Mensaje de la XXIII Asamblea a las Congregaciones

19 Ago 2013
en Declaraciones públicas, Institucionales
Iglesia Evangélica Metodista Argentina

Mensaje de la XXIII Asamblea General de la Iglesia Evangélica Metodista Argentina a las Congregaciones Metodistas de Argentina

El mensaje de la XXIII Asamblea General a las Congregaciones toma nota del clamor de nuestra Iglesia por un reavivamiento misionero y convoca a poner “nuestra creatividad, nuestra energía y nuestra fe (…) en cada lugar donde el Señor ha levantado una comunidad metodista.


xxiii-asamblea-de-la-iema_1

 

La XXIII Asamblea General se dirige a ustedes para transmitirles nuestro saludo y deseos de bendiciones en la misión que cada una realiza. Es con profunda alegría que sentimos que durante nuestra Asamblea nos ha acompañado el Espíritu Santo, guiándonos en las decisiones y abriéndonos caminos en los intricados senderos de la vida y la misión evangélica.

Es nuestro sentir que nuestra Iglesia clama por un reavivamiento misionero que nos transforme en comunidades donde el Evangelio sea comunicado con serenidad y con firmeza. Pedimos en oración que el Señor reanime nuestras fuerzas y nos desafíe con su Palabra de amor, de justicia, de esperanza. Anhelamos que mueva nuestros corazones pero no pedimos que Él haga lo que nos toca a nosotros hacer.

Vivimos en una sociedad ávida de esperanza y es imperioso ofrecer al mundo esa Palabra que hecha carne se entrega para que la vida abunde. Deseamos que resuene en nuestras congregaciones la voz de los profetas que llamaban a ser solidarios con los pobres y marginados; a denunciar el atropello donde hay discriminación y a proclamar que sólo sobre la verdad y la justicia es posible construir una sociedad equilibrada y en la que cada persona sea respetada en su integridad.

xxiii-asamblea-de-la-iema_2

Como metodistas damos gracias a Dios por la Iglesia de la que formamos parte, pero también sabemos que somos responsables por su presente y futuro. Será difícil cambiar nuestro presente si no nos disponemos a evangelizar con más pasión, a servir al prójimo con entusiasmo y a recibir a quienes se acercan con cariño y buena voluntad. Como todo cambio de actitud exige esfuerzo y tenacidad, en este caso y sin duda, mayor que la de nuestras fuerzas, pero debemos recordar que no son los músculos humanos los que nos mueven sino que viene en nuestra ayuda la fuerza del Espíritu. Es Jesús quien nos convoca a la misión y no nosotros a nosotros mismos.

Hay muchos hermanos y hermanas que están orando para que nuestra Iglesia viva un nuevo amanecer. Los reunidos en esta Asamblea queremos instarlos a que pongamos nuestra creatividad, nuestra energía y nuestra fe en buscar los mejores caminos para que el Evangelio sea proclamado en cada lugar donde el Señor ha levantado una comunidad metodista.

La Palabra nos dice: “He puesto delante la vida y la muerte, la bendición y la maldición» pero luego el Señor no nos abandona al momento de elegir y continúa diciendo “…escoge, pues, la vida, para que vivas tú y tu descendencia” (Deuteronomio 30:19). Somos llamados por Dios a escoger la vida, que es su Palabra, y compartirla. ¡Qué el Señor nos bendiga en esta delicada misión!

Ramos Mejía, 19 de agosto de 2013

En nombre de la XXIII Asamblea General de la IEMA
Pastor Frank de Nully Brown
Obispo

Compartir

X