08 – Pentecostés

19 Feb 2020
en , , ,
08 – Pentecostés

Guías Metodológicas


Libro de actividades 08



Juan 14:15-21


El Señor Jesucristo prometió a sus discípulos que enviaría a alguien especial cuando Él ya no estuviera con ellos. Esta promesa se cumplió en ocasión de la Fiesta de Pentecostés, cuarenta días después de la ascensión de Jesucristo, con la venida del Espíritu Santo. La Biblia dice que en el momento de poner nuestra fe en Jesucristo, su Espíritu viene a morar en nuestra vida. Desde ese momento, el Espíritu Santo vive en cada cristiano y le da poder y capacidad de vivir la vida cristiana y de compartir con otras personas acerca de Jesucristo. Los niños que reconocen a Jesucristo como su Salvador, tienen en sus vidas al Espíritu Santo, por tanto experimentarán lo que significa su aliento, como fuerza para una vida nueva, especialmente cuando compartan a otros de Jesucristo.


¿Qué queremos lograr?


  • Ver que la misma fuerza que estuvo disponible para Jesús está disponible para nosotros.
  • Ver que los creyentes reciben la misma ayuda y defensa que recibieron los discípulos.

Índice



./ niñas/os no lectores

¿Cuántos de ustedes han necesitado la ayuda de alguien? ¿Todos nosotros, verdad? ¿Saben qué? ¡Yo también necesito ayuda con algunas cosas! Por ejemplo cuando se me cae algo debajo de la biblioteca…

Cuando necesitas ayudarte con algo, a veces es porque eso está demasiado alto para agarrarlo, o que tus manos no están lo suficiente grandes para abrir algo? ¡O probablemente, no has podido aprender a hacer algunas cosas, como arreglar un auto o cortar un árbol!

Decir: a veces necesitamos ayuda con otro tipo de cosas. Probablemente no tienen ganas de obedecer a la mamá cuando les dice que tiene que guardar sus juguetes. o es difícil no pelear con sus hermanos. ¡A veces es difícil hacer lo correcto! 

 

Dios quiere ayudarnos hacer las cosas correctas y quiere ayudarnos a recordar todas las cosas que nos ha dicho en la Biblia. Dios también quiere ayudarnos a no preocuparnos o que estemos con miedo. Si confiamos en Él, que deseamos obedecerlo, Él nos ayudará. Dios nos ayuda en la mañana cuando nos es difícil despertar, nos ayuda en la tarde cuando necesitamos descansar y sentimos enojo y queremos gritar. ¡Y Dios quiere ayudarnos por la noche para que demos gracias por el día que pasó!

ORAR.- Gracias, Dios, por ayudarme durante todo el día!

 

./ niñas/os lectores menores

¿Alguna vez alguien a quien querías mucho que se ha mudado? ¿Cómo te sentiste? ¿Muy triste, verdad? Probablemente lo iban a extrañar, y les era difícil hacer las cosas que siempre hacían. ¿Recuerdan que Jesús iba a dejar a sus discípulos? 

Decir: que Jesús, cuando supo que iba a morir, preparó una cena con sus amigos. Jesús sabía que sus discípulos lo iban a extrañar, lo mismo que sintieron ustedes cuando se mudo esa persona especial. Los discípulos eran muy importantes para Jesús, y Jesús era muy especial para ellos. Los últimos tres años lo que habían hecho, lo habían hecho con Jesús. Jesús quería ayudarles. Quería animarlos antes de que sucediera lo que iba a pasar. Mientras todavía estaban en el en el piso alto donde habían comido y donde Jesús les había lavado los pies, Jesús quería consolar a los discípulos. Jesús les dijo que les iba a preparar un lugar para ellos, donde siempre podrían estar juntos. 

Jesús les dijo a sus discípulos iban a poder a comunicarse con Él, no como lo habían hecho antes, pero sí por medio de la oración. Les dijo que iba a poder hablar con Él. Les dijo que iba a poder comunicarse, no como lo habían hecho, pero por medio de la oración. Jesús hablaba con Dios por medio de la oración. ¡Jesús les dijo que iban a poder hacer obras más maravillosas que las que había hecho Él! ¿Cómo es posible? ¿Cómo puede un hombre imperfecto hacer cosas mayores que Jesús quien es perfecto? Jesús les respondió antes que ellos pudieran preguntar. Jesús les dijo, “Porque Yo soy el camino al Padre.” ¿Qué quiere decir eso? ¿Cómo iban a poder hacer cosas mayores que Jesús estos once hombres?

¡Pues, Jesús siguió explicando! Jesús les dijo que Él les podía dar todo lo que necesitaban para que siguieran en la obra de Dios. ¡Jesús les dijo que les iba a enviar un Ayudante! ¿Qué tipo de cosas iba a hacer este ayudante? ¿Cuál era el parecido de este ayudante?

¡Jesús les responde a sus discípulos antes que ellos hicieran la pregunta! Jesús les contesta –como nos cuenta el Evangelio de Juan, 14.15– que él le iba a pedir a Dios, su Padre, que les iba a mandar “otro Defensor, el Espíritu de la verdad”. Y exactamente eso pasó en la fiesta de Pentecostés. Vean cómo: por el Espíritu Santo, que es el aliento de Jesús, los discípulos fueron capaces de hablar con distintas personas en su propia idioma. (Había muchos viajeros allí en Jerusalén y cada uno escuchó el mensaje de la resurrección de Jesús en su propia lengua).

 

¿Quiénes fueron llenos del Espíritu Santo? (Todos). ¿A quiénes se refiere la palabra «todos»? (Los creyentes en Jesús).

Por lo tanto si vos amas a Jesús y sos parte de su familia, el regalo es tuyo también.  

 

Libro de Actividades
  Imprimir 1: Actividad (Libro de Actividades)

Libro de Actividades
  Imprimir 2: Móvil (Libro de Actividades)

ORAR.- dando gracias a Dios por el regalo del Espíritu Santo en sus vidas.

 

./ niñas/os lectores mayores

Decir: El Señor Jesucristo prometió a sus discípulos que enviaría a alguien especial cuando Él ya no estuviera con ellos. Esta promesa se cumplió en la Fiesta de Pentecostés cuarenta días después de la ascensión de Jesucristo, con la venida del Espíritu Santo. La Biblia dice que en el momento de poner nuestra fe en Jesucristo, su Espíritu viene a morar en nuestra vida. Desde ese momento, el Espíritu Santo vive en cada cristiano y le da poder y capacidad de vivir la vida cristiana y de compartir con otras personas acerca de Jesucristo.

Los niños que conocen a Jesucristo como su Salvador, tienen en sus vidas al Espíritu Santo, por tanto experimentarán lo que significa su aliento, su ayuda, como fuerza para una vida nueva, especialmente cuando compartan a otros de Jesucristo.

Antes de que Jesús subiera al cielo, hizo un encargo a sus discípulos (lo que llamamos “la gran comisión o el “gran mandato” de Jesús). También hizo una promesa: enviaría al Espíritu Santo de una manera especial, y disponible para todos como nunca antes. Él dijo a sus discípulos que esperaran en Jerusalén para el cumplimiento de la promesa.

De la misma manera en que el Espíritu Santo estuvo con los discípulos capacitándoles para ayudarles a vivir su fe y compartir el mensaje, Él vive hoy en nosotros y nos da el poder que necesitamos para compartir el mensaje de Jesucristo. Por tanto no debemos tener miedo, sino orar para que el Espíritu Santo actúe cada día por medio nuestro.

Lee los versículos (en Juan 14:15-21) y haz un dibujo de los acontecimientos del Día de Pentecostés:

¿Cuáles son los lugares donde estás más tiempo y podrías comenzar a cumplir con la Gran Comisión de Jesús?

Que escriban el nombre de dos o tres personas con quienes podrías compartir el Evangelio. ¿De qué manera pensás que darías a conocer de Jesucristo? ¿Alguna vez has hablado a alguien de Jesucristo, ¿cómo te sentiste? ¿Crees que debes cumplir con la comisión que Jesús nos dejó?

Recuerda que el Espíritu Santo nos dará las palabras justas para que quien nos escuche, nos entienda.

ORAR.- den gracias a Dios por el Espíritu de Jesús que vive en cada uno de nosotros y nos da poder.

 

./ adolescentes

Leer Hechos 2: 1-15 y 36-42.

El texto consta de dos partes: la descripción de la venida del Espíritu Santo y la segunda los resultados del nuevo poder que obtuvieron del Espíritu.

¿Por qué es importante que todos los discípulos estuvieran juntos?, ¿Qué significado tenían las lenguas de fuego sobre las cabeza?, ¿En qué sentido fueron transformados los discípulos además de ser conmovidos por el Espíritu? ¿Cuáles fueron las consecuencias y evidencias notables, del cambio que tuvieron los discípulos?

Conversar sobre lo que significa el poder: político, económico, religioso, físico, espiritual, intelectual, ¿pueden estos poderes permitir que nos corrompamos? ¿Cómo? ¿Cómo pueden dañarnos, debilitarnos?

  • Tratar de buscar ejemplos de la vida diaria, aquello que se relaciona con el contexto del cual proviene el grupo, pensarlo dentro y fuera de la iglesia.
    Trabajar sobre los aspectos positivos y negativos: ¿Cuáles eran aquellos aspectos negativos en la vida de los discípulos que los hacían débiles? ¿Cuáles fueron las cualidades positivas que obtuvieron por el poder del Espíritu?
  • Hacer una lista con los aspectos negativos como con las cualidades, o hacer una lista de los malos y buenos usos del poder político, económico, religioso, cultural o espiritual.

¿Creés que es posible que el Espíritu Santo transforme los corazones de la gente hoy para crear nuevas relaciones de familia, comunidad y naciones? ¿qué podemos hacer los cristianos hoy?

 

  • Encender una velita, taparla con un vaso. Observar. ¿Por qué se apaga? Porque le falta oxígeno. Si no compartimos el Espíritu Santo, si lo encerramos, nuestra llamita se apaga. ¿Qué podés hacer vos?

ORAR.- Señor, a veces nos sentimos tan débiles, tan llenos de defectos. Nos damos cuenta que a nuestro alrededor hay muchas persona e instituciones que tienen mucho poder y lo usan para hacer daño en vez de usar ese poder para mejorar las cosas y ayudar a la gente. Llénanos de tu Espíritu Santo para que obtengamos dones y fuerza para construir y edificar la vida de otros. Sabemos que de ese modo seremos también edificados.
Amén.

 

Podemos cantar la canción:

El Espíritu de Dios esté en este lugar
El Espíritu de Dios esté en este lugar
El Espíritu de Dios se mueve en este lugar
Está aquí para consolar
Está aquí para liberar
Está aquí para guiar
El Espíritu de Dios está aquí.
Quédate aquí, quédate aquí
Toca mi mente, mi corazón
Llena mi vida de tu amor
Quédate aquí, Dios Espíritu
Quédate aquí

/ CLAI 2007 – 12 – Anónimo – adaptación

Descargar

Compartir

X