Tiempo de ayuno y oración – Propuesta semanal para el 30 de enero

29 Ene 2019
en Espiritualidad y devoción
Tiempo de ayuno y oración – Propuesta semanal para el 30 de enero

Encuentro con Dios

 

Salmo

SALMO 119: 89-96. RVC

Señor, tu palabra es eterna,
y permanece firme como los cielos.
Tu fidelidad es la misma por todas las edades;
tú afirmaste la tierra, y esta permanece firme.
Por tus decretos, todo subsiste hoy,
y todo está a tu servicio.

Si en tu ley no hallara mi regocijo,
la aflicción ya habría acabado conmigo.
Jamás me olvidaré de tus mandamientos,
porque con ellos me has devuelto la vida.
Mi vida te pertenece; ¡sálvame, Señor,
pues yo estudio tus mandamientos!

Los malvados buscan cómo destruirme,
pero yo trato de entender tus testimonios.
He visto que aun lo perfecto se acaba,
pero tus mandamientos son eternos.

 


Alabad al Señor

//En la Escritura encontramos luz para nuestro camino,
nos guía por donde andamos para marcar el destino. //

// En la biblia hallamos manantial de vida,
fuente que ilumina, que da alimento,
tu Palabra llama al que está en tinieblas,
y al ser predicada no vuelve vacía. //

CyF 432

Lectura del Día

Lucas 4: 38-44 RVC

Jesús salió de la sinagoga y se dirigió a la casa de Simón. La suegra de Simón tenía una fiebre muy alta, así que le rogaron a Jesús por ella. Él se inclinó hacia ella y reprendió a la fiebre, y la fiebre se le quitó. Al instante, ella se levantó y comenzó a atenderlos.

 

Cuando Jesús salió de la sinagoga, se fue a la casa de Simón Pedro. La suegra de Simón estaba aquejada de una fiebre impresionante, y le pidieron a Jesús que hiciera algo por ella. Él se puso a su lado y reprendió a la fiebre, que al momento la dejó. Sin perder un momento, la que había estado tan mal se levantó y se puso a servirles la comida.

A ver… Es innegable que Jesús estaba siempre dispuesto a servir. Acababa de salir de la sinagoga, (algunos biblistas aseguran que la casa de la suegra de Pedro se encontraba frente a la sinagoga).

Quienes predicamos, sabemos cómo nos sentimos después de un culto. Uno se encuentra agotado, que necesita descansar. Sin embargo, puede suceder, que podemos tener, una experiencia que nos da fuerza y nos hace olvidar de nuestro cansancio… En la última vez que prediqué en la IEMA de Flores, había entrado al culto una mujer que dijo ser docente y que esa semana había perdido su empleo, lo cual estaba muy desanimada no sabía que iba a suceder en su futuro… Lo que me sorprendió es que me dijo: “Muchas gracias, lo que usted dijo me ha hecho mucho bien. Voy a seguir luchando…”

Jesús no había hecho más que salir de la sinagoga y entrar en casa de Simón, cuando se vio asaltado por el grito insistente de la necesidad humana. Jesús no alegó que estaba cansado y que tenía que descansar, y atendió a la petición sin queja ni demora. El Ejército de Salvación tiene muchas anécdotas de quienes sirven en sus filas. Se cuenta, lo que le sucedió a la señora Berwick en los días de los bombardeos de Londres, en II Guerra Mundial. Ella había estado a cargo del trabajo social del-Ejército en Liverpool, ya se había retirado o jubilado, viviendo en Londres. A la gente se le había metido en la cabeza unas ideas muy raras durante los bombardeos, y una de ellas fue que, por lo que fuera, la casa de la señora Berwick era un lugar seguro; así es que se agolparon allí. Aunque ella estaba retirada, no había perdido el instinto de ayudar. Reunió una caja de primeros auxilios, y puso un cartel en la ventana: « Si necesitas ayuda, llama aquí.»

El Evangelio nos dice que Jesús siempre estaba dispuesto a ayudar. Nuestras Comunidades de Fe, no necesitan poner “un cartelito en la puerta” lo importante es que la persona que viene a pedir nuestra ayuda, cualquiera sea su necesidad, no se retire con las manos vacías. Amén

 


Oración

Querido Dios Padre y Madre, te doy gracias por la vida. Ahora, te pido que en este día pueda estar atento a las necesidades de nuestro prójimo. Que tu Espíritu Santo me de palabras para consolar, animar, orientar. Que mis manos puedan ayudar, en la medida de lo posible, con generosidad; tal como lo haría Jesús. Amén.


Oramos por…

  • Nuestro país, por nuestro pueblo: nosotros, nuestras familias, amigos, vecinos.
  • Por los desafíos que nos presenta cada día y la voluntad que necesitamos para encarar cada uno de ellos.
  • Por nuestros niños, jóvenes que necesitan de tu guía y nuestro amor y paciencia.
  • Por quienes están enfermos.
  • Por la vida y misión que tienen nuestras comunidades en cada rincón de nuestro país.
  • Por la salud de cada uno/a de nuestros pastores/as.

…¡Oremos sin cesar!


Recomendación y Bendición Apostólica

Hermanos, les rogamos que sean considerados con los que trabajan entre ustedes, y que los instruyen y dirigen en el Señor. Ténganlos en alta estima y ámenlos por causa de su obra. Y ustedes, vivan en paz. También les rogamos, hermanos, que les llamen la atención a los ociosos, que animen a los de poco ánimo, que apoyen a los débiles, y que sean pacientes con todos. Tengan cuidado de que nadie pague a otro mal por mal; más bien, procuren siempre hacer el bien, tanto entre ustedes como con los demás. Estén siempre gozosos. Oren sin cesar. Den gracias a Dios en todo, porque ésta es su voluntad para ustedes en Cristo Jesús. No apaguen el Espíritu. No menosprecien las profecías. Examínenlo todo; retengan lo bueno. Absténganse de toda especie de mal. Que el mismo Dios de paz los santifique por completo; y que guarde irreprensible todo su ser, espíritu, alma y cuerpo, para la venida de nuestro Señor Jesucristo.

Que la gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con ustedes. Amén.

1ª. TESALONICENSES 5: 12-23, 28.


propuestas anteriores

Compartir

X