Recursos litúrgicos y pastorales – octubre y noviembre 2019 (Pentecostés)

25 Sep 2019
en , , ,
Recursos litúrgicos y pastorales – octubre y noviembre 2019 (Pentecostés)

Tiempo de Pentecostés

Octubre y noviembre 2019 – Pentecostés (Ciclo C)


Terminamos con el ciclo C y con el Tiempo de Pentecostés

En la eclesiología contemporánea, cada vez más la Iglesia recibe la connotación de sacramento, señal e instrumento. Pablo veía su propia misión como un “servicio sacerdotal (o ministerio=leitourgein) a favor del evangelio” (Ro 15.16) y, por ende, desafiaba a la comunidad a ofrecerse como “sacrificio vivo, santo y agradable a Dios” (Ro 12.1). Los libros del Nuevo Testamento se refieren a muchos dones que fueron otorgados a individuos para beneficio de todos: enseñanza, sanidad, apostolado, etc. Sin embargo, el don del sacerdocio nunca se menciona; en su lugar (cf 1 Ped 2.9), Dios confió este don a la comunidad como tal. Otras imágenes neotestamentarias de la Iglesia que representan esta misma idea son las de sal, luz, levadura, siervo y profeta. En los siglos subsecuentes, sin embargo, estas nociones desaparecieron casi sin dejar rastro. Únicamente en nuestra propia época han surgido de nuevo y dado luz a la idea de la Iglesia como sacramento, señal e instrumento.

David J. Bosch. Misión en transformación, Libros Desafío, Grand Rapids, USA, 1991, p. 457-458.


En el culto cristiano se actualiza la historia de la salvación

Hemos visto, brevemente, que el culto es una recapitulación de la historia de la salvación en el sentido cronológico: en él se encuentran y se conjugan el pasado, el presente y el futuro mesiánicos. Pero el culto recapitula también la historia de la salvación en el sentido teológico. ¿Qué significa esto? Para responder, es necesario recordar los elementos que componen la historia de la salvación. Se la puede dividir en tres puntos: una revelación de la voluntad salvífica de Dios, una reconciliación que hace posible esa voluntad y una protección que defiende la eficacia de la misma.

Por lo tanto, la historia de la salvación tiene un aspecto profético, otro sacerdotal y otro real. Cuando se examina la historia de la salvación con un sentido teológico, hay que reconocer también que el punto capital, culminante, que la justifica, explica y resume por completo, es la obra de Cristo. Él es el profeta por excelencia, porque a la vez es el señor y el siervo, que manda revelación total de Dios. Él es el sacrificador por excelencia, porque a la vez es sumo sacerdote y cordero. Él es el rey por excelencia, porque a la vez es el Señor y el siervo, el que manda y el que realiza lo mandado.

El culto será la recapitulación de la historia de la salvación si es profético, sacerdotal y real. El culto, en el que se proclama la palabra de Dios, recapitula y resume todo lo que Dios nos ha querido enseñar por el mundo. El culto, en el que se celebra la santa cena, recapitula y resume todo lo que Dios ha hecho para reconciliar el mundo consigo. El culto, en el que el pueblo de Dios se presenta libre y gozoso delante de su Señor, recapitula y resume todo lo que Dios ha hecho con quienes aceptan reconciliarse con él: hombres y mujeres libres del temor de la muerte, desembarazados de la esclavitud y capaces, por tanto, de alegrarse como Moisés y María, en la orilla del Mar Rojo, por la derrota del maligno y la victoria del Señor (Ex 15).
Está claro para el testimonio del Nuevo Testamento que la muerte de Cristo ha cumplido todo, y su ascensión ha coronado para siempre esta realización total. Sin embargo, la historia de la salvación continúa, como lo prueba el hecho de haber prometido Jesús su regreso. Y el suceso central de la salvación –la cruz y la resurrección de Cristo– que había absorbido y centralizado el conjunto de la historia de la salvación, desde la expulsión del paraíso hasta la mañana del viernes santo, debe llegar hasta el final de su eficacia cuando Dios decida venir en su reino.

Por tanto, la historia de la salvación continúa de manera eficaz bajo la forma de anámnesis –memoria y recapitulación– de su suceso central. Así se extiende por todo el mundo gracias al poder y a la obra del Espíritu Santo, convirtiéndose en la realidad ontológica de quienes se alegran y viven por eso mismo. Y porque el culto de la Iglesia –su culto bautismal y su culto eucarístico, los cuales conocen también la eficacia de la palabra predicada– es el lugar privilegiado de esta aplicación, de esta reactualización, se puede decir que el culto cristiano es uno de los agentes más importantes de la historia de la salvación.

Esta es una de las razones que explican su necesidad; es un instrumento que el Espíritu Santo emplea para hacer su obra, para dar eficacia en la actualidad a la obra de Cristo, y también para referir los hombres y sucesos de hoy, de forma salvífica, a esta obra pasada, para que puedan beneficiarse de ella.

Jean Jacques von Allmen, pastor y teólogo reformado, en El culto cristiano, su esencia y su celebración. Ediciones Sígueme, Salamanca, 1968, pp. 36-40. Resumen de GB.


En el archivo encontrará

  • Orientaciones para la predicación
  • Orientaciones para la acción pastoral
  • Orientaciones para la liturgia del culto comunitario

Domingos

  • 6 de Octubre 2019 – Decimoséptimo domingo de Pentecostés (Verde)
  • 13 de Octubre 2019 – Decimoctavo domingo de Pentecostés (Verde)
  • 20 de Octubre 2019 – Decimonoveno domingo de Pentecostés (Verde)
  • 27 de Octubre 2019 – Vigésimo domingo de Pentecostés (Verde)
  • 31 de Octubre 2019 – Con textos para conmemorar el Día de la Reforma (Rojo)
  • 3 de Noviembre 2019 – Vigésimo primer domingo de Pentecostés (Verde)
  • 10 de Noviembre 2019 – Vigésimo segundo domingo de Pentecostés (Verde)
  • 17 de Noviembre 2019 – Vigésimo tercer domingo de Pentecostés (Verde)
  • 24 de Noviembre 2019 – Vigésimo cuarto domingo de Pentecostés (Blanco) – Reinado de Cristo (Fin del año litúrgico Ciclo C)


Esta ha sido una nueva entrega de recursos litúrgicos y pastorales para continuar el tiempo de Pentecostés – Octubre y Noviembre 2019 (Ciclo C)

  • para hermanos y hermanas encargados del ministerio de la Palabra,
  • realizando trabajos pastorales en amplio sentido y con distintos grupos
  • y a encargados y encargadas de la liturgia del culto comunitario.

Con el “Leccionario Común Revisado”, haciendo algunos cambios siguiendo otras ediciones del mismo, y modificando algunas de las selecciones de los textos.

Las canciones están tomadas casi todas del cancionero Canto y Fe de América Latina (CyF), Iglesia Evangélica del Río de la Plata, Bs As, 2ª edición, 2007. Algunas otras del Cancionero Abierto, ISEDET, 4ª edición, 1993.

Este material circula gratuitamente y solo en ámbitos pastorales, dando crédito a todos los autores hasta donde los conocemos y agradeciendo su disponibilidad.

Agradecemos asimismo sus comentarios. Incluimos algunas sugerencias de himnos y canciones.

Fraternalmente, Laura D’Angiola y Guido Bello, desde la congregación metodista de Temperley, Buenos Aires Sur.

Descargar

OCTUBRE Y NOVIEMBRE 2019 (CICLO C)

OCTUBRE Y NOVIEMBRE 2019 (CICLO C)

Compartir

X