Preocupación y alarma por el embate megaminero en Chubut – Carta Pastoral Abierta

28 Ene 2021
en Declaraciones públicas, Episcopado
Preocupación y alarma por el embate megaminero en Chubut – Carta Pastoral Abierta

Al Señor Presidente de la Nación
Dr. Alberto Fernández

Al Señor Gobernador de la provincia del Chubut
Escribano Mariano Arcioni

A todo el Pueblo del Chubut:


Escribimos estas líneas en el entendimiento de que el silencio de la iglesia ante las injusticias, las medias verdades y las mentiras, la haría cómplice de lo que estamos viviendo. Somos una iglesia comprometida en la búsqueda de justicia, de verdad y de paz y no podemos ni debemos guardar silencio.

Sabemos por diferentes medios de comunicación que el gobierno provincial ha organizado una serie de mesas de trabajo para informar acerca del proyecto de zonificación. Nuestra Iglesia Evangélica Metodista Argentina, presente en el Valle Inferior del Río Chubut con varias comunidades, como así también en la cordillera, no ha sido invitada a ningún espacio de participación.

Queremos señalar, uniéndonos a nuestros hermanos y hermanas de la Iglesia Católica, que mesas de trabajo informativas no son espacios reales de debate. Las verdaderas instancias de debate buscan compartir y confrontar ideas, presentar argumentos, intercambiar posiciones, etc. No es lo que está sucediendo.

Con mucha preocupación vemos el presunto «respaldo al proyecto minero» del Ejecutivo Nacional. Señor Presidente, Señor Gobernador, les pedimos que vean y escuchen al pueblo del Chubut, el pueblo que viene saliendo sistemáticamente a la calle, incluso en pandemia. Lamentaríamos que sólo escuchen a las personas equivocadas, las que cada vez caminan más lejos de la gente.

No podemos dejar de señalar que esta problemática está atravesada por el enorme atraso en los sueldos de los trabajadores del estado provincial, tanto en actividad como pasivos, problemática que lleva más de un año. Lejos de solucionarse esta grave crisis, se sostiene en el tiempo, perjudicando no solo el poder adquisitivo de los empleados y empleadas provinciales, su calidad de vida, sino también haciendo pensar que fuera de la provincia nadie escucha, nadie ve, a nadie le importa.

En los Principios Sociales de nuestra iglesia, afirmamos:

«…que el ser humano se encuentra alienado en todo sistema económico-social que lo transforme en instrumento del mismo, impidiendo la formación de una comunidad en la que los recursos naturales y los productos del esfuerzo humano sean aprovechados íntegra y equitativamente, en la que todo ser humano tenga acceso a las condiciones que posibilitan una vida verdaderamente humana…».

En este entendimiento y a la luz del Evangelio de Jesús nos sentimos interpelados e interpeladas a tomar postura. No necesitamos más injusticias, medias verdades ni mentiras. Necesitamos procesos democráticos sanos, verdaderos debates, y que se escuche la voz de quienes vienen trabajando esta temática hace tantos años.

En nuestra última carta pastoral abierta al Gobernador Mariano Arcioni y al pueblo del Chubut, proponíamos un plebiscito como herramienta para que el pueblo pudiera expresarse y decidir sobre la megaminería en el territorio provincial. Hoy no tenemos la seguridad de que sea una herramienta viable en actual situación. El no tratamiento de la iniciativa popular en la misma comisión legislativa en la que se trata el proyecto de zonificación, nos preocupa y nos alarma. Entendemos que son muchos los intereses económicos que vienen pujando a la luz del día pero también «en los sótanos de la democracia».

No queremos terminar sin antes dar gracias a Dios una vez más, por la madurez del pueblo que sale a las calles a expresarse con respeto y creatividad. Demuestra así, estar a la altura de las circunstancias y de la historia que nos toca vivir.

Hasta tanto existan espacios serios de debate donde todas las personas puedan expresarse, donde se puedan compartir argumentos, donde se pueda escuchar a los expertos, a quienes vienen conviviendo en otros lugares del país con emprendimientos mineros de esta envergadura, como Iglesia nos sumamos al pueblo del Chubut que viene levantando su voz diciendo NO ES NO.

Oramos a Dios, fuente de toda razón y justicia junto a todas las personas de bien, pidiéndole que les ilumine en sus funciones y responsabilidades, para que por sobre todas las cosas puedan escuchar al pueblo que representan.


La misericordia de Dios es eterna para aquellos que le temen.
Con su brazo hizo grandes proezas, y deshizo los planes de los soberbios.
(San Lucas 1:50-51, RVC)


Les saludamos fraternalmente en Cristo Jesús,

Pastor Américo Jara Reyes
Obispo

Pastora Mariana Beux
Superintendente
Distrito VIRCH y Pto. Madryn

Pastor Maximiliano A. Heusser
Superintendente
Distrito Cordillera


Descargar en formato PDF

Compartir

X