Tiempo de ayuno y oración – Propuesta semanal para el 10 de junio

10 Jun 2020
en Espiritualidad y devoción
Tiempo de ayuno y oración – Propuesta semanal para el 10 de junio

Encuentro con Dios


Cuando ustedes tienen sed, pero mucha sed, ¿Qué imagen les va a la mente? Lo más probable, en un vaso o jarra llena de agua fresca. Es más, yo que he vivido en medio de las montañas, donde corren arroyos y ríos, cuando tengo sed, más de una vez pienso en esos manantiales de agua pura y fresca. En esos ríos de agua viva!

Saben? Dios en nuestras vidas, es ese arroyo, ese manantial, ese río que nos alimenta y sacia la sed.

Quienes creemos y vivimos su Palabra, sabemos que su Espíritu nos mueve e invita a compartir de su fuente. Y esto es todo un desafío, porque a través de ella, tenemos que trabajar en amor, construir para la paz, compartir para lograr la equidad, luchar por la igualdad, defender los derechos y, ante todo brotar como vertientes de su cauce interminable.

Recuerdan esta canción? Yo tengo gozo en mi alma…”es como ríos de agua viva en mi ser”

VBM Virginia

Salmo 104:24-34, 35b RVC

24 ¡Tus obras, Señor, son innumerables!
¡Todas las hiciste con gran sabiduría!
¡La tierra está llena de tus criaturas!
25 ¡Vean el vasto mar! ¡Contemplen su grandeza!
En él se mueven incontables seres vivos,
lo mismo grandes que pequeños.
26 Allí navegan las grandes naves;
allí está Leviatán, que creaste para jugar con él.

27 Todos los seres esperan de ti
que a su tiempo les des de comer.
28 Si abres tu mano y les das su pan,
ellos lo toman y quedan satisfechos.

29 Si te escondes de ellos, se desconciertan;
si les retiras su espíritu, mueren y vuelven al polvo.
30 Pero si envías tu espíritu, vuelven a la vida,
y así renuevas la faz de la tierra.

31 ¡Sea tu gloria eterna, Señor!
¡Qué te regocijen las obras que has hecho!
32 Si miras la tierra, ésta tiembla;
si tocas los montes, éstos echan humo.

33 Señor, ¡toda mi vida te cantaré!
Dios mío, ¡yo te cantaré salmos mientras viva!

34 Señor, dígnate agradarte de mis pensamientos,
pues yo hallo en ti mi alegría.

35b ¡Bendice, alma mía, al Señor!
¡Aleluya!


Alabad al Señor

Ven, oh tú que haces nuevos los sistemas de pensar;
que a las letras das sentido y que amplías la visión.
Ven y toca a nuestro mundo, tierra seca de dolor.
En el valle de la muerte sopla vida y amor.

Ven, oh tú que intercedes y que gimes junto a nos;
que escuchas los lamentos y calientas nuestra voz.
Sé la llama que alimenta y que enciende el corazón.
Ven y rompe de repente las amarras de opresión.
Ven, oh tú el don divino y convéncenos del mal;
frena máquinas de muerte y de fuerza irracional.
Ven, transforma planes necios en proyectos del vivir.
Ven, inunda nuestra era de esperanza y de saber.

Simei Monteiro . Canto y Fe 77

Lectura del día

Juan 7: 37-39 RVC

37 En el último y gran día de la fiesta, Jesús se puso en pie y en voz alta dijo: «Si alguno tiene sed, venga a mí y beba. 38 Del interior del que cree en mí, correrán ríos de agua viva, como dice la Escritura.» 39 Jesús se refería al Espíritu que recibirían los que creyeran en él. El Espíritu aún no había venido, porque Jesús aún no había sido glorificado.

 

Estimada lectora, lector… Hoy el Leccionario nos descorre la cortina y nos invita a pasar al Lugar Santísimo… Pues el Evangelio compara al Espíritu Santo con un inmenso río que fluye sin parar por todo nuestro ser… ¡Aleluya…!!!

Empecemos por señalar que el Espíritu Santo es la verdadera fuente de la vida y el único que puede proveer para todas las necesidades espirituales de la persona creyente, Sólo en él puede encontrar alivio el corazón oprimido. No hay nadie más, donde se halle la “felicidad auténtica”; o sea fiestas o un sistema religioso no pueden satisfacer la sed espiritual, sólo Espíritu Santo es la fuente o la planta que da frutos de vida: «lo que el Espíritu produce es amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, humildad y dominio propio. Contra tales cosas no hay ley.» (Gal. 5: 22)

Además, él sabe mejor que nadie qué es lo que necesitamos. El error del ser humano; del cual, advirtió el profeta Jeremías al pueblo de Israel, hace siglos: Son dos los males en que ha incurrido mi pueblo: «Me han dejado a mí, que soy fuente de agua viva, y han cavado sus propias cisternas, ¡tan agrietadas que no retienen el agua!» (Jer 2:13 RVC) o sea; el buscar, en el lugar equivocado… De manera que; « Todos ustedes, los que tienen sed: Vengan a las aguas; y ustedes, los que no tienen dinero, vengan y compren, y coman. Vengan y compren vino y leche, sin que tengan que pagar con dinero». (Is 55:1)

En este tiempo de pandemia y cuarentena “insoportable” que nos protege, es tiempo de ir a buscar beber el Agua Viva que nos ofrece gratuitamente el Espíritu Santo. Una vez que hemos sido saciadas y saciados hallaremos la manera de compartir, tan grande bendición: con gran alegría, amor fe y esperanza. AMÉN.

ROG Roberto

 


Oremos en paz y en comunión…

Ven, Santo Espíritu de Dios, y mora en nuestro ser:
Oh, clara fuente de visión, de vida y de poder.
Ven, Santo Espíritu de Dios, como el profeta ayer,
Inspira nuestras almas hoy para entender tu ley.
Tus alas abre y cúbrenos, Paloma celestial;
Tu luz inunde el corazón y aleje todo mal.
El testimonio danos ya que somos del Señor;
Que Cristo, por la eternidad,
Guardará en su amor. AMÉN

Charles Wesley – CN. 147

Oremos por…

  • Para que este tiempo de pandemia en todo el mundo, se acabe.
  • Por nuestras familias.
  • Por el trabajo de acompañamiento y sostén de nuestras iglesias en todo el país.
  • Para que nuestro pueblo sea consciente y ayude a cortar con este virus que se propaga en forma silenciosa, tomando las precauciones necesarias.
  • Por médicos/as, enfermeras/os, personal que trabaja en hospitales, salas, clínicas, centros de asistencia.
  • Por todo el personal de seguridad, bomberos, recolectores de residuos y todas las personas que diariamente, trabajan brindando servicios esenciales a la comunidad.
  • Por quienes ayudan en comedores y centros comunitarios.
  • Por nuestros niños y niñas de los hogares Lowe, su personal y voluntarios/as.
  • Para que podamos ser fuentes de agua viva, llevando la palabra de Dios a hermanas, hermanos, personas que estén solas, angustiadas.
  • Por el trabajo y ministerio de nuestros líderes, pastoras, pastores, obispo.
  • Agreguemos más motivos……………………………

Sigamos orando!!!



Compartimos esta canción, recordando que Él es nuestra fuente de agua viva.

VBM



Suscribite al envío semanal

Compartir

X