Carta Pastoral del CLAI: “Venga tu Reino, Señor”

05 Jul 2024
en En contexto, Vínculo con otras Iglesias
Consejo Latinoamericano de Iglesias - CLAI

He visto muy bien la aflicción de mi pueblo que está en Egipto. He oído su clamor por causa de sus explotadores. He sabido de sus angustias.

Éxodo 3:7 (RVC)

Queridas hermanas y hermanos:


Llegamos a ustedes por segunda vez desde la conformación de la Mesa Nacional de la Red del Consejo Latinoamericano de Iglesias, queriendo compartir una serie de reflexiones que nos posibiliten orar, pensar y discernir el tiempo que nos toca atravesar como país.

Decíamos en nuestra Carta Pastoral de Adviento y Navidad (21 de diciembre de 2023) que estábamos viviendo tiempos de oscuridad en lo económico, en lo social y en los liderazgos. Hoy no sólo seguimos atravesando ese “valle de sombras”, como diría el salmista, sino que vemos cómo se profundiza la oscuridad.

Escuchamos las angustias y el clamor cada vez más fuerte de las personas que sufren las decisiones que no les benefician. Clamor que se ha agudizado en los últimos meses. Desde nuestras iglesias y comunidades escuchamos este clamor, y sabemos que Dios también escucha, como supo escuchar el clamor de su pueblo cuando sufría en Egipto.

Nos preocupa la pérdida del poder adquisitivo de los salarios de los trabajadores y trabajadoras en todos los sectores económicos del país.

Nos preocupan y duelen las personas mayores jubiladas y pensionadas, que en tantos casos se debaten entre comer, pagar los servicios, o comprar sus medicamentos.

Nos preocupan los empleados públicos que han sido despedidos en diversos ámbitos del Estado nacional y sus dependencias, en muchos casos sin que hubiera pruebas de su falta de idoneidad o competencia.

Nos preocupa y nos espanta que las más altas autoridades de la Nación afirmen querer la destrucción del Estado. Siendo que en sus responsabilidades está el velar por un funcionamiento más eficiente y justo del mismo.

Nos preocupa y alarma la eliminación de políticas públicas por presuntas irregularidades, políticas que respondían a necesidades y derechos de diferentes sectores de la sociedad que conformamos que hoy quedan huérfanos.

Nos preocupa y llamamos la atención sobre la violencia mediática y política, la crueldad y falta de empatía con la que se hacen afirmaciones públicas, los discursos de odio que crecen de manera exponencial, la descalificación y los insultos a oponentes, etc. Todo esto tiene profundas consecuencias en el delicado entramado social cada vez más precario.

Estas son sólo algunas de las preocupaciones que responden a los clamores que escuchamos en nuestras comunidades e iglesias, y que sabemos, Dios también escucha. Es nuestra oración que Dios ilumine a todas las personas cuyas decisiones afectan la vida de tantas y tantos, les ablande sus corazones y les permita escuchar las necesidades del pueblo.

En ese sentido, damos gracias a Dios por los espacios de diálogo e intercambio respetuoso, la búsqueda y construcción de consensos, el escuchar a todas las voces, especialmente la de las personas involucradas en las temáticas abordadas.

Damos gracias a Dios por cada espacio que se abre o se sostiene respondiendo a las necesidades de las personas más golpeadas por esta crisis.

Damos gracias a Dios por la autocrítica de quienes entienden que no han dado ni están dando las soluciones que el pueblo necesita.

Damos gracias a Dios por los hombres y mujeres con mirada profética, que se animan a señalar cuando los caminos que se proponen nos alejan de la voluntad de fraternidad, justicia y paz de nuestro Dios.

Nos despedimos en la esperanza de que el Reino de Dios se nos acerque, trayendo “la fuga total de la noche”, como afirma la canción:


Un poco después del presente alegre el futuro proclama la fuga total de la noche, la luz que ya el día derrama.

Venga tu reino, Señor; la fiesta del mundo recrea, y nuestra espera y dolor transforma en plena alegría.

Silvio Meincke – Edmundo Reinhardt y João Carlos Gottinari, Brasil

Por la Mesa Nacional de la Red del Consejo Latinoamericano de Iglesias – Argentina

Pastor Luis G. Vásquez
Moderador de la Mesa Nacional

Compartir