¿Quién removerá la piedra?

17 Abr 2022
en Liturgia
¿Quién removerá la piedra?

“Vivíamos en Costa Rica. En ese año 1988 se cumplía la Década de “Solidaridad de las Iglesias con las Mujeres”, un programa del CMI (Consejo Mundial de Iglesias) que buscaba concientizar sobre la necesidad de apertura a las mujeres en los espacios de liderazgo y responsabilidad eclesial.

Siendo secretaria del programa de Mujeres y Niños del CLAI, participé muy activamente en la organización del Encuentro Continental de Músicos Litúrgicos auspiciado por el CMI, que se realizó en el Seminario Bíblico Latinoamericano, del cual Mórtimer era rector. Este encuentro de liturgos músicos finalizó la semana anterior a Semana Santa, y entre sus participantes había estado Pablo Sosa, que permanecería en Costa Rica dos meses más para dictar un curso de Música y Liturgia.

El Domingo de Resurrección, Mórtimer y yo nos levantamos muy temprano. Ambos nos sentíamos muy inspirados y escribimos juntos una poesía: “QUIÉN REMOVERÁ LA PIEDRA”.  Esa tarde se realizaría el Culto del Decenio.

Sobre el mediodía le entregamos la poesía a Pablo para que viera si le parecía posible encontrarle una melodía. En el culto de la tarde, nos sorprendió, cantándola. ¡Fue muy hermoso!

Lo lamentable es que no se grabó. En varias oportunidades le oí a Pablo cantarla, pero no supe si alguna vez se hizo algún registro con algún solista o grupo. Y entonces pensé en tí, si pudieras cantarla y grabarla…”


Éstas son palabras de Beatriz Ferrari (Niní, para quienes la conocemos de muchos años atrás), que llegaron a mí en un mensaje suyo, para la semana santa del 2021.

Un tiempo después recibí la partitura. Me emocionaba cuando la iba leyendo y tarareando…

Acepté la propuesta de Niní con mucho agradecimiento y entusiasmo.  Llamé a Facundo, mi hijo, para que busquemos juntos una fecha para grabar en su estudio. También contacté a Héctor Ariel MacDonald, para preguntarle si quería acompañarme “desde Gaiman” con su piano…  Lo más difícil fue encontrar los tiempos. Todos teníamos las agendas complicadas. Finalmente grabamos con Facundo aquí en Bs As la canción a cappella y enviamos a Héctor ese archivo digital de modo que él allá en su propio estudio grabó un acompañamiento que iba creando mientras escuchaba mi canto por los auriculares. Nos envió ese registro. Facundo mezcló ambas grabaciones y el  resultado es éste.


Estoy sinceramente agradecida a Dios por este tiempo de preparativos, porque Niní pensó en mí  dándome esta oportunidad, por el acompañamiento de Facundo y Héctor que hicieron que todo el quehacer sea más fácil y bello,  por los hombres y las mujeres que le han puesto poesía y música a nuestra fe, porque una canción que se compuso hace treinta y cuatro años me sabe a recién nacida, llena de vida…  y me enfoca la mirada hacia el maestro amado, que no está entre los muertos, “ya se ha levantado y adelante va…” Esta noticia no puede guardarse, ¡es inmensa! ¡es para compartir!

Betty Sainz (Congregación de Martínez, Bs. As.)




¿Quién removerá la piedra?

Tres mujeres marchan, muy de madrugada,
con fúnebre intento de un postrer adiós.
Llevan en sus manos óleos y perfumes,
cargan en sus almas congoja y amor…
El maestro amado que a sus vidas diera
nuevas esperanzas y justo valor
fue crucificado, muerto y sepultado,
y su cuerpo frío tras la piedra está.

Estribillo:
¿Quién removerá, quién removerá

esa enorme piedra tras la cual está?
¡El crucificado que a buscar vinieron
ya se ha levantado y adelante va!
Ése es el mensaje que ellas deben dar
a sus seguidores, que ocultos están.

Fueron sorprendidas en su expectativa:
¡La piedra a un costado removida está!
Con gozo y con miedo salieron de prisa
a dar la noticia que les dio el Señor.
¡Pero sus hermanos no podían creerles!
“¡Delirio imposible! ¡Sueños de mujer!”,
quedaron diciendo después de escucharlas,
hasta que lo vieron… ¡y nació la fe!

Otras piedras cierran hoy nuestro camino.
Piedad encubierta de resignación.
El prejuicio antiguo que igualdad nos niega,
que las tradiciones no quieren cambiar.
Mas, van irrumpiendo entre sus seguidores
esperanza, vida y solidaridad…
pues la vida es fruto de aquella potencia
que movió la piedra en la resurrección.

Coda:
¡El crucificado
no está entre los muertos!
¡Ya se ha levantado
y adelante va!


Letra: Beatriz Ferrari y Mortimer Arias
Música: Pablo Sosa
Canto: Betty Sainz (Olivos, Bs As)
Piano: Héctor Mac Donald (Gaiman, Chubut)
Ilustración: THE THREE MARYS – Henry Ossawa Tanner (1859-1937)


Ver partitura:

Compartir

X