Tiempo de ayuno y oración – Propuesta semanal para el 20 de abril

19 Abr 2022
en Espiritualidad y devoción
Tiempo de ayuno y oración – Propuesta semanal para el 20 de abril

TIEMPO DE RESURRECCIÓN

PAZ A USTEDES!!! (Lucas 24: 36 – 48)

Qué alegría Señor cuando dijiste nuevamente PAZ A USTEDES!!
Abriéndote paso ante el asombro de tus discípulos
Mostrando las heridas de tu cuerpo
Sentado otra vez en la mesa común,
Mirándolos a los ojos, invitándolos a tocarte.
Señor resucitado, también estás entre nosotros!!
nos haces compañía, nos enseñas la vida
compartes con nosotros gestos cotidianos de ternura
Nos cambias el asombro por alegría
La incertidumbre con certeza de vida nueva.
Gracias Resucitado!!! Gracias por mostrar
No sólo tus heridas sino tu amor y compasión,
Que para nosotros son como ríos de agua viva.

Cristina Dinoto


Con la Biblia en la mano

1 Tes. 5:12-24

La paz no viene solo por “clamarla” y para “traerla” hay “de metodologías,… metodologías” ¡!!! Como se dice por allí. Podremos hacer muchas preguntas, proclamas y distribuir panfletos, podremos exhortar al viento y sofocar lo invisible, llorar y hasta rabiar; pero lo que hoy si se necesita es la acción concreta del Pueblo de la Esperanza. Debemos igualmente estar claros de que no se construye por medio de recetas.

Algunas (entre muchas otras) de esas manifestaciones prácticas con las que podríamos colaborar desde la Iglesia local son:

  • Mantener un compromiso personal con la búsqueda de la Verdad;
  • vivir estilos de vida sencillos y justos.
  • Servir como medio para transformar relaciones y estructuras;
  • amar al enemigo donde haya arrepentimiento y justicia;
  • levantar la voz por los desvalidos,
  • extender la Gracia, vivir en comunión, orar por las autoridades; denunciar la injusticia y trabajar por traer la justicia, celebrar la vida y los actos portentosos de Dios en ella,
  • sembrar la paz en cuanto espacio sea posible, cosecharla y conservarla;
  • respetar las diferencias y a los diferentes, promover diversidad,
  • ser intolerantes de la violencia, rescatar el sentido de la indignación ante la pobreza, dar, recibir, abrir, abrazar, sacrificar nuestras comodidades por llenar las necesidades de otros, mediar, sustentar respuestas de paz basados en la Palabra de Dios, discernir el bien del mal, sobreponer la apatía y la indiferencia ante las expresiones de muerte a nuestro alrededor, reír, hacer reír, llorar con los que lloran, crear iniciativas comunitarias, promover la paz familiar, coordinar con otros entes sociales, etc.

Esto tiempos nos piden una iglesia nueva que poco tiene que ver con la de años atrás.

La Iglesia en este tiempo debe ser un espacio abierto para recibir al que sufre, al desempleado, al doliente, al “quebrado” este es el tiempo para expresar nuestra solidaridad, para construir lazos de comunión, para compartir de lo que tenemos, para invertir, para generar empleo, para producir, para sembrar, para alertar, para socorrer, para no especular, para crear redes de apoyo a grupos en riesgo, para generar y proclamar “buenas noticias”.

Mauricio Solis Paz (Visión Mundial – Costa Rica)

Un tiempo para pensar… orar y ayunar…


Orar hoy por la paz es:

¡¡Decir si !! a la igualdad de todas las naciones, las comunidades y las personas lo cual es mucho más que hablar de libertad donde finalmente los que tienen más imponen su voluntad.

Es decir si a la verdad sobre la mentira y la rectitud sobre la corrupción.

Es trabajar para que los pobres sean reconocidos como personas que valen y merecen igualdad de oportunidades para educarse, tener salud y vivir dignamente.

Es respetar los derechos humanos de toda persona y comunidad, es valorar la riqueza de las comunidades indígenas y negras, la dignidad de las mujeres, el respeto a los ancianos y crear felicidad para niños y niñas.

Es respetar a quienes tienen otra religión que la nuestra para juntos caminar en la misma dirección conforme a la voluntad de Aquel en quien creemos.

Orar hoy por la paz es más que orar, también es poner nuestras manos en unidad con otras manos para construir bajo la dirección de Dios un mundo nuevo.

Orar con profundidad y sinceridad de corazón no es un hecho espiritual que nos aleja de la realidad que vivimos, es un hecho espiritual que se encarna en ella de la misma forma como se encarnó Jesús de Galilea para la redención del mundo.

No nos conformemos con menos.

Obispo (e) Aldo M. Etchegoyen

JUNTAMOS LAS MANOS y colocamos dentro, TODOS LOS MOTIVOS DE ORACIÓN.

Esperamos los motivos de oración de los Distritos y/o comunidades para la próxima semana compartirlos.

Oramos todos juntos y juntas por


  • La misión de la Iglesia en este tiempo de PASCUA Pastoras y Pastores y hermanas y hermanos que conforman los Equipos Pastorales, que el Señor nos renueve las fuerzas, la alegría de servir a las comunidades, que no nos gane el desánimo, y sí tengamos el ímpetu que nos trae la GRACIA de DIOS, para mirar con ojos nuevos y corazón nuevo, este tiempo desde el evangelio.
  • Este tiempo de RESURRECCIÓN para que sea un tiempo de predicar al Jesús vivo entre nosotros, para ser Iglesias pascuales, misioneras, con el mensaje de amor y poder de Cristo Jesús para este nuevo tiempo de vida.
  • Las familias que tienen que enfrentar grandes preocupaciones (trabajo, enfermedad, vivienda), para que no se trasladen a las relaciones familiares, sino que pueda haber diálogo franco y sincero para resolver las dificultades.
  • La Iglesia Nacional, el Obispo, la Junta General, los Administradores, que el Señor los guíe en sabiduría para la tarea a la que fueron llamados.
  • Para que nuestros corazones sean renovados por el Espíritu del Señor y podamos estar listos para la iglesia post – pandemia.
  • Oramos con las Comunidades de Villa Mercedes y San Luis, por su Pastor y los miembros, que puedan encontrar el camino para crecer en espíritu y número en esas comunidades.
  • Oramos con las hermanas y hermanos de la Comunidad de Luís Guillón: Por el crecimiento espiritual de las personas que se acercaron durante este tiempo de pandemia.
  • Ya estamos orando por la Asamblea Nacional para el 2022, Asamblea del Reencuentro, llena de abrazos contenidos, de charlas que tenemos postergadas; que el Señor nos vaya abriendo caminos para que sea una sentida Asamblea de su pueblo donde el gozo del Señor se haga presente.
  • POR LA PAZ ENTRE LOS PAÍSES. Señor ¡ TEN PIEDAD!!
  • Te damos gracias y ponemos en tus manos todos aquellos lugares donde sirven a otros, con meriendas, comedores, alimentos, ropa de abrigo, materiales para la construcción y varias cosas más.
  • En tus manos Señor todos los lugares donde se han producido los incendios que causan tanta devastación. Verdaderos desastres muchas veces ocasionados por quienes evidentemente perdieron la cordura. ¡¡Te rogamos Señor!!
  • ORAMOS por discernimiento, sabiduría, palabra y acción para enfrentar situaciones de conflicto dentro de las comunidades de fe, en los hogares, y en el barrio mismo donde vivimos.
  • Los Hogares LOWE, por su situación económica, para que florezca aún en este tiempo de pandemia. Amado Padre tú lo haces posible. Por el personal que trabaja allí, que sientan la bendición del Señor por la tarea que realizan y a la vez estén tranquilos sabiendo que pueden seguir trabajando. Por cada uno de los niños y niñas que están en los hogares, bendícelos Señor, con alegría, con ternura, con esas risas que sólo los más chicos pueden contagiarnos. Una bendición especial para todos los que allí habitan, tu abrazo a cada uno y tu caricia sobre sus cabezas sintiendo tu presencia.
  • Por el Colegio Alberto Schweitzer de Mendoza, que se está recuperando de daños materiales sufridos por temporal de agua y granizo.
  • ORAMOS POR TODAS LAS INSTITUCIONES EDUCATIVAS QUE TIENE LA IGLESIA, que sean  espacios de  aprender y espacios donde conocer y acercarse a Dios, Sean bienaventurados, bienaventuradas alumnado y docentes de cada uno de los lugares.

DIOS te tiene en su agenda cada día y te bendice, sé agradecida/o con su bendición.

¡¡¡Hasta la próxima semana!!!

Pastora Cristina Dinoto
Comisión Nacional de Liturgia IEMA
Compartir

X