Recursos litúrgicos y pastorales – diciembre 2018 a marzo 2019 (Adviento, Navidad, Epifanía y Cuaresma)

28 Nov 2018
en , , , , ,
Recursos litúrgicos y pastorales – diciembre 2018 a marzo 2019 (Adviento, Navidad, Epifanía y Cuaresma)

Tiempo de Adviento, Navidad, Epifanía y Cuaresma

DICIEMBRE 2018 A MARZO 2019 (Ciclo C)

El año litúrgico

Año litúrgico, año del Señor o año cristiano es la celebración cíclica del misterio de Cristo por la asamblea de creyentes a lo largo del día, semana y año. Tiene, pues, tres referencias: la comunidad cristiana (iglesia), el tiempo con sus acontecimientos (historia) y el misterio central de la salvación (Cristo). Durante el curso del año (…), la iglesia conmemora todo el misterio de Cristo, desde la encarnación hasta el día de pentecostés y la expectación de la venida del Señor.

En definitiva, el año litúrgico sirve de pedagogía adecuada para celebrar cíclicamente el tránsito del Señor: del Padre al mundo por la navidad y del mundo al Padre por la pascua. Así se lee, a lo largo del tiempo y en relación a las fiestas, la palabra de Dios, distribuida según unos leccionarios adecuados: cada tres años, anualmente, en los tiempos intensos litúrgicos o de semana en semana. De este modo (…), los cristianos renuevan cíclicamente la fe y la esperanza, los signos o sacramentos de la fe y el compromiso del amor hasta el retorno del Señor.

El desarrollo histórico del año litúrgico hasta llegar a su configuración actual fue lento. Las primeras comunidades cristianas celebraban cíclicamente el domingo, día del Señor o de la resurrección. De allí nuestro español “domingo”, del latín “domini”, del Señor.

Con la introducción, en el siglo II, de la pascua anual (en el domingo posterior a la luna llena siguiente al equinoccio de primavera), se ponen los cimientos del año litúrgico cristiano. No olvidemos que el año encuadra las actividades humanas básicas, sean agrícolas o ganaderas, y al mismo tiempo se vincula con las leyes de la astronomía y los ritmos de la vegetación.

En nuestros meses de verano tenemos un ritmo más lento en la vida de la mayoría de nuestras congregaciones, incluidas los buenos y siempre bienvenidos tiempos de descanso. Pero es bueno no darle vacaciones a la fe ni aletargarnos en el encuentro con la comunidad creyente, donde se nos renueva el encuentro con el mismo Señor.

Casiano Floristán, en Diccionario abreviado de pastoral, Verbo Divino, España, 1999, ver Año litúrgico.

El tiempo de Adviento

El año litúrgico comienza con el tiempo del adviento, término que significa advenimiento o hacia la venida; procede del verbo venir. En el lenguaje religioso pagano, adventus indicaba la venida periódica de Dios y su presencia teofánica en el templo. Es, pues, retorno o aniversario. Desde el punto de vista cristiano, adventus era la última venida del Señor, al final de los tiempos. Pero al aparecer las fiestas de la navidad y la epifanía, significó también la venida de Jesús en la humildad de la carne. Estas dos venidas (la de Belén y la última) se consideran como una única venida, desdoblada en dos etapas. Esta doble dimensión de espera caracteriza todo el adviento.

Adviento es el tiempo litúrgico que precede, como preparación, a la fiesta de navidad. Nació en el siglo IV con tres semanas de duración, a imitación de la cuaresma, o de las tres semanas de preparación pascual, exigidas por el catecumenado. La duración del adviento variaba, según las iglesias, entre tres y seis semanas. Se caracterizó en unos sitios por la penitencia (las Galias) y en otros por la alegría (Roma). En todo caso, el aspecto de la espera prevaleció sobre el de la preparación.

Casiano Floristán, en Diccionario abreviado de pastoral, Verbo Divino, España, 1999, ver Adviento.

Adviento y liturgia

La espiritualidad del Adviento combina dos grandes temas: la preparación para celebrar el nacimiento de Cristo –primera venida– y la espera de su venida gloriosa al final de los tiempos. (Augé 1996)

El adviento anuncia la tensión entre el ya de la salvación cumplida en Cristo y el todavía no de la manifestación plena de la salvación. La espera del tiempo nuevo no es una actitud pasiva. Esperamos el mundo nuevo preparando las condiciones para su alumbramiento. La esperanza escatológica se alimenta de las acciones concretas que cristianos y cristianas realizan para anticipar ese mundo justo y fraterno que soñamos. Es por esta razón que el Adviento también apunta hacia el carácter misionero de la Iglesia. En tanto celebra la primera venida de Cristo y aguarda su regreso, la iglesia actúa.

Amós López

Escenario y ambientación para todo el ciclo de Adviento hasta Epifanía

El Adviento comienza cuatro domingos antes de Navidad. Una de las tradiciones más conocidas, originada posiblemente en Escandinavia, es la CORONA DE ADVIENTO. Ramas verdes unidas en círculo, cuatro velas moradas o violetas y una blanca en el medio. El verde, símbolo de vida unido en círculo nos hace pensar en la vida eterna, la vida que no se acaba. El morado (o violeta), tradicionalmente ha sido referido a la espera, al tiempo preparatorio. El blanco, la pureza, directamente relacionado con el niño de Belén.
Las cuatro velas tienen cada una su significado particular: esperar, preparar, servir y recibir.

Compartimos un poema que puede introducir cada uno de los domingos:

ESPERAR, PREPARAR, SERVIR Y RECIBIR

Esperar a Jesús aunque pocos lo esperen,
esperando su reino de paz y verdad,
con esa esperanza que nunca se muere
esperando a Jesús vivimos Navidad.

Preparar las antorchas que Jesús enciende
en nuestras vidas con su paz y libertad,
comprender este mundo como Dios lo entiende,
preparando luces hacemos Navidad.

Servir con mi Jesús en su largo camino
del pobre pesebre hasta la misma cruz,
en esta Navidad yo junto mi destino
con todos los que buscan su Reino de luz.

Recibir a Jesús en mi propio pesebre,
abrir bien las puertas de cada corazón,
recibiendo a Jesús y que todos celebren
en mi vida y la tuya viviendo su amor.

Guido Bello Henríquez, noviembre 2013

Proponemos dedicar el primer momento del culto al encendido de la vela, explicando su significado y llevando a un momento de reflexión y oración. Este momento puede ser introducido con la canción “Dios nos ama tanto”.

Dios nos ama tanto, te digo que nos ama tanto,
Que desde el cielo un Salvador nos envió, como el sol a un nuevo día,
Como el sol, nuestro Dios, un Salvador nos envió,
Dios ciertamente nos amó.

Juan Gattinoni

 

Aportes regulares de la hna. Laura D´Angiola y el pastor Guido Bello.

En el archivo encontrará:

  • Orientaciones para la predicación
  • Orientaciones para la acción pastoral
  • Orientaciones para la liturgia del culto comunitario

Domingos:

  • Diciembre 2, 2018 – Primer domingo de Adviento (Azul o morado) CICLO C
  • Diciembre 9, 2018 – Segundo domingo de Adviento (Azul o morado)
  • Diciembre 16, 2018 – Tercer domingo de Adviento (Azul o morado)
  • Diciembre 23, 2018 – Cuarto domingo de Adviento (Azul o morado)
  • Cierre del Taller de Navidad o Culto familiar de Nochebuena o Día de Navidad (Blanco) Lunes 24, Nochebuena; o Martes 25, Navidad. Diciembre de 2018.
  • Diciembre 30, 2018 – Primer domingo después de Navidad (Blanco)
  • Enero 6, 2019 – Epifanía del Señor (Blanco)
  • Enero 13, 2018 – 1º domingo después de Epifanía. Bautismo de nuestro Señor (Blanco)
  • Enero 20, 2018 – Segundo domingo después de Epifanía (Verde)
  • Enero 27, 2019 – Tercer domingo después de Epifanía (Verde)
  • Febrero 3, 2019 – Cuarto domingo después de Epifanía (Verde)
  • Febrero 10, 2019 – Quinto domingo después de Epifanía (Verde)
  • Febrero 17, 2019 – Sexto domingo después de Epifanía (Verde)
  • Febrero 24, 2019 – Séptimo domingo después de Epifanía (Verde)
  • Marzo 3, 2019 – Domingo de la Transfiguración (Verde). Último antes de Cuaresma
  • Marzo 10, 2016 – 1er domingo de Cuaresma (Morado)
  • Marzo 17, 2019 – Segundo domingo de Cuaresma (Morado)
  • Marzo 24, 2019 – Tercer domingo de Cuaresma (Morado)
  • Marzo 31, 2019 – Cuarto domingo de Cuaresma (Morado)


Esta ha sido una nueva entrega de recursos litúrgicos y pastorales del tiempo de Adviento, Navidad y Epifanía, desde Diciembre 2018 a Marzo 2019 (Ciclo C)

  • para hermanos y hermanas encargados del ministerio de la Palabra,
  • realizando trabajos pastorales en amplio sentido y con distintos grupos
  • y a encargados y encargadas de la liturgia del culto comunitario.

Seguimos el ecuménico “Leccionario Común Revisado”, haciendo algunos cambios debidamente fundamentados en leccionarios de años anteriores.

Agradecemos todos los aportes que hemos usado y agradecemos sus comentarios.
Fraternalmente, Laura D’Angiola y Guido Bello, desde la congregación metodista de Temperley, Buenos Aires Sur.

Descargar

Compartir

X