Tiempo de Oración – Propuesta semanal para el 1 de marzo

01 mar 2017
en Espiritualidad y devoción
Tiempo de Oración – Propuesta semanal para el 1 de marzo
Archivo para imprimir propuestas anteriores

Encuentro con Dios

 

Canción

Muchas y grandes tus obras, Dios, en cielo y tierra son.
Tu mano las estrellas forjó, montes y llanos, tu creación.
A tu mandato el agua brotó, acata el mar tu voz.
Haznos gozar en tu comunión, Dios de la eternidad.
Ven a morar en nuestro ser, dones de gracia se hallan en ti.
Danos, Señor tu vida sin fin: vida eterna en ti.

J. Renville. M.V

Oración de la mañana

¡Grandes son tus obras, Señor! ¡Grande es tu amor!
Cada día nos demuestras tu compañía, tu constante ayuda y las fuerzas que nos infundes para andar en nuestras vidas.
A pesar de que muchas veces nos alejamos de tu lado, nos vuelves a dar la mano y nos abrazas como una tierna madre, como un amado padre.
Gracias por todas las bendiciones que derramas a tus hijas e hijos!
En el nombre de Jesús. Amén.

 

Para reflexionar y Orar

Oración y Contemplación

En una ocasión Jesús estaba rezando, y cuando terminó uno de sus discípulos le dijo: ¡Señor, enséñanos a rezar! (Lucas 11, 1).

El Señor se iba de noche al cerro y allí pasaba las horas, rostro al Padre. Seguramente esas horas habrán sido de rumia profunda. Y lo que Cristo rumiaba era el actuar de Dios en su pueblo. La realidad que se llamaba: Reino.

Es decir, la manera cómo el Señor Dios su Padre había ido santificando su Nombre en la historia de los hombres. Cómo su voluntad se había ido realizando por esos complicados senderos de la historia de su pueblo y de todos los pueblos. Porque el Padres que estaba en los cielos había estado comprometido con todo lo que estaba pasando aquí en la tierra. Sabía que faltaba el pan; sabía que había ofensas con ofensores y ofendidos. Y que esa realidad no dividía la mundo en dos grupos, sino que era una realidad que hería a todos los hombres. Que todos tenían necesidad de perdonar y de ser perdonados. Sabía también que la tentación era una realidad que amenazaba a cada hombre, y que cada hombre necesitaba que Dios Padre interviniera para librarlo de la tentación y de las intrigas del maligno. Allí, en las noches de silencio, en la oración y en la contemplación, Jesús se convertía en minero de la historia y de la naturaleza. Del actuar del Padre que había creado todo lo que hablaba en la noche: los grillos y las estrellas; las majadas en los cerros y la lámpara en la casa; y todo eso otro que pertenece a la vida concreta de los hombres: el ladrón que sorprende al dormido y la novia que no duerme esperando la sorpresa de su amado. Allí Jesús llegaba a la esencia profunda y sencilla de las cosas, y encontraba las imágenes primordiales para hablar del Padre a los hombres sus hermanos.

En el silencio de la noche Jesús escuchaba el lenguaje elemental de las cosas, y a través de él ese lenguaje se hacía palabra y subía al Padre en forma de oración. Y esa oración daba espesor y fuerza vital a sus palabras y a sus imágenes que luego afloraban casi espontáneamente en las parábolas. Y la gente las comprendía.

Porque la gente sencilla reconocía en ese lenguaje sencillo y grávido, el antiguo diálogo de las cosas. Reconocía ese lenguaje también escuchado por ellos en su silencio, pero aún no plenamente crecido como para ser captado como mensaje. Allí en cambio, en la boca de Jesús, el profundo lenguaje primordial de las cosas simples llegaba a hacerse comprensible. Los hombres comprendían el lenguaje del Señor porque su lenguaje había crecido en el silencio de la oración al Padre, por las noches. De la misma manera que la sangre de la tierra crece hasta pan en el silencio a la madrugada en cada mesa y que es asimilado por los hombres sin dificultad. Porque es el silencio fiel de los trigales lo que permite a la sustancia de la tierra llegar hasta el lenguaje compresible del pan.

Y pienso que es también el silencio contemplativo y fiel de nosotros, los hombres y mujeres de Dios, lo que puede permitir a las cosas y a los acontecimientos llegar a crecer hasta hacerse oración al

Padre en nuestras noches, y lenguaje comprensible para nuestros hermanos en las parábolas a la luz del día.

El que tenga ojos para contemplar en la noche, que contemple. Por amor a Dios, a las cosas y a nuestro pueblo

Mamerto Menapace

Oración para la noche

Vacío y dispuesto

Déjanos pedirte que en este tiempo de Cuaresma podamos encontrar el camino hacia nosotros mismos.

Que podamos preguntarnos sinceramente: ¿Por qué cosas nos preocupamos, en qué cosas invertimos nuestras cosas y nuestro dinero?

Déjanos pedirte que en este tiempo de Cuaresma podamos encontrar el camino hacia los demás

¿Cómo puede ser que no podamos movernos hacia los otros, cómo podemos construir un camino entre nosotros y ellos?

Déjanos pedirte que en este tiempo de Cuaresma nos liberemos el juicio de los otros, que no quedemos pendientes de nuestros rencores, sino que nos cuestionemos primero a nosotros mismos.

Señor, nuestro Dios, vacíanos y haznos dispuestos/as, haznos vulnerables y receptivos/as, llénanos de tu presencia como Jesús, el Hijo de tu corazón. Amén.

Latijns Amerika Dichterbij

Motivos que presentamos en Oración y Ayuno

  • Por la unidad de nuestro pueblo.
  • Por el trabajo en nuestras congregaciones y comunidades de fe.
  • Por todos los docentes del país.
  • Por los alumnos/as.
  • Por la sanidad de todos los que estén enfermos.
  • Para que nuestros corazones se abran a la palabra de Jesús
  • Por todas las familias que han perdido sus trabajos.
  • Por el entendimiento y perdón entre quienes estén alejados.
  • Por nuestros proyectos personales.
  • Para que nos des fuerzas para seguir trabajando en tu nombre.

Canción

El Alfarero

Quisiera ser, Señor amado,
Como barro en las manos del alfarero.
Toma mi vida y hazla de nuevo.
Yo quiero ser, yo quiero ser, un alfarero.

 

 

Compartir