Me serán testigos… también el 1º de mayo

01 May 2018
en En contexto
Me serán testigos… también el 1º de mayo

Samuel Fielden, pastor metodista fue uno de los protagonistas de los sucesos que llevaron a establecer el 1º de mayo como el Día Internacional del Trabajador.


El testimonio de un pastor metodista

Samuel Fielden nació en Todmorden, Lancashire (Inglaterra) en 1844; pasó su juventud trabajando en los talleres, y entrando en la edad de la razón, se recibió de ministro metodista. Fue después nombrado superintendente de las escuelas dominicales de su país natal.

En 1864 se mudó a Nueva York y trabajó en algunos telares. Al año siguiente se trasladó a Chicago, y desde esa fecha trabajó como jornalero. Ingresó en la Liga Liberal en 1880, donde se conoció con Spies y Parsons; se declaró socialista y fue uno de los miembros más activos de la Asociación Internacional de los Trabajadores. Era un gran orador y pensador profundo.


1° DE MAYO – DÍA DEL TRABAJADOR

El 1° de mayo de 1886 miles de trabajadores se declararon en huelga para obtener este beneficio (La jornada laboral de 8 horas). Durante los días siguientes se sucedieron episodios de protesta represión y violencia. En uno de ellos un artefacto explosivo detonó entre los hombres de la policía matando a uno de ellos e hiriendo a otros. La policía abrió fuego sobre los obreros matando a un número indeterminado de ellos. Se declaró el estado de sitio y se produjeron decenas de arrestos y posteriores denuncias de tortura. Ocho de ellos fueron sometidos a un juicio que la historia rápidamente calificó como una farsa.

Durante el falso juicio, Fielden se defendió con un extenso discurso. Esta es la parte final del mismo:

“Yo amo a mis hermanos los trabajadores como a mi mismo. Yo odio la tiranía, la maldad y la injusticia. El siglo XIX comete el crimen de ahorcar a sus mejores amigos. Hoy el sol brilla para la humanidad; pero, puesto que para nosotros no puede iluminar más dichosos días, me considero feliz al morir, sobre todo si mi muerte puede adelantar un solo minuto la llegada del venturoso día en que aquel alumbre mejor para los trabajadores. Yo creo en que llegará un tiempo en que, sobre las ruinas de la corrupción, se levantará la venturosa mañana del mundo emancipado libre de todas las maldades, de todos los monstruosos anacronismos de nuestra época y de nuestras caducas instituciones…”.

Según la WIKIPEDIA: Los 8 hombres juzgados fueron declarados culpables. Tres de ellos fueron condenados a prisión y cinco a la horca.

Finalmente digamos que Fielden fue también fue condenado a la horca pero ante un pedido de clemencia su pena fue conmutada a prisión perpetua, pero fue liberado a los 6 años de la misma. Se trasladó a Colorado, con su esposa Sara, donde falleció en 1922.

Recordamos su lucha valerosa, fundada en el amor por los débiles y oprimidos, la justicia y el advenimiento del Reino de Dios entre los hombres.


Escrito por Eduardo Cavallo, Editado por el Centro Metodista de Estudios Wesleyanos
(tomado de la página web de la Iglesia Metodista de la Boca, Argentina)
Nota: para la presente edición se omitieron algunos párrafos.
Compartir

X