Jesús, vida para descubrir y compartir

06 feb 2017
en Declaraciones públicas, Quiénes Somos
Jesús, vida para descubrir y compartir

La buena noticia de que hay vida plena y eterna para quienes la busquen sincera y decididamente, se hace carne, se hace realidad en Jesucristo. Es El, crucificado en favor de cada una de nosotras y nosotros, y resucitado venciendo el peor de los límites, quien nos dice “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida”.

Como Iglesia, damos testimonio de Jesús, el Cristo, como la expresión del amor de Dios que nos posibilita y genera una vida con propósito tanto personal como social. En este sentido examinamos constantemente el mensaje para discernir, bajo la dirección del Espíritu Santo, la autoridad de las Escrituras y a la luz de la tradición, esa expresión del amor de Dios en las diferentes circunstancias.

El Dios de amor, mediante la obra de su Espíritu, nos impulsa a creer contra toda evidencia que la verdad descansa en el amor y no en el poder; que el poder de Dios se hace visible en quienes le creen y viven afirmados en su amor, y no al revés: quienes se creen poderosos no por ello pueden mostrar a Dios. A Dios se lo ve en el cumplimiento y la obediencia a sus mandatos como expresión de una vida en continua transformación; mandatos que no son ley rígida; que no se basan en la fuerza para castigar sino en un amor que supera toda prueba, nutrido en la propia experiencia del amor con que Dios nos amó primero. [i]

Afirmamos que Jesús es esa Vida para descubrir y compartir. Este es el desafío hacia adentro y hacia afuera de nuestra comunidad: vivir y compartir la Vida que solo Jesucristo hace posible, en un mundo hambriento de amor, paz y justicia.


Descargar en formato PDF



[i] Néstor Míguez, 2003
Compartir