Tiempo de Oración – Propuesta semanal para el 18 de mayo

17 May 2016
en Espiritualidad y devoción
Tiempo de Oración
Archivo para imprimir propuestas anteriores

Encuentro con Dios
en el mes del Metodismo

 

Canción

Desconocido Extraño

Desconocido extraño, ¡tú eres mi Dios!
Aunque doblado sobre mi propia sangre
no puedes pasar más allá de mí,
Derrama vino y aceite de tu Espíritu,
revíveme por tu graciosa sonrisa,
muéstrame tu misericordia perdonadora.
Venda mis heridas abriendo las tuyas,
aplícame el bálsamo de tu sangre divina.
para salvar a este pobre pecador.
A la vida, al gozo, a la paz del Evangelio
(segura promesa de perfecta santidad)
Este paciente descansa en tus manos,
todo indefensión, todo debilidad.
Pero completamente tu destreza poderosa,
mostrada en su grandeza para con los pecadores,
por la virtud de tu sangre
sanará completamente mi alma.

 

Carlos Wesley

Oración de la mañana

Señor, ¿A quién iremos? Si solo Tú tienes palabras de vida eterna. Solo Tú eres el timón que nos orienta a poner proa hacia la tierra del amor y la justicia. En tu nombre Jesús. Amén

 

 

Texto sugerido

Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas…Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que estos. Marcos 12:30-31.

La teología Wesleyana tiene como eje la Gracia y el Amor de Dios Trino derramado sobre la humanidad para su salvación. Pero para seguir recibiendo este amor y gracia salvadora personal, es necesario compartirlo con el prójimo y extenderla a lo social. Éste es el camino del crecimiento en santidad.

Néstor Míguez en su ensayo: “El camino Metodista en perspectiva Latinoamericana” dice:

“Vuelvo, entonces, a la idea de que mi prójimo es mi esperanza de salvación. Los cristianos nos hemos acostumbrado a pensar que estamos para salvar a los demás, y no nos acordamos con igual frecuencia que somos salvados por otros, especialmente por el gran Dios que se hace prójimo para rescatarnos. Porque solo si reconocemos nuestra debilidad podemos ser salvados. Por un lado, es cierto que somos enviados a ser mensajeros de la vida; pero también es cierto que en la medida en que los otros viven, es que nuestra fe se fortalece. En un curioso pasaje de la primera carta cristiana, la 1Tes, Pablo afirma, al enterarse de la perseverancia en la fe de la amenazada y pequeña iglesia apenas fundada en esa ciudad: “Pero cuando Timoteo volvió de vosotros a nosotros, y nos evangelizó de vuestra fe y amor, y que siempre nos recordáis con cariño, deseando vernos, como también nosotros a vosotros, por ello, hermanos, en medio de toda nuestra necesidad y aflicción fuimos consolados de vosotros por medio de vuestra fe; porque ahora vivimos, si vosotros estáis firmes en el Señor” (1Ts 3:6-8). Pablo vive porque los hermanos de Tesalónica se acuerdan de él.

En ese mismo sentido interpreta Carlos Wesley, en una poesía inspirada en la parábola del Buen Samaritano, su propia situación, viendo en el Cristo el samaritano que viene a su rescate.” Himno Desconocido Extraño.”

En la teología Wesleyana no hay separación entre mi salvación personal y la salvación social. No se contrapone como adversarios la evangelización y la obra social. Recupera al Cristo que llama al arrepentimiento a los pecadores, pero que a la vez da de comer a las multitudes hambrientas.

Sana a los enfermos y denuncia con sagrada indignación la injusticia de los que oprimen a los huérfanos, las viudas y los pobres.

Hoy en día unos dicen que están ocupados en salvar almas que no les interesa extirpar las injusticias económicas, sociales y políticas. Otros solo están ocupados solo en las reformas sociales, económicas y políticas y manifiestan que no tienen tiempo de ocuparse por compartir el evangelio con las personas. Unos se dedican a sacar almas de la cloaca, sin hacer nada para que esta desaparezca y sin preocuparse que la mayoría siguen cayendo en ella. Otros se dedican a desecar la cloaca sin importarles las personas que se siguen ahogando en ella. Pero nosotros sabemos que la raíz del pecado es tanto individual como social. Nadie que esté interesado en salvar al humano del pecado puede ser indiferente al pecado social que arrastra a las personas a pecar. El movimiento metodista fue la recuperación del olvidado evangelio de Jesucristo lleno de Gracia y Amor para toda la humanidad. Por eso el metodismo en la incipiente revolución industrial donde nace el sistema capitalista, basado en el egoísmo, el afán de lucro y el consumo, profesaba un evangelio revolucionario basado en el amor y la justicia.

En el prefacio al primer himnario metodista en 1739 Wesley decía: “El evangelio de Cristo no conoce otra religión que la social, ni otra santidad que la social. Este mandamiento lo tenemos de Cristo, que el que ama a Dios ame también a su hermano.”

Pastor Fernando H. Suarez

 

 

Canción

El pan y el Vino

Al partir el pan y al beber el vino
Al partir el pan y al beber el vino, y al beber el vino.
Al partir el pan, abres tu vida de par en par
y al compartir tu vida se llena de ti la mía .
Y al beber el vino, amargo fruto de tu destino,
se inunda toda mi vida y por fin tiene sentido.

Alfredo Díaz Luis

 

Oración de la noche

Dicen por ahí que si hay Dios está lejos, que el amor no funciona, que la paz es un sueño, que la guerra es eterna, y que el fuerte es el dueño, que silencia al cobarde y domina al pequeño. Pero un ángel ha dicho que está cerca de mi quien cambia todo esto, tan frágil y tan grande, tan débil y tan nuestro. Dicen que está en las calles, que hay que reconocerlo en esta misma carne, desnudo como un verso, que quien llega a encontrarlo ve desvanecerse el miedo, ve que se secan las lágrimas, ve nueva vida en lo yermo. Dicen por ahí que si hay Dios está lejos, pero tú y yo sabemos, que está cerca, en tú hermano, … y está en ti muy adentro.

José Rodriguez Olaizola

 

 

Motivos que presentamos en Oración

  • Por la salud de aquellos que están padeciendo alguna dolencia o enfermedad.
  • Por la unidad, el amor y la sanidad en nuestras familias.
  • Por un volver el rostro a la Creación y ser más comprometidos por el cuidado de nuestra tierra: nuestra casa.
  • Por la paz y el entendimiento entre los pueblos del mundo.
  • Para que no falte trabajo, educación, salud y vivienda en cada familia de nuestro pueblo.
  • Por una justicia independiente y no subordinada a los grupos de poder político y económicos en nuestro país.
  • Por el acercamiento, el perdón y la restauración entre quienes están alejados o peleados.
  • Para que nuestro corazón y mente se abran más y miren al otro, encontrando en él, en ella, a un amigo/a, y al mismo Dios.
  • Por un avivamiento y renovación en nuestra iglesia metodista para que recupere su celo misionero y esparza su santidad bíblica.

Por Jesucristo, nuestro Señor Amén.

Compartir

X