Saludos de la Iglesia Metodista al Presidente Alberto Fernández

11 Dic 2019
en Declaraciones públicas, Episcopado
Saludos de la Iglesia Metodista al Presidente Alberto Fernández

Sr. Presidente de la Nación Argentina
Dr. Alberto Ángel Fernández


Paz y bien sean con Usted en este tiempo de Adviento, en el que la cristiandad se prepara para celebrar el nacimiento de Jesús, Dios con nosotros.

El Adviento es un tiempo de esperanza porque recordamos la llegada de quien vino a salvar lo que se había perdido: Jesús. Esta esperanza cristiana ha sido forjada en la historia de la salvación, en medio de grandes tragedias, en sufrimientos, en desilusiones y en el aparente fracaso de los proyectos de humanidad.

Cuando parece que la oscuridad vence, Dios enciende una luz que penetra las tinieblas. Cuando el mal se ríe de quienes sufren injusticias, Dios anima a su pueblo en el compromiso y la reivindicación de la justicia y la paz. ¡En Dios la esperanza vive!

En este contexto del Adviento, en donde la esperanza sirve para orientar la construcción de comunidad y el mundo nuevo de Dios, es que nuestra Iglesia Evangélica Metodista Argentina, con más de 180 años de presencia activa en nuestra sociedad y preexistente a la organización del estado nacional, desea hacerle llegar nuestro saludo al asumir el máximo honor y responsabilidad que otorga el pueblo en democracia.

Nuestra Iglesia valora y defiende el sistema democrático con la convicción de que es el camino que permite el diálogo y la búsqueda del bien común. En este sentido, deseamos hacerle llegar nuestro compromiso de oración por Usted y todo su gabinete, anhelando que el Dios de paz les brinde profunda sabiduría en la búsqueda y construcción de un tiempo en el que todo el pueblo acceda a una vida digna y se mejoren las condiciones sociales, para que ninguna persona quede excluida de lo necesario para proyectarse y realizarse.

Así mismo, nos comprometemos a tener una mirada crítica, levantando nuestra voz cuando desde nuestra fe, historia y tradición, consideremos que se toman decisiones que atenten contra el bienestar del pueblo o se vulneren los derechos que tanto ha costado conseguir.

Me despido compartiendo las palabras de Proverbios 11.14: “Si no hay buen gobierno, la nación fracasa; el triunfo depende de los muchos consejeros”.

Atentamente

Pastor Américo Jara Reyes
Obispo

Compartir

X