Tiempo de ayuno y oración – Propuesta semanal para el 30 de octubre

28 Oct 2019
en Espiritualidad y devoción
Tiempo de ayuno y oración – Propuesta semanal para el 30 de octubre

Encuentro con Dios


Salmo 87 – RVC

El Señor se estableció en el monte santo.
El amor del Señor por las puertas de Sión
es mayor que su amor por todas las ciudades de Jacob.
De ti, ciudad de Dios,
se dicen cosas gloriosas.

Entre los que me conocen,
tengo presentes a Rajab y a Babilonia.
Aquí están Filistea y Tiro, con Etiopía.
Éste nació allí.
De Sión se dirá:
«Éste y aquél nacieron en ella.»
El Altísimo mismo la establecerá.
Al inscribir a los pueblos, el Señor anotará:
«Éste nació allá.»

Los que cantan y danzan en ella, dirán:
«Todas mis fuentes están en ti.»


Alabad al Señor

Jesús, yo he prometido servirte con amor,
concédeme tu gracia mi amigo y salvador.
No temeré la lucha si tú a mi lado estás,
ni perderé el camino si tú guiando vas.

Estamos en el mundo y abunda tentación;
muy suave es el engaño y necia la pasión.
Ven tú, Jesús, más cerca en mi necesidad,
y escuda al alma mía de toda iniquidad.

Y si mi alma vaga, ya incierta, ya veloz,
concédeme que escuche, Jesús, tu clara voz;
anímame si dudo; inspírame también;
repréndeme, si temo en todo hacer el bien.

Canto y Fe 305

Lectura del Día

Mateo 21: 28-32 – RVC

Jesús les preguntó: « ¿Qué les parece? Un hombre tenía dos hijos, y se acercó al primero y le pidió: “Hijo, ve hoy a trabajar en mi viña.” El primero le respondió: “No quiero”; pero después se arrepintió y fue. Luego, se acercó al otro hijo, y le pidió lo mismo. Éste le respondió: “Sí, señor, ya voy”; pero no fue. ¿Cuál de los dos hijos hizo la voluntad de su padre?» Ellos respondieron: «El primero». Entonces Jesús les dijo: «De cierto les digo, que los cobradores de impuestos y las rameras les llevan la delantera hacia el reino de Dios. Porque Juan se acercó a ustedes para encaminarlos en la justicia, y no le creyeron; mientras que los cobradores de impuestos y las rameras sí le creyeron. Pero ustedes, aunque vieron esto, no se arrepintieron ni le creyeron.»

A ver; dejémoslo claro… Los dirigentes judíos eran quienes dijeron que obedecerían a Dios, pero no lo hicieron. Por otro lado, los publicanos y las personas de mala fama eran los que decían que vivirían su vida, pero siguieron el camino de Dios.

La parábola nos dice que Jesús no alaba, realmente, a ninguno de los dos hijos. Es el retrato de dos clases de personas muy imperfectas, de las que una clase es sin embargo mejor que la otra. Ninguno de los dos hijos de la parábola era la clase de hijo que le produce una gran satisfacción y alegría a su padre.

Los dos dejaban mucho que desear; pero el que al final obedeció era incalculablemente mejor que el otro. El hijo ideal habría sido el que aceptara las órdenes del padre con obediencia y respeto, y que las cumpliera sin discusión ni demora.

¿Será que no aprendemos nunca por eso el evangelio nos vuelve a repetir lo mismo…? Pues;nos dice que hay dos clases de personas. La primera son las personas cuya profesión es mucho mejor que su práctica. Prometen y se comprometen a cualquier cosa; hacen grandes acciones de piedad: vigilias de oración, ayunos, lecturas místicas, textos bíblicos memorizados… Todo con la mayor fidelidad posible; pero se quedan con un rito o práctica vacío, sin contenido, y muy lejos de poder cumplirlo.

Las segundas, son aquellos cuya práctica es mucho mejor que su profesión. Pretenden ser inflexibles materialistas, se ufanan de ser personas “ateas” hasta la médula, pero a veces los descubrimos haciendo cosas amables y generosas casi en secreto, como si les diera vergüenza. Como personas ateas no tienen ningún interés en la iglesia ni en la religión, y sin embargo, cuando llega el momento, descubrimos que viven vidas cristianas; mejor, que muchos que confiesan seguir a Jesús.

No me digan que en nuestra caminata por la vida, no nos hemos encontrado con gente así, cuya práctica está a mucha distancia de la piedad que profesan, y con otros cuya práctica está muy por delante de la profesión cínica y hasta atea que hacen alarde.

Lo que nos enseña esta parábola es que, obviamente preferimos la segunda clase de persona más que la primera;sin embargo ninguna de las dos es perfecta. La persona realmente buena es aquella en que se su fe y práctica no se contradicen.

Por otra parte, la parábola nos enseña que uno puede echar a perder muy fácilmente lo bueno que haga por la manera como lo haga. Puede hacer una cosa que esté bien con una falta de gracia y de agrado que echa a perder toda la obra. Y sobre todo, aprendemos que la manera cristiana está en la promesa y en su cumplimiento; pues entendemos que la señal del cristiano es el hacer, como resultado de una obediencia, cortés y amable.Que el buen Dios nos ayude a ser coherentes con nuestra fe y nuestra acción o testimonio. Amén.

ROG

Motivos de Oración

  • Los hermanos y hermanas que diariamente se comprometen y trabajan para el reino de Dios.
  • Por líderes, pastora, pastores, docentes que día a día ayudan a que sea posible el acercamiento y amor al otro/a.
  • Por nuestros niños, niñas, adolescentes.
  • Por tantas abuelas y abuelos que son testimonio de vida, perseverancia y ejemplo de vida.
  • Por la misión y evangelización de la Iglesia Metodista en la Argentina.
  • Por nuestros amigos, amigas, familiares, vecinos que están pasando por una prueba de pérdida, enfermedad o angustia.
  • Por los desafíos de cada congregación de nuestra iglesia después de la Asamblea Nacional.
  • Agreguemos los motivos personales y comunitarios para esta semana.

Recomendación y Bendición Apostólica

Así que, quienes somos fuertes debemos soportar las flaquezas de los débiles, en vez de hacer lo que nos agrada. Cada uno de nosotras y nosotros debe agradar a su prójimo en lo que es bueno, con el fin de edificarlo. Porque ni aun Cristo se agradó a sí mismo sino que, como está escrito: «Las ofensas de los que te insultaban cayeron sobre mí.»

Romanos 15: 1-3

De manera que; transitemos por la vida
Sirviendo al Señor; pues somos su Iglesia en el mundo.
Y que la bendición de Dios, Trino y Uno,
Sea con todas nosotras y nosotros.

 



propuestas anteriores

Compartir

X