16 – Dios cuida a sus hijos

11 Mar 2019
en , ,
16 – Dios cuida a sus hijos

Guías Metodológicas


Libro de actividades 16


Mateo 6:25-34


No es bueno ni está bien visto por el Señor que andemos preocupándonos ansiosamente por las cosas.
Dice el primer versículo: “Por lo tanto, yo les digo: No se preocupen por lo que han de comer o beber para vivir, ni por la ropa que necesitan para el cuerpo. ¿No vale la vida más que la comida y el cuerpo más que la ropa?”
Los ricos se preocupan por lo que tienen y los pobres por lo que no tienen.
El joven se preocupa porque es joven y quiere ser grande y el anciano se preocupa por los imponderables de la vejez.

La frase desde la Biblia es clarita, “No se preocupen”, no nos preocupemos, el Señor nuestro Dios nos proveerá lo que necesitemos.


¿Qué queremos lograr?


  • Comprender el sentido de lo que dijo Jesús acerca de la preocupación por las cosas que queremos tener.
  • Vivenciar que podemos confiar en que Dios proveerá todo lo que necesitamos.
  • Testimoniar que necesitamos poner a Dios primero en nuestras vidas.


Índice



./ niñas/os no lectores

Contar la historia bíblica de la siguiente manera:

A medida que va contando se cortan flores de distintos colores o se van retirando ya cortadas de una caja y colocándolas sobre la mesa.

Jesús se sentó en la ladera de una montaña enseñando a mucha gente. Mientras Jesús enseñaba, veía las aves volar, posarse en las ramas de los árboles o saltar y revolotear por el pasto, cantando y cantando.

(Seguir cortando flores de distintos tamaños y continuar con el relato).
Jesús dijo: “Miren las aves, no plantan semillas, ni hacen su propia comida; pero Dios les da todo lo que necesitan. Por eso no se preocupen por tener demasiado para comer, Dios cuidará de ustedes”.

¿A ustedes qué cosas les preocupan?

Continuar el relato: Jesús también dijo: “miren las flores del campo”.
(Mostrar las flores que fueron recortando).

¿Qué flores conocen ustedes? ¿De qué colores son?

Contar Jesús les dijo que las flores no se hacen su ropa y Dios les da a las flores ropa más linda que a los reyes y a las reinas. Y que los pájaros consiguen su alimento sin tener que comprarlo.

Comenzar a pegar las flores de colores en las paredes. A las nenas les puede gustar hacerle un vestido de flores a “la reina del bosque” cubriendo una silueta femenina. Hacer flores de distintos tamaños o decorarlas, también pájaros y decorarlos.

Comentar: Dios sabe que ustedes necesitan comida para comer y ropa para vestirse, así que no necesitan preocuparse. Si Dios cuida de los pájaros y de las flores, Él también cuidará de ustedes.

¿De qué otra manera Dios los cuida?

ORAR.-

 

./ niñas/os lectores menores

Tener a mano una flor escondida.

Contar el relato así:
Después que Jesús enseñó a la multitud, tenía mucho más que decirles a sus discípulos. Los vio y les dijo, “Por tanto yo les digo: No se preocupen por lo que va a comer o beber para vivir; ni por la ropa que necesitan para el cuerpo. La vida tiene más valor que la comida, y el cuerpo más que la ropa.” Jesús dijo que la vida es más que el vestir y más que el comer.
Les dijo a sus discípulos que vieran las aves que se llaman cuervos. (Muestre el cuadro del cuervo o pájaro negro). Les dijo que las aves no tienen que plantar ni poner su cosecha en graneros. Dios les da de comer. Jesús les dijo que nosotros somos mucho más importantes para Dios que las aves. Así que Dios cuidará de nuestras necesidades.
Jesús les dijo que no deben preocuparse por las cosas terrenales porque Dios cuidará de nosotros.

Luego, Jesús usó otro ejemplo. Jesús les dijo que vieran a los lirios.

(Muestre la flor que tiene).
Es una flor hermosa. Jesús dijo que los lirios crecen solos. No tienen que trabajar para vestirse y no hay nada más bello.

Jesús dijo que ni el rey Salomón, que era muy rico, estaba vestido con el esplendor de los lirios.
Jesús les dijo, “Si así viste Dios a la hierba que hoy está en el campo y mañana se quema en el horno, ¡cuánto más lo hará por ustedes, gente de poca fe!”

Jesús les dijo que no debemos preocuparnos por lo que vamos a comer. No debemos preocuparnos, ya que Dios va a proveernos lo que necesitamos . Dijo que los pensamientos de muchas personas están llenos de dónde vendrá su comida. Jesús dijo que no debemos preocuparnos sino que debemos confiar que Dios nos va a dar todo lo que necesitamos.

Jesús dijo que necesitamos poner a Dios primero en nuestras vidas.
Cuando hacemos eso, Dios se encargará de todo lo que necesitamos. Quizás no va a ser exactamente lo que pidamos pero Dios siempre nos va a dar lo que necesitamos.

Pero Jesús no se detuvo allí. Les mandó a sus discípulos que deberían compartir lo que tenían con otros. Les dijo que cuando damos lo que tenemos, estamos juntando tesoros en el cielo. Y dijo que no perderemos ese tesoro. Nadie no lo puede robar.

Jesús les enseñó a los discípulos que no deberían preocuparse. ¿De cuáles dos cosas dijo Jesús que no nos debemos preocupar? Jesús usó dos ejemplos de necesidades que Dios atiende: ¿Cuáles dos cosas? ¿Qué debemos poner primero en nuestras vidas? ¿En qué vamos a pensar cuando Dios está primero en nuestras vidas? ¿Es necesario tener un cierto tipo de ropa para ser feliz? ¿O se necesita cierto tipo de juego de video para ser feliz?

Comentar que Jesús quiere que seamos felices con lo que tenemos. Dios quiere que no nos concentremos en cosas, sino que nos concentremos en mejorar nuestra relación con él. Cuando ponemos a Dios primero, todo lo demás es menos importante. No tenemos que enojarnos cuando no obtenemos cierta marca de ropa o cierto tipo de juego.

 

./ niñas/os lectores mayores

¿Cuáles son algunas de las cosas por las cuales las personas se preocupan? Bueno, algunos pueden preocuparse de si tienen suficiente dinero para comprar alimentos para ellos y su familia. Los alimentos y la ropa son muy importantes. De hecho, son cosas que tenemos que tener, pero, ¿nos ayuda el tener que preocuparnos con miedo para conseguir los alimentos y ropa que necesitamos?

Contar:
Un día un grupo de personas estaba reunida alrededor de Jesús en una loma, y él comenzó a enseñarles. “No se preocupen por lo que van a comer o beber para vivir, ni por la ropa que necesitan”.

“Miren las aves del cielo”, dijo Jesús. “No se preocupan de dónde vendrá su próxima comida. Ellas no tienen graneros donde guardar las semillas que van a comer. Sin embargo, el Padre celestial cuida de ellas. Seguro que ustedes valen para él más que las aves”.

“¿Y para qué preocuparse sobre la ropa?”, continuó Jesús. –Miren los lirios del campo cómo crecen. No trabajan ni hacen su ropa, sin embargo, el rey Salomón en toda su gloria no estuvo tan bellamente vestido como los lirios. Si Dios cuida tan maravillosamente por estas flores silvestres, de seguro que cuidara de ti. ¿Por qué demuestras tu falta de confianza preocupándote por todas estas cosas?”


¿Quiere decir esto, que podemos sentarnos y esperar a que la ropa y comida baje del cielo?
No. Dios provee alimento para las aves, pero no se lo tira en sus nidos. Depende de ellas el salir y buscar su alimento. Dios provee ropa para nosotros dándonos trabajo para que tengamos el dinero para comprar la ropa. Algunas veces Dios nos provee ropa por medio de amistades y familiares que nos la dan.

Vivimos en una sociedad que busca crearnos necesidades de algún tipo de ropa, golosinas, juguetes u otras cosas para los mayores, porque a algunos les interesa venderlas para hacer dinero. Tenemos que tener fe de que Dios proveerá, pero también tenemos que hacer nuestra parte. ¡Recuerda, nuestra parte no incluye el preocuparnos!

  Imprimir 1: Sopa de letras (Libro de Actividades)

ORAR.- Padre Dios, te damos gracias porque provees para cada una de nuestras necesidades. Ayúdanos a no preocuparnos, sino tener fe, confianza, en el cuidado de nuestras vidas. Amén.

 

./ adolescentes

Jugamos:

Dos de los chicos se paran frente a frente a una corta distancia y otro se pone en medio de ellos. El del medio, con los ojos cerrados, tiene que inclinarse sin moverse de su lugar, con todo el cuerpo sobre uno de los dos y este sostenerlo y tratar de enviarlo a su compañero de enfrente que también lo sostendrá. El del medio no puede mover los pies, aunque le parezca que se va a caer y los compañeros deben sostenerlo antes que caiga.
La idea es que cada uno pase por el medio, para poder comentar cómo se sintió y qué le preocupaba de cada compañero.

 

¿Qué cosas les preocupaban cuando estaban en el medio? ¿Se sintieron inseguros? Lo pudieron hacer con los ojos cerrados o miraron a ver qué hacía el que los tenía que agarrar?

La vida se parece al juego, a veces venimos bien y nos sostenemos y otras necesitamos de los compañeros que nos escuchen, nos ayuden, “nos den una mano”. Por sobre todas las cosas necesitamos de Dios. Que nos da la seguridad de que siempre está y para sacarnos todas las preocupaciones que tenemos.

Los invito a que busquemos en las Biblias el evangelio de Mateo 6. 25-34, lo vamos a leer despacio y vamos a tratar de quedarnos con el versículo 33. Estas son palabras de Jesús que quiere que vivamos confiados, que nos ocupemos de sus cosas porque él se ocupa de las nuestras.

Comentar acerca de “la sociedad de consumo” y el interés de generar necesidades para favorecer negocios y ganancias. Reflexionar sobre cuánto hay de esencial en ese consumo para poder vivir felices.

ORAMOS.- Nos ponemos en rueda y cada uno pone su mano sobre el hombro de su compañero de la derecha; y ora por las preocupaciones de él/ella. Si sabemos qué le preocupa lo decimos en oración, sino no necesitamos conocerlas, simplemente ponemos a la persona delante de Dios y le pedimos que él tome sus preocupaciones.

 

Descargar

Compartir

X