Rastreando las raíces metodistas de Jorge Luis Borges

18 Ago 2021
en Artículos CMEW
Rastreando las raíces metodistas de Jorge Luis Borges

Que el metodismo haya impactado en el desarrollo de la teología y la practica cristiana a partir del siglo 18, es sabido. Que su influencia llega también a la ciencia, la salud, la política y la educación también. Sin embargo, que haya sido fermento de la vocación literaria a través de las raíces genealógicas del gran escritor argentino Jorge Luis Borges, es algo poco conocido. Martin Hadis, en su libro ““Literatos y excéntricos: Los Ancestros Ingleses De Jorge Luis Borges”, encontró este nuevo aporte del metodismo a la cultura universal. A continuación, extractamos parte de una entrevista en la que Hadis relata el proceso de su investigación y cuenta sobre los novedosos e inesperados resultados hallados:

El mismo Borges sabía muy poco (casi nada) acerca de sus antepasados ingleses. Paradójicamente, esta es la rama de sus antepasados más importante en términos literarios -ya que es aquella de la cual Borges heredó su vocación literaria,- y al mismo tiempo, aquella de la cual menos se sabía. Del lado inglés de su familia, del cual Borges dice explícitamente que heredó su vocación de escritor, no se sabía casi nada. El mismo Borges no sabía casi nada. La rama Haslam es la que más tardíamente llegó a la Argentina – Frances Haslam, la abuela inglesa de Borges parece haber llegado al país hacia finales de la década de 1860 –Borges solía decir que sus antepasados ingleses eran gente de libros porque “eran todos pastores metodistas”. Es cierto que casi todos sus antepasados ingleses se dedicaron a los libros gracias a la influencia de esos dos o tres pastores metodistas que figuran en el árbol genealógico. De manera que la idea general de la afirmación de Borges, que sus antepasados eran gente de libros gracias a la iglesia metodista es cierta.

El padre de Borges, si bien es mitad inglés y mitad criollo en términos genealógicos, se cría hablando únicamente en inglés bajo la tutela de Frances Haslam. Los Haslam eran hombres de fe. Borges no heredó esa fe, pero el influjo de la Biblia y lo religioso en su obra es palpable. La abuela de Borges, llamada Frances Haslam, había nacido en 1843 en un pueblo llamado Hanley, en el condado de Staffordshire (centro de Inglaterra). El padre de esta abuela inglesa, es decir el bisabuelo de Borges, se llamaba Edward Young Haslam, había nacido en 1808, fallecido en 1878, y había estudiado en la Universidad de Heidelberg. El tatarabuelo de Borges se llamaba William Haslam y había sido pastor metodista de la Nueva Conexión. Los pastores metodistas tenían (y siguen teniendo) una particularidad, y es que son itinerantes. Funcionan como embajadores: van a predicar a una ciudad, se establecen allí por uno o dos años, y luego los trasladan a otra ciudad diferente. Esto complicó enormemente las búsquedas.

Lo más interesante es descubrir de donde sale Borges. Su vocación literaria se gestó en el siglo XVIII bajo la influencia del metodismo, el movimiento religioso fundado por el erudito graduado de Oxford, John Wesley.  Wesley era un apasionado por los libros y la literatura y le imprimió al metodismo un sesgo libresco. Wesley recorría los rincones de Inglaterra predicando a caballo y siempre tenía las alforjas de su montura llenas de libros. La vocación literaria de Borges -ahora lo sabemos- desciende directamente de las alforjas llenas de libros del Reverendo John Wesley.

Creo que este es el principal aporte de esta investigación: plantear -y responder- por primera vez una serie de preguntas fundamentales: ¿Quién fue realmente Jorge Luis Borges? ¿De dónde salió su vocación de escritor? ¿De quién o quiénes heredó su formación literaria? Ahora tenemos respuestas -obviamente, siempre parciales, ya que un genio como Borges no se explica. Pero ahora queda claro en qué ámbito social y cultural se gestó su vocación de escritor.

Prácticamente todos los individuos que aparecen en el árbol genealógico inglés de Borges son unos personajes peculiares. Hay -entre otros- un coleccionista de cráneos, un hombre asesinado en circunstancias misteriosas, una pedagoga autora de best-sellers victorianos, y un especialista en insania que fundó un manicomio. Pero sin duda el más peculiar de todos fue el Reverendo metodista William Haslam, tatarabuelo de Borges. Este señor me llamó especialmente la atención porque encontrarlo fue como encontrar a otro Borges, nacido 130 años antes del que ya conocemos. Si yo hablo de un personaje que “continuó coleccionando libros a pesar de una ceguera progresiva”. “tenía un sentido del humor agudo”, y era “veloz para la réplica y proclive al absurdo”, y “gustaba de dar largos paseos … en soledad”, “era un poco raro al hablar, serio sin afectación, y gustaba de citar a antiguos escritores” parece que estoy hablando de nuestro Borges. Pero todas estas son citas con las que los contemporáneos describen a su tatarabuelo: el Reverendo William Haslam. De manera que tenemos otro Borges 130 años antes de Borges. Y éste es el fundador de la dinastía literaria que converge a través de los siglos en nuestro escritor. Yo no sé si atribuir esto a los genes o al destino. De hecho, no tengo una explicación: tantas similitudes a través del tiempo me llenan de más preguntas que respuestas. Pero el hecho es que tatarabuelo y tataranieto eran iguales en muchos aspectos clave, a pesar de que -obviamente- jamás se conocieron y que Borges murió sin saber ningún dato sobre la personalidad del Reverendo William Haslam. Sólo sabía su nombre, sus fechas, y su afiliación al metodismo.


Daniel Bruno para CMEW

Extractado de entrevista a Martín Hadis por Augusto Munaro en https://lamaquinadeltiempo.com/online/entrevhadis/

Martin Hadis, autor de “Literatos y excéntricos: Los Ancestros Ingleses De Jorge Luis Borges”, Sudaméricana, Buenos Aires, 2006.



Compartir

X