09 – Jacob y Esaú: La bendición de ser hermanos

16 Feb 2020
en , , ,
09 – Jacob y Esaú:  La bendición de ser hermanos

Guías Metodológicas


Libro de actividades 09


Génesis 32: 1-6 y Génesis 33: 1-11


Fraternidad.
En muchas culturas y religiones, el término hermano, además de designar a los que tienen los mismos padres por el “parentesco de sangre”, equivale al amigo o compañero, dentro del “parentesco de elección”. La fraternidad es el hermanazgo entre personas estrechamente unidas por medio de una comunidad de cariño, propósito o ideales.
Hermano significaba en el judaísmo del tiempo de Jesús a quien profesaba la misma religión judía. También se llamaba hermano al prosélito y al que formaba parte de un mismo grupo rabínico. Por el contrario, prójimo era todo aquel que vivía en Israel, sin ser israelita. Para Jesús, hermanos son sus discípulos, los que hacen la voluntad del Padre y los pobres y menesterosos.
La nueva fraternidad cristiana se desprende, evidentemente, de la paternidad de Dios, comunicada por Cristo en el Espíritu. Los cristianos son todos hermanos en la fe, porque Jesús se ha hecho hermano nuestro. En resumen, las relaciones de los cristianos, desde la más remota antigüedad, son relaciones de hermanos en virtud de una fraternidad espiritual, que supera a la fraternidad natural: “Uno solo es vuestro maestro, y todos vosotros sois hermanos” (Mt 23.8).
Casiano Floristán, en Diccionario Abreviado de Pastoral, Verbo Divino, España, 1999.

Jacob: hijo de Isaac – Dios bendice a Jacob
Leer Cap. 32.1- 6; 33.1-11.

Jacob y Esaú eran hermanos, pero estaban peleados. Jacob había engañado a Esaú y a su mismo padre, haciéndose pasar por Esaú frente a su padre viejo y ciego, para poder recibir la bendición patriarcal de Isaac.

Esaú prometió matar a su hermano, y por eso es que Jacob debe escapar. Luego de muchos años Jacob desea regresar a su tierra pero tiene miedo de que todavía su hermano tenga ganas de matarlo.
En el camino Jacob tiene un encuentro con un ángel de Dios, que lo bendice, y así se anima para continuar el camino y encontrarse con su hermano. En este encuentro finalmente gana el amor y el perdón y así los dos sienten la bendición de Dios.

Dios siempre está cerca nuestro para darnos su bendición.


¿Qué queremos lograr?


  • Comprender que Dios siempre está dispuesto a hablarnos y bendecirnos (desearnos el bien) aunque no hacemos las cosas siempre bien.
  • Disponernos a arreglar lo que hicimos mal con nuestros hermanos, y perdonar cuando nos hicieron mal.
  • Entender que estamos dispuestos a sentirnos hermanos de todos los que nos rodean.


Índice



./ niñas/os no lectores

ORAR.-

Paseo

Ir caminando con los niños por el salón o por el patio y pararnos de vez en cuando y preguntar ¿Acá está Dios? Y le damos gracias a Dios porque está en todos lados con nosotros.

Dios sabe todo lo que nos pasa a nosotros. Sabe cuando hacemos las cosas bien y cuando hacemos las cosas mal.

Contar la historia de la Biblia.

¿Nos peleamos con nuestros hermanos como Jacob y Esaú? ¿Y nos pedimos perdón como ellos? (Dejar que los chicos cuenten sus cosas).
¿Nos peleamos con los amigos y compañeros? Cuando hacemos algo malo contra ellos, ¿estamos dispuestos a arreglar lo que hicimos mal? ¿Nos hacemos amigos otra vez?

Dios siempre está cerca nuestro para darnos su bendición.

¿Saben qué quiere decir “bendecir”? Significa decirle a otros cosas buenas en el nombre de Dios.
Por ejemplo, le digo a Florencia: “Que Dios te bendiga para que siempre puedas jugar con tus amigas o amigos”, “Que Dios bendiga tu casa para que no haya peleas”.

Para recordar:
Lee con atención lo que dijo Jesús:
“Dios bendice a los que trabajan para que haya paz en el mundo.”
Mateo 5.9

 

./ niñas/os lectores menores

Dios siempre está cerca nuestro para darnos su bendición.

¿Saben qué quiere decir “bendecir”? Significa decirle a otros cosas buenas en el nombre de Dios.
Por ejemplo, le digo a Florencia: “Que Dios te bendiga para que siempre puedas jugar con tus amigas o amigos”, “Que Dios bendiga tu casa para que no haya peleas”.

Contar la historia de la siguiente manera: Jacob y Esaú eran hermanos mellizos. Cuando eran jóvenes Jacob le mintió a su papá y robó algo que era muy importante para Esaú: la bendición del hijo mayor.
Esaú se enojó muchísimo, tanto que Jacob se escapó porque pensó que Esaú lo iba a matar.
Pasaron los años. Jacob seguía con miedo y Esaú seguía enojado. Hasta que cierto día, Esaú decidió estar en paz son su hermano y perdonarlo.
Se pusieron de acuerdo y se reencontraron. Jacob todavía tenía miedo de que fuera una trampa pero cuando los hermanos se volvieron a ver, se abrazaron y lloraron. Desde ese día estuvieron en paz.

Como ellos, nosotros tenemos que buscar la paz.

¿Cómo se portó Jacob con su hermano? ¿Por qué? ¿Hacía falta que esperaran tantos años para perdonarse? ¿Qué es lo que no te gusta que otro te haga a vos? ¿Qué haces cuando alguien te hace algo que no te gusta? ¿Nos peleamos con nuestros hermanos como Jacob y Esaú? ¿Hacemos cosas que no están bien? ¿Nos pedimos perdón como ellos?
Dejar que los chicos cuenten sus cosas.

Conversar acerca de lo que expresa el Evangelio de Juan 14.27.

ORAR.-

 

Paseo

Ir caminando con los niños por el salón o por el patio y pararnos de vez en cuando y preguntar ¿Acá está Dios? Y le damos gracias a Dios porque está en todos lados con nosotros.

Dios sabe todo lo que nos pasa a nosotros. Sabe cuando hacemos las cosas bien y cuando hacemos las cosas mal.

 

./ niñas/os lectores mayores

ORAR.- dando gracias por las bendiciones recibidas.

¿Saben qué quiere decir “bendecir”?
Ben-decir, es bien-decir.

Bendecir es decir cosas buenas a otros en el nombre del Señor. “Que Dios te bendiga en tu viaje” “Que Dios bendiga tu familia”
Con La Biblia en la mano, contamos el re-encuentro de Jacob y Esaú y lo que hicieron los hijos de Jacob por lo que se tuvieron que ir a vivir a otras tierras y de cómo el Señor a pesar de todo los acompañó y lo bendijo.

¿Por qué estaba enojado Esaú? ¿Qué hizo Jacob? ¿Qué decidió hacer Jacob después de muchos años? ¿Qué pasó cuando se encontraron los hermanos?

Comentar: Dios sabe que no somos perfectos, que no todas las cosas nos salen bien, pero Él conoce nuestro corazón mejor que nadie. Cuando nos sale todo mal, podemos pedir perdón. Dios nos perdona y sigue bendiciendo nuestras vidas.

 

Libro de Actividades
  Imprimir 1: Arma la oración (Libro de Actividades)

 

 

./ adolescentes

Leer Génesis capítulo 32.1-6; 33.1-11.

ORAR.- dando gracias por las bendiciones recibidas.

Preguntar: ¿Saben qué quiere decir “bendecir”?
BEN-DECIR, es BIEN-DECIR.

Comentar que bendecir es decir cosas buenas a otros en el nombre del Señor. “Que Dios te bendiga en tu viaje.” “Que Dios bendiga tu familia.”

Con La Biblia en la mano:
Leer y en parte contar el reencuentro de Jacob y Esaú (Gén 32.1-6; 33.1-11) y lo que hicieron los hijos de Jacob por lo que se tuvieron que ir a vivir a otras tierras y de cómo el Señor a pesar de todo los acompañó y los bendijo.

 

Siempre creemos que los bendecidos son los que sobresalen en algo, por su fama, su talento, su dinero, su belleza, su inteligencia. Sin embargo la Biblia dice esto:
Leemos en 1 Corintios 1.27-28.

Los que confiamos en Dios como Señor tenemos la bendición de Él aunque no seamos los mejores

¿Es bueno saber que alguien como Dios nos elige? Entre nuestros compañeros ¿a quién elegimos para bendecirlo, para decirle cosas buenas?

Recordamos que –en el espíritu de Jesús– todos los seres humanos son nuestros hermanos, porque Dios es Padre de todos y de todas.

 

Tarjetitas

Sería bueno tener tarjetitas preparadas para que les escriban alguna bendición a sus amigos.

Descargar

Compartir

X