Día de oración de Educación Cristiana – Agosto

07 Ago 2021
en Adolescentes, Educación Cristiana, Niños
Día de oración de Educación Cristiana – Agosto

“Entonces le fueron presentados unos niños, para que pusiese las manos sobre ellos, y orase; y los discípulos les reprendieron. Pero Jesús dijo: Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de los cielos. Y habiendo puesto sobre ellos las manos, se fue de allí.”

Mateo 19: 13 – 15

En este mes en que simbólicamente se celebra el mes de las Infancias, recordemos el lugar que tuvieron los niños en la vida y perspectiva de Jesús. Sus manos sobre ellos, sin dudas fueron transmisoras de Amor, de Paz, de Bendición, y de Enseñanza para los adultos!

Necesitamos ser como niños…

Padre, hoy te agradecemos porque tomaste la imagen de la niñez para invitarnos a ser parte de Tu Reino.

Porque un día fuiste niño…y nos enseñaste que, como tal, también podías hablar con los adultos…y podías dar tu punto de vista, podías preguntar para aclararte, podías escuchar para aprender, podías sentirte valorado porque “los adultos” te miraban y escuchaban”.

Gracias porque te imaginamos desde tu más tierna infancia, viviendo con la simplicidad con la que naciste, y disfrutando del amor con que tus padres te recibieron, mostrado desde la preparación de un lugar para que nacieras, hasta la tranquilidad de “confiar en la comunidad” a la que perteneciste, en aquellos acuerdos basados en amor, cuidados, preocupación por la otredad. ¡fue por esos “amorosos acuerdos” que el día que te perdiste en el templo, “todos salieron a buscarte”!

Hoy queremos agradecerte también por nuestras actuales infancias…por sus vidas hermosas que nos dan alegrías, nos inyectan energía, nos enseñan a ser transparentes; por la espontaneidad que nos enseñan, por la diversión que generan, por la actividad a la que nos invitan, porque nos incitan a proyectarnos, a disfrutar de cada momento de la vida…

Sin embargo, Padre, sabemos que esas infancias son de unos pocos…Y hay otras… muchas que no se representan allí.

Es por esas infancias por quienes queremos pedirte y por quienes queremos entregar nuestras manos abiertas para la acción.

  • Por aquellos que, aun siendo niños, no logran tener alegría…
  • Porque su energía está puesta en “trabajos” que no les corresponden;
  • Por quienes transparentan rostros de tristeza y desolación.
  • Por los que no pueden enseñarnos a jugar porque están ocupados en otras “tareas”.
  • Por quienes no pueden soñar.
  • Por quienes les está vedada la posibilidad de proyectarse en situaciones de niños y niñas jugando felizmente.
  • Por quienes comen y se alimentan escasamente.
  • Por las infancias a las que, el frio les pega fuerte.
  • Por ellos que no pueden ver y vivir un mundo disfrutable.

De ellos queremos ocuparnos especialmente.  Ayúdanos Señor. Abrí nuestros ojos y corazón al dolor de otros. Amen.


Ana Bustos
Referente Distrito Córdoba
Compartir

X