Tiempo de Oración – Propuesta semanal para el 24 de agosto

24 ago 2016
en Espiritualidad y devoción
Tiempo de Oración
Archivo para imprimir propuestas anteriores

Encuentro con Dios

 

Oración para comenzar la mañana

Buen día padre. Estoy contento por muchas cosas y te doy gracias por todo lo bueno y la protección que me has dado. Pero sobre todo, te doy gracias porque estás siempre conmigo, como el Señor, como un hermano, como un amigo que nunca falla. Gracias. Dame en este día un espíritu humilde, que no olvide tus beneficios y, que no olvide compartirlos en tu nombre, porque son beneficios para todos. Amén.

 

Canción

Yo quiero ser. Señor amado,
como el barro en las manos del alfarero.
Toma mi vida y hazla de nuevo.
Yo quiero ser, yo quiero ser, un vaso nuevo. (bis)

 

Texto sugerido para rumiar en el día

Marcos 10: 21 (y algunos pensamientos)

¿Qué querrá Dios de nosotros…? Ó bien, ¿qué queremos nosotros de Dios…? Nos decía Amós el miércoles pasado: “búsquenme a mí, el Señor, y vivirán” “y el Señor estará con ustedes, como dicen que está”.

Decía Wesley:

“He conocido a gente que sólo podía comer una comida ordinaria día por medio. Conocí a una persona en Londres (que pocos años antes tenía todas las comodidades para vivir) que recogía sobras de un basurero maloliente, llevándolas a casa para sí misma y sus hijos. Conocí a otra que recogía de la calle los huesos abandonados por los perros, para hacer sopa y poder prolongar una vida desgraciada. Escuché a un tercero declarar sin reparos: «¡En verdad estaba tan flojo y débil que difícilmente podía caminar, hasta que mi perro, no encontrando nada en casa, salió y trajo un montón de huesos. Se los saqué de la boca y preparé una comida!» ¡Tal es el caso a esta fecha de multitud de gente en una tierra que mana leche y miel, con abundancia de todas las cosas: las necesarias, las cómodas y las superfluas para vivir!.”….

….”Pues, ¿qué bien podemos esperar (suponiendo que las Escrituras sean veraces) de una nación como ésta, donde no existe temor de Dios, donde hay un profundo, reconocido y completo desprecio por toda religión como jamás he visto, ni oído o leído de ninguna otra nación, sea cristiana, islámica o pagana?”….

Juan Wesley 1773. Tomo 7

“Estaba chapita Jesús”… dijo alguien… Todos los ojos, a la vez, lo miraron… como para comérselo vivo… y alguien con toda calma y solidez le contestó: “¡¡no se habla así del Señor!!”…

Nos cuesta mirarnos a nosotros mismos dentro de un proyecto que no es el propio… Y casi todos los días lo vemos en la Iglesia, en la sociedad, en las congregaciones, en las familias.

A los pobres no les gusta reconocerse como pobres. A los ricos nos les gusta reconocerse como ricos. Porque ahí está el pecado y queda al descubierto. Y no es que sea etéreo, porque golpea y sacude nuestras realidades cotidianas. La cuestión de fondo es ¿dónde están nuestras seguridades?

¿A qué habré de aferrarme para la vida? ¿A la seguridad que otorgan los bienes materiales (míos – privados – incompartibles) o a la seguridad que me da “el pan nuestro de cada día”? Vende. Dá. Y solo después de eso, ven y sígueme.

Decía también Wesley “…mientras tomamos nuestra cruz y nos negamos a nosotros mismos todo placer que no nos conduzca a Dios, caminamos hacia la entera santificación, para plena salvación de nuestros pecados de orgullo, amor propio, ira e incredulidad…”

El rico se alejó de Jesús lleno de tristeza… El proyecto que le ofrecía Jesús no era ni parecido al suyo… Las posesiones (de su propiedad – propiedad privada) lo habían empobrecido… le habían quitado la libertad y la generosidad. El proyecto propio aunque parecía querer a Dios cerca, le impedían escuchar la llamada a una vida más plena y más humana… junto a Dios y con su pueblo.

Jesús nos sigue llamando para que vayamos con él, para que lo sigamos, para que comencemos a conformar nuestra vida con sus enseñanzas… ¡¡¡desde SU AMOR!!! que se dió en la cruz por todos nosotros.

 

 

Oración nocturna

Querido Padre, todo lo que recibí hoy quiero agradecerte, sabiendo que todo es tuyo. Nosotros también. Gracias por la vida, por el amor, los amigos, la alegría, el dolor, por todo lo que fue posible y por lo que no fue posible también.

Te pido perdón por mis vacilaciones, por lo que hice mal por no tener ganas, por el derroche, por el tiempo perdido y sobre todo por el amor desperdiciado sin compartir.

Te presento mi día. A mí mismo. A los que amo. A los que no conozco. A los que creen y a los que no. Para que a todos nos llenes de bondad, sabiduría, paz, verdad, fortaleza y amor. Para que nuestros mundos sean transformados y que tu voluntad sea entre nosotros.

Quedate con nosotros y hacenos vasos nuevos. Amen.

 

Canción

No nos iluminó para dejarnos regresar,
nos llevará a la tierra que nos prometió.
Y que ninguno de sus hijos viva con temor,
nos llevará a la tierra que nos prometió.
Y que ninguna de sus hijas viva con temor,
nos llevará a la tierra que nos prometió.

 

Motivos que presentamos de oración

  • Por todos nuestros hermanos e hijos de Dios que sufren.
  • Por nuestra Iglesia en todas sus congregaciones para que podamos con un espíritu alegre dar testimonio de nuestra fe.
  • Por la paz, el derecho y la justicia que pueden hacerse realidad, no como un deseo sino como proclamación de las buenas nuevas.
  • Por nuestros gobernantes para que dejen que el Señor toque sus vidas y sus labores… y para que dejen de lado toda injusticias y mal camino.
  • Por los enfermos y por aquellos que acompañan estas situaciones con dolor.
  • Por la dignidad de todos los hijos de Dios.
  • Por cada uno de nosotros que busca ser fiel… para que no nos perdamos y nos dejemos guiar por el Espíritu.
  • Para que en todo lo que hagamos Dios sea el fundamento.
Compartir