Tiempo de Oración – Propuesta semanal para el 7 de diciembre

06 dic 2016
en Espiritualidad y devoción
Tiempo de Oración
Archivo para imprimir propuestas anteriores

Encuentro con Dios

 

Canto matutino

Dios nos ama tanto

Dios nos ama tanto, te digo que nos ama tanto,
Que desde el cielo un Salvador nos envió;
Como el sol a un nuevo día;
Como el sol, nuestro Dios,
Un Salvador nos envió;
Dios ciertamente nos amó.

Juan Gattinoni, Argentina
(Disponible en: http://www.reddeliturgia.org/dios-nos-ama-tanto-1701.html)

 

Oración de la mañana

Dios de amor que vienes siempre a nuestro encuentro, ayúdanos a advertir y a valorar en este día tu amor manifestado en el Salvador, amor que no merecemos, y que debe ser la causa de nuestro accionar amoroso y transformador del mundo. Que en este día que comenzamos, tu Espíritu Santo nos anime y nos ayude a velar y a esperar manifestando a las personas que nos rodean tu amor. Te lo pedimos en el amoroso nombre de Jesús, Amén.

 

Texto sugerido

Lucas 21:34-36

“Pero tengan cuidado de que su corazón no se recargue de glotonería y embriaguez, ni de las preocupaciones de esta vida, para que aquel día no les sobrevenga de repente. Porque caerá como un lazo sobre todos los que habitan la faz de la tierra. Por lo tanto, manténganse siempre atentos, y oren para que se les considere dignos de escapar de todo lo que habrá de suceder, y de presentarse ante el Hijo del Hombre”. Lucas 21:34-36 (RVC)

Vivir a la espera

Las primeras comunidades cristianas vivieron animadas por la esperanza del inminente regreso de Jesús. Esta esperanza caracterizó su fe y definió sus estilos de vida.

Seguir a Jesús significa vivir a la espera; significa vivir bajo la certeza de que existe un mañana mejor. Ni las alegrías fugaces de este mundo, ni las tristezas duraderas tienen la última palabra. Ni las prosperidades de los pocos, ni las miserias de los muchos se mantendrán así por siempre. Creer en Jesús es creer en el triunfo de la justicia sobre la injusticia, de la paz sobre las guerras, del amor sobre el odio.

Pero la esperanza cristiana no es como aquellas que nos invitan a mirar el futuro sin hacer nada que cambie el presente. Es, por el contrario, una esperanza que trasforma nuestra manera de ser y de estar en este mundo. Por creer que el mañana será mejor, ya no se soporta cualquier presente y se lucha para transformarlo.

«Tengan cuidado» y «estén siempre vigilantes y oren» son las advertencias para quienes viven con esperanza en este mundo. Esta es una esperanza que moldea nuestra espiritualidad y nuestra ética.

 

Para seguir pensando

“… poseer una esperanza que ensancha el corazón
significa ampliar el espacio de la libertad, mira el camino
que hay por delante y captar el perfume del aire mañanero que alborea después del día gris”.

Jürgen Moltmann
(Reflexión tomada de Harold Segura “Adviento, esperanza que transforma”, World Vision – Lupa Protestante, 2014, Costa Rica, disponible en Internet).

Canto

El gran amor

El gran amor del Señor nunca cesa;
Su misericordia jamás tiene fin.
Nueva es cada mañana, cada mañana.
Tu gran fidelidad, Señor, Tu gran fidelidad.

(Disponible en: https://www.youtube.com/watch?v=44gx5dCzZlQ)

 

Oración nocturna

Dios de amor, gracias por este día que se va terminando, por las oportunidades que nos diste de manifestar tu amor. Gracias por las personas diferentes que creaste y que pones en nuestro camino. Gracias, también, por esa esperanza que viene de vos, que transforma nuestra manera de ser y de estar en el mundo. Oramos en el nombre de Jesús, Amén.

 

Motivos que presentamos en Oración

  • Por nuestro país, por los desafíos que enfrenta nuestra Nación y el conjunto de su pueblo.
  • Por los gobernantes, para que sean guiados por la justicia y la equidad.
  • Por más y mejor salud, justicia, educación, trabajo, acceso a vivienda, etc.
  • Por la paz, la unión y la concordia de nuestro pueblo orante.
  • Por los trabajos y proyectos de nuestra iglesia.
  • Por aquellas hermanas y hermanos que día a día predican el Evangelio con el ejemplo de sus vidas.
  • Por quienes trabajan en los barrios y son testimonio de nuestra Iglesia.
  • Por la niñez, adolescencia y juventud de nuestras congregaciones.
  • Por quienes están pasando tiempos de angustia o dolor.
  • Por nuestra Iglesia Metodista en sus 180° años de testimonio en nuestro país.

Te pedimos por todos estos motivos y los que están en nuestros corazones.

Compartir