por qué volveríamos a ellos ahora?

Quizás la frase clave sea “en el presente”.

Y tal vez primero deberíamos aplicar esa frase clave a los primeros metodistas. La mayoría de ellos habían sido anglicanos, después de todo. Así que, de hecho, hasta 1784, la mayoría de los metodistas nunca tuvieron que depender únicamente de sus propios sistemas para lograr lo que la Cuaresma, el Miércoles de Ceniza y el Jueves Santo estaban diseñados para hacer. Su propia tercera Regla general también les exigía que asistieran al culto público, y para la mayoría de ellos eso era en las parroquias anglicanas, donde también se celebraban Cuaresma, Miércoles de Ceniza y Jueves Santo, año tras año.

Así que quizás John Wesley sobreestimó el valor y el poder de permanencia de las prácticas metodistas, aparte del refuerzo mutuo que pudieron haber recibido, porque la mayoría de los primeros metodistas también mantenían la Cuaresma, el Miércoles de Ceniza y el Jueves Santo con sus compañeros anglicanos. Tal vez el bebé metodista todavía necesitaba un poco más de esa agua de baño ritual anglicano para mantenerse en el camino hacia la santidad completa.

En la actualidad, no hay sociedades metodistas en los Estados Unidos. Las reuniones de clase casi no existen, o se confunden con las bandas, por lo que la idea misma de las reuniones de clase cuando se presentan de esta manera tiende a asustar a la gente. Las Fiestas de amor ahora son típicamente un ejercicio anticuario, o un extraño reemplazo de la Sagrada Comunión, no es algo que la sociedad metodista local (que ya no existe) deba hacer de vez en cuando para expresar los testimonios del amor transformador. Y un servicio de Renovación del Pacto apenas tiene la oportunidad de lograr mucho más que estimular el fervor religioso por una noche sin una comunidad como una reunión de clase o la sociedad que ayuda activamente a las personas a tomar ese fervor y canalizarlo hacia un cambio continuo.

En este momento, vivimos en un contexto metodista, generalmente sin prácticas complementarias que lograban todo para lo cual se había creado la Cuaresma, el Miércoles de Ceniza y el Jueves Santo. Así que en este momento, tal vez nosotros, los Metodistas, nos encontremos necesitando realmente la Cuaresma, el Miércoles de Ceniza y el Jueves Santo, para que los fines valiosos para los que fueron creados tengan alguna oportunidad de echar raíces en nuestras vidas. (Taylor Burton-Edwards de Disciples Ministries de la UMC).

Daniel Bruno

Compartir

X