Recursos para la acción pastoral

24 Jun 2021
en
Recursos para la acción pastoral
Recursos para la acción pastoral 08 AgostoAgo 2021

Verde


Las primeras reacciones ante las pérdidas

Negación o incredulidad

Una vez ocurrida una tragedia o una pérdida significativa, la primera reacción del afectado es la negación del hecho, o la incredulidad. Es común oír a quien perdió un pariente decir: “¡No! No es posible, hace una hora yo estaba conversando con él”. La reacción de incredulidad es un mecanismo de defensa como protección emocional ante el dolor intenso. Esta puede ser una reacción individual, comunitaria o nacional.

Actitudes de incredulidad y negación fueron asumidas por Pedro cuando Jesús anunció su sufrimiento y su muerte en Jerusalén (Mt 16.21-22).

Esta etapa normalmente no dura mucho, porque la propia realidad lleva al afectado a asumir la veracidad del hecho y de la pérdida. Aunque la persona supere esta etapa, no se puede eliminar la posibilidad de que más tarde tenga alguna otra crisis de incredulidad y negación.

Vencida la etapa de negación o incredulidad…

…empezará el desarrollo de un proceso de enfrentamiento al dolor. Sufrir ante la pérdida, manifestar exteriormente este y otros sentimientos es una reacción normal, natural y necesaria para procesar el duelo saludablemente.

Una línea de interpretación de la fe enseña que el cristiano nunca puede estar triste, que el sufrimiento no cabe en la vida del creyente y que se debe alabar constantemente a Dios por todos los hechos de la vida. Incluso hay una canción que dice: “No puede estar triste el corazón que alaba a Cristo”. Nada más peligroso que esto. Aplastar el dolor, sea por la contención de sus manifestaciones, o por la represión del llanto, o escapar en actitudes místicas es extremadamente perjudicial, al contrario de lo que muchos puedan pensar.

Las reacciones normales frente a una pérdida significativa necesitan ser entendidas por quienes se sienten llamados a ayudar y por los mismos afectados. Entre las reacciones más comunes encontramos las siguientes:

Angustia

Las personas que están en esta etapa generalmente no pueden dormir, tienen pesadillas, tienen angustia y están inquietas,, se ponen de un carácter sensible e irritable, se asustan de todo, desconfían, sienten que no pueden hacer las cosas, tienen ganas de estar solas.

Somatización

Muchos en esta etapa pueden enfermarse físicamente por efecto del susto. Esta es una forma como el cuerpo maneja el impacto emocional de una tragedia. Las personas pueden tener dolores de cabeza y del cuerpo, mareos, diarrea, desmayos, sensación de opresión en el pecho, presión alta, sofocamiento, falta de aire, desgano, cansancio, falta de sueño.

En la Biblia hay muchos ejemplos de somatización en personas que enfrentaron tragedias, crisis y pérdidas: dolores generalizados y difusos de huesos (Sal 6.2), jaquecas, mareos, desmayos, taquicardia (Jr 4.19), alteración súbita de la tensión arterial, presión toráxica (Sal 73.21-26), sofocamiento o “falta de aire” (Job 9.18), apatía y cansancio (Jr 45.3).

Alteración del comportamiento

Las personas cambian de conducta ante una crisis. Hay quienes se vuelven indiferentes, apáticas y no quieren hacer nada, ni siquiera levantarse. Otras se vuelven demasiado activas, no se quedan quietas, no pueden dormir, trabajan sin parar. Otras, incluso, ven visiones, oyen voces (alucinaciones). Esto es normal después de una catástrofe: después de un terremoto, hay quienes siguen sintiendo temblores, aunque estos hayan pasado. Muchas personas se desorganizan en su trabajo, en sus relaciones familiares, en sus quehaceres y responsabilidades. También esto es normal después de una tragedia.

Algunos ejemplos de las Escrituras: Elías experimentó una sensación de apatía debido a la crisis en su relación con Jezabel, perdió la motivación para continuar viviendo (1 Re 19.1-6). Cuando ocurrió la muerte de Jesús, sus discípulos se pusieron hiperactivos, fueron a pescar toda una noche (Jn 21.3).

Marcos Inhauser y Jorge Maldonado, Consolación y vida. Hacia una pastoral de consolación, CLAI, Quito, 1988, pp. 31-38.
Agregar a Calendario Google
  • Calendario
  • Guests
  • Attendance
  • Forecast
  • Comentarios

Weather data is currently not available for this location

Weather Report

Hoy stec_replace_today_date

stec_replace_today_icon_div

stec_replace_current_summary_text

stec_replace_current_temp °stec_replace_current_temp_units

Wind stec_replace_current_wind stec_replace_current_wind_units stec_replace_current_wind_direction

Humidity stec_replace_current_humidity %

Feels like stec_replace_current_feels_like °stec_replace_current_temp_units

Forecast

Date

Weather

Temp

stec_replace_5days

Next 24 Hours

Powered by openweathermap.org

Compartir

X