Seguimos cuidándonos: enero

05 Ene 2021
en Episcopado
Seguimos cuidándonos: enero


“Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo”
Mateo 22:37-39


Que la gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios, y la solidaridad del Espíritu Santo sean con vosotros.

Amada hermandad, a casi un año del inicio de la Pandemia, hemos tenido la necesidad de repensar nuestros paradigmas y modos de vivir y construir con el otro y la otra, ya que la pandemia nos ha impactado grandemente y no volveremos a ser las mismas comunidades de fe.

Hemos celebrado la Vida durante todo el año a través de liturgias virtuales, fortaleciendo nuestra comunión y conexionalidad de un modo seguro. Hemos oído a Dios en oración, cuidando de nuestras vidas y también las de nuestra hermandad. También hemos expresado nuestra solidaridad con muchísimas familias y para ello unimos fuerzas y recursos con el firme propósito de servir y acompañar con la distribución de alimentos y elementos de limpieza necesarios para hermanas y hermanos, quienes padecían implacablemente la ausencia de recursos para satisfacer sus necesidades básicas.

A la fecha estamos en una fase en la que varios Distritos, fueron reorganizando sus cultos presenciales, bajo el estricto cumplimiento de los Protocolos para tal fin. Damos gracias a Dios por estas experiencias porque fortalecen y alegran la vida de las comunidades.

También contamos con otras Congregaciones y Distritos que han preferido esperar para la reapertura de sus actividades, entendiendo que las condiciones no resultan del todo seguras por cual prefieren esperar.

Este inicio del 2021 se nos presenta como un gran desafío, que nos convoca a perseverar en la oración, la comunión y la importancia de cuidarse y cuidarnos como lógica de amorosidad, bajo una ética del cuidado: colectiva, solidaria, institucional y ciudadana.

Deseo puntuar que, en este tiempo aún de crisis en la totalidad del mundo habitado, la solidaridad hacia el prójimo y la actitud compasiva es una cuestión de fidelidad, amor cristiano y celebración de la vida plena que hay en Jesús. En tal sentido es que les sigo animando a realizar todo lo que está a nuestro alcance a fin de garantizar y prevenir que el COVID-19 se siga diseminando. Detener una pandemia exige que utilicemos todas las herramientas que están a nuestra disposición. Si bien puede existir una gran preocupación por el tema de las vacunas, oramos a fin de que los procesos y procedimientos de rutina garanticen la absoluta seguridad de las mismas, ya que efectivamente son una herramienta importante para frenar la Pandemia.

Amada hermandad que cada día nos afirmemos en el sentir de J. Moltmann, quien sostiene que “la iglesia de Jesucristo es la iglesia una, santa, católica y apostólica. Sus signos distintivos en el mundo son: la unidad en la libertad, la santidad en la pobreza, la catolicidad a través de una toma de posición en favor de los débiles y el apostolado a través del sufrimiento.”


Abrazo fraterno/sororal en el amor de Jesús.

Pastor Américo Jara Reyes
Obispo

Compartir

X